EL NUEVO GOBIERNO

Automotrices, a boxes: la era Javier Milei despierta temores y asoma un conductor designado

El sector, entre el parate y el temor por el Mercosur. Un nombre que enciende motores. La amenaza asiática. Devaluación, el caso SMATA y el modelo Toyota.

Las automotrices generan más de 70 mil puestos de trabajo directos y se guardan en boxes ante las expectativas mezcladas con incertidumbre generadas por la llegada de Javier Milei a la Casa Rosada. Con más dudas que certezas, las empresas del sector se mueven despacio en medio de un parate que erosiona el crecimiento de la producción y la pista resbaladiza que dejó el ministro de Economía, Sergio Massa, tras ocho semanas sin acceso a dólares oficiales para mantener el flujo de provisión de piezas y autopartes.

A pocos días de la asunción del presidente electo, el sector automotriz enciende luces amarillas y advierte que hay plantas con problemas por falta de insumos como Nissan, Renault, Ford y Peugeot. En tanto, la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA) espera cerrar 2023 con 600.000 unidades fabricadas y unas 350.000 exportadas, sobre todo a Brasil que es el país que más demanda.

Una de las preocupaciones principales de las automotrices es el futuro del Mercosur. Las afirmaciones de Milei durante la campaña llevaron dudas al empresariado regional del sector; pero esas inquietudes fueron al menos disipadas parcialmente por Diana Mondino. La futura canciller apeló a la lógica del protocolo, al poner a Brasil como su primer destino en el exterior y participar del XI Foro Empresarial del Mercosur.

“Si se genera una apertura comercial, es muy probable que el mercado argentino se llene de autos provenientes de países asiáticos”, explicó a Letra P un economista consultor del sector automotriz. El especialista aseguró que “Argentina debe negociar con Brasil cualquier baja de aranceles; pero también se puede abrir el mercado en forma unilateral, ya se han bajado aranceles en otras etapas”. En tanto, un autopartista bonaerense reconoció que "hay temor de que se rompa la protección del Mercosur”.

Un hombre enciende los motores

En junio pasado, el ex vicepresidente de General Motors Federico Ovejero tomó el retiro voluntario de la empresa automotriz y se puso a trabajar para Milei. Es abogado de la Universidad Católica Argentina (UCA); hizo el bachillerato en el Colegio Cardenal Newman, al que también fue Mauricio Macri; trabajó en Unilever y durante ocho años fue parte de GM. Su nombre suena para la Secretaría de Industria; pero su esposa le pide que no asuma. Fuentes de La Libertad Avanza sostienen que de no ser él, será alguien de su equipo. De hecho, Ovejero ya se reunió con José De Mendiguren, a cargo del área hasta el 10 de diciembre.

Federico Ovejero.jpg
Federico Ovejero, eventual secretario de Industria de Javier Milei

Federico Ovejero, eventual secretario de Industria de Javier Milei

Ovejero era también directivo de ADEFA, la cámara que agrupa a filiales nacionales de las automotrices globales. Ahora ADEFA está presidida por Martín Zuppi, de Fiat Chrysler Automobile (FCA); la sociedad que agrupa a Fiat, Jeep, Chrysler, Dodge y Ram y que, al fusionarse con Peugeot-Citroën (PSA) dieron nacimiento al gigante Stellantis.

Zuppi es el sucesor del representante histórico de Fiat, Cristiano Rattazzi, accionista de Stellantis. Rattazzi es uno de los primeros empresarios industriales que puso fichas en la carrera de Milei hacia la Casa Rosada, mientras sus colegas apostaban por Patricia Bullrich y el plan archivado de Carlos Melconian.

La amenaza asiática y el modelo Toyota

Milei desestima cualquier esfuerzo estatal para “generar” una inversión en cualquier sector y deja todo librado a la fuerza del mercado. Las compañías asiáticas con proyectos de vehículos eléctricos ya están en Brasil. Históricamente las automotrices globales consideran a Brasil como el lugar ideal para radicar inversiones, por escala de producción y de mercado.

Argentina es un socio minoritario; y Ovejero lo sabe. GM Argentina perdió su presidente local en 2015 y desde allí siempre dependió de GM Sudamérica con sede en Brasil. Ovejero tiene una relación aceitada con el embajador Daniel Scioli, al que llama el “gran componedor”, y repite que el sector automotriz argentino está atado indisolublemente a su par brasileño.

Otro economista consultor del sector y con diálogo directo con Ovejero le aseguró a Letra P que “la apertura comercial que se piensa, es que el Gobierno deje de administrar el comercio a través del SIRA, que se abandone esa discrecionalidad”; y agregó: “El sector automotriz necesita apertura de mercados para crecer; el gobierno tiene que generar negociaciones país por país, para vender pick ups desde México para abajo”.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fdanielscioli%2Fstatus%2F1729176148196667846&partner=&hide_thread=false

Argentina es líder en la fabricación de camionetas medianas; mientras que Brasil y México son fabricantes de pequeñas y grandes. La emblemática Toyota Hilux es el modelo a seguir. Luego está Ford con la nueva Ranger. Nissan y Renault -en Córdoba- tienen proyectos de más baja escala. La Amarok II de VW se fabrica en Sudáfrica, la primera versión se sigue haciendo en Argentina.

Devaluación y el caso SMATA

La Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) teme la rotura del Mercosur. Quienes representan al sector se consideran el eslabón más débil en la cadena; por lo que ya se reunieron con Ovejero para llevarle sus inquietudes. Hay preocupación por el proceso de transición tecnológica hacia la electromovilidad y aseguran que hay que atraer inversiones; pero temen quedarse afuera de la transición tecnológica. Incluso no hay oferta nacional airbags, cinturones de seguridad y sistemas de frenos.

Analistas del sector consultados por Letra P coincidieron en que los precios del mercado nacional está “todos distorsionados” y advirtieron que uno de los problemas es el impuesto a los autos de lujo, al que pidieron eliminar. “Eso va a ayudar a las automotrices a completar la oferta”, pronosticaron.

La industria automotriz nacional tiene un nivel de integración de piezas y componentes nacionales del 40%; el resto son dólares que hasta ahora los conseguían al precio oficial. Aún así, los autos argentinos son los más caros de la región. Según estimaciones del sector, la devaluación en marcha bajará el costo de la mano de obra, haciendo más competitiva a la industria nacional. También piden que se renueve la quita a las retenciones a las exportaciones incrementales que hizo Massa.

La reforma laboral que propone Milei también ilusiona a las automotrices y destacan el modelo que se adoptó en la década del 90 con anuencia del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (SMATA); y que prevé trabajar con fragmentación de vacaciones, turnos rotativos, la polivalencia funcional y el banco de horas que permite extender la jornada laboral si la producción lo requiere.

milei en el mundo real
Horacio Marín se hará cargo de YPF

También te puede interesar