JUEGA EL GIGANTE

Javier Milei cría buitres: qué hay detrás de la apuesta de BlackRock por los bonos argentinos

El fondo más grande del mundo compró Bopreal. El mercado lee un guiño al gobierno de ultraderecha. Por qué es importante.

El imperio de inversión BlackRock asomó para darle al presidente Javier Milei lo que el mercado interpreta como un espaldarazo. El fondo más grande del mundo, con el que el jefe de Estado ya entabló vínculos, compró el bono que lanzó el Gobierno para resolver la deuda comercial con importadores en el mercado secundario. Es un movimiento que sorprende, porque el activo no tiene todavía una cotización atractiva que lo justifique.

El gigante financiero adquirió primero un monto ínfimo de u$s200 mil y luego, u$s1,8 millón de los Bonos para la Reconstrucción de una Argentina Libre (Bopreal) de la Serie 1 que ofreció el Banco Central. No es significativo, pero es simbólico: al inicio, el instrumento no convencía a las empresas y, apenas salió a ofertarse en la plaza bonista, cotizaba con una paridad del 65%.

La paridad de un bono es la relación entre el valor del título y el que finalmente se puede obtener. Al 100%, el comprador pagará el precio total. En las últimas semanas comenzaron a aparecer inversionistas extranjeros y fue ganando fuerza aunque, hasta el momento, no superó la zona de los u$s68.

Por ahora, el bono está lejos de la paridad que en un inicio buscaba el ministro de Economía,Toto Caputo, cercana al 80%. Por eso, la compra de BlackRock no deja de llamar la atención. Según explicó a Letra P Javier Casabal, el estratega de renta fija de Adcap Grupo Financiero, por la posición que tiene el holding debería incluso sumar unos u$s3 millones más para completar su emisión.

GF5JYnLWYAAz71b (1).jfif

"Siguen siendo montos chicos, pero es una muy buena señal que al Bopreal se lo esté incluyendo. Si el peso de Argentina crece a nivel general, debería crecer también el peso del Bopreal", explicó a este medio.

Otro dato llamativo es que la inversión se produce luego de que el ceo del gigante financiero, Larry Fink, se reuniera con Milei via Zoom y anunciara que en mayo visitaría la Argentina. En ese encuentro, el norteamericano aseguró que tiene "interés" en conocer las oportunidades de negocios que tiene el país para dar. Luego la empresa afirmó que la visita en los próximos meses será para “discutir posibles inversiones en infraestructura para nuestros clientes junto con inversores locales”.

BlackRock, el dueño financiero

BlackRock es un viejo conocido de la Argentina. Fue uno de los archienemigos de Cristina Fernández de Kirchner, que en su segunda presidencia acuñó la consigna Patria o Buitres en plena pulseada por intereses que su gobierno no estaba dispuesto a aceptar, hasta que Mauricio Macri canceló la deuda -en total, para todos los tenedores privados en litigio con el país, de más de 9.000 millones de dólares- en su primer año de gobierno. Es el administrador de fondos más grande del mundo. Maneja activos por el equivalente a una tercera parte del PBI de Estados Unidos.

Cristina Kircher, fondos buitres, cadena nacional

Sigue siendo el principal acreedor privado, con títulos de deuda argentina por más de u$s2.000 millones de dólares. En su mayoría, se trata de papeles de jurisdicción extranjera y tiene acciones en empresas argentinas como Pampa Energía, YPF, Banco Macro, Mercado Libre, Tenaris, Grupo Galicia, Telecom, Transportadora Gas del Norte, Arcos Dorados y Adecoagro. Es decir: activos energéticos, alimenticios y minerales, tres de los productos que más interés despiertan en el mundo y tendrán lugar de los próximos años.

Es un jugador de primer nivel que tiene influencia en el gobierno de Estados Unidos y hasta en el Fondo Monetario Internacional (FMI), aunque el Gobierno intentó bajarle el tono cuando se conoció la conversación telefónica que mantuvieron el ceo y el mandatario argentino. "Viene a ratificar un camino de inversiones de largo plazo, al igual que otros empresarios que se han reunido con el Presidente”, indicó el vocero presidencial, Manuel Adorni.

Deuda: el New York Times advirtió sobre la "presión" de BlackRock

En 2016, Fink se juntó con Macri y anunció su interés de invertir en el mercado inmobiliario local. En 2020, durante la presidencia de Alberto Fernández, dijo en declaraciones públicas que estaba abierto a asumir riesgo argentino si el “Gobierno nos devuelve la confianza para volver a invertir".

El exsecretario de Comercio interior Roberto Feletti había acusado, en medio de la campaña presidencial, que detrás del libertario estaban "BlacRock y otros fondos de inversión" que apuestan a "quedarse con activos de nuestro país a precios de remate".

Un respaldo de BlackRock puede darle a Milei el empujón de confianza que necesita en el mercado internacional, en una situación de desconfianza por el alto nivel de endeudamiento externo, reflejado en el índice riesgo país, que sigue en aumento.

Javier Milei, Toto Caputo y un ajuste que amenaza con un shutdown
Javier Milei abraza al Papa Francisco en su primer encuentro en el Vaticano Télam

También te puede interesar