MI LEY

Susana Medina, la jueza entrerriana que quiere llegar a la Corte Suprema

Su nombre circuló, pero asegura que no hubo un "ofrecimiento formal”. El salto en la carrera judicial y la foto de Argibay que la acompaña, pero no la inspira.

Susana Medina es vocal del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos y por estos días se entusiasma con que una de las vacantes en la Corte Suprema de Justicia de la Nación le toque en suerte. Ser mujer, en este caso, la convertiría en una suerte de Plan B, en caso de que el Congreso argumente el rechazo a que la silla de Elena Highton sea ocupada por un varón. El cupo de género no es un valor para Javier Milei, que ya oficializó las nominaciones de Ariel Lijo y de Manuel García-Mansilla.

La posibilidad de un volantazo que tenga en cuenta el género entusiasma a la letrada nacida en La Paz, en el norte entrerriano, aunque hasta ahora no haya nada firme. El Gobierno anunció el envío de los pliegos del juez federal Lijo como quinto integrante de la Corte para ocupar el puesto que dejó vacante Highton de Nolasco en 2021 y de García-Mansilla para reemplazar a Juan Carlos Maqueda, quien cumplirá la edad jubilatoria a fin de año.

Medina niega un ofrecimiento en nombre de Javier Milei

“No tengo ningún ofrecimiento formal”, dijo Medina a la agencia de noticias APF de Entre Ríos cuando la posibilidad de que integrara el máximo tribunal trascendió en la prensa nacional. En tanto, sobre una foto con Martín Menem y Karina Milei explicó: "Fue para presentar nuestra asociación, nuestra experiencia y trabajar juntos como lo hacemos con muchos organismos públicos y privados, nacionales y extranjeros”.

Medina es presidenta de la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA), un espacio desde el que teje relaciones y obtiene visibilidad. Llegó cuando conoció a Carmen Argibay, con quien en 1993 fundó la entidad de la que hoy es titular.

Martin Menem, Susana Medina, Karina Milei.jpg
Martín Menem, Susana Medina y Karina Milei. Fotografía tomada en diciembre de 2023.

Martín Menem, Susana Medina y Karina Milei. Fotografía tomada en diciembre de 2023.

Un dato de color es que en su despacho tiene una foto de Argibay, que llegó a la Corte postulada por Néstor Kirchner y falleció en 2014. Quienes conocen a Medina aseguran que la relación con la jurista le sirvió para escalar posiciones de poder, pero que no se identifica con su ideología. A la entrerriana se la ubica en posturas conservadoras ligadas a la Iglesia católica. Por ello, un abogado que camina los pasillos de la justicia entrerriana apunta que “Argibay la acompaña, pero no la inspira”.

De todos modos, al asumir la presidencia de AMJA, Medina declaró: "Nos preocupa la creciente violencia que se da contra las mujeres, las ancianas y los ancianos, que son víctimas del atropello, muchas veces de sus mismos familiares. Nos preocupa la violencia y el abuso de niños, niñas y adolescentes, a quienes hay que cuidar y educar con amor, paciencia y dedicación. Tal como nos enseñaron: educar al niño para no tener que castigar al adulto", y concluyó: "Como nos proponía Carmen Argibay, hay que educar para la igualdad, sólo así vamos a revertir esta situación".

Carrera en la Justicia

La jueza entrerriana se presenta como activista por los derechos de las mujeres en el ámbito jurídico. Propuesta por el peronista Jorge Busti, asumió en 2004 como vocal de la Sala N°3 del Trabajo del STJ. Es la sala que hoy preside.

Se recibió de abogada en la Universidad Nacional del Litoral (UNL) en 1978. Fue con la recuperación de la democracia, en 1983, que comenzó como Defensora de Pobres y Menores en Primera Instancia.

En 1991 tomó el cargo de jueza de Instrucción. De ahí el salto al Superior Tribunal. Este ascenso sin paradas intermedias se observa en la provincia como una anomalía. Es habitual tener un recorrido por la carrera judicial, concursando por otros cargos de mayor rango que el que tenía antes de llegar al STJ.

Pedido por una mujer en la Corte Suprema

La AMJA propuso a “una mujer como candidata a suplir la vacancia en la Corte Suprema”. “Como un paso crítico hacia el cumplimiento efectivo de los mandatos de progreso social y equidad de género”, cierra el escrito fechado el 20 de marzo y que se encuentra publicado en la web de la entidad.

“La igualdad entre hombres y mujeres es una cuestión de derechos humanos y es condición indispensable para la consolidación democrática, el desarrollo económico y la paz social”, dice el comunicado. Medina sabe que la cuestión de género no es un valor para el gobierno libertario, pero es la mejor carta que tiene para llegar al máximo tribunal.

Mariano Cúneo Libarona.
Los jueces de la Corte Suprema, durante la Asamblea Legislativa inaugurada por Javier Milei.

También te puede interesar