X

Bullrich combate el fuego en el sur con helicópteros chilenos sin autorización

El Ministerio de Seguridad contrató ocho naves trasandinas para enfrentar incendios forestales, pero no tienen autorización de la ANAC. La legislación exige operar con empresas argentinas.
Por 09/01/2018 19:30

Los ocho helicópteros de una empresa chilena que contrató el Ministerio de Seguridad para combatir el fuego este verano no cuentan con el permiso para operar de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). Así se desprende de la solicitud que presentó el 26 de diciembre pasado Helicópteros del Pacífico (HDP) al organismo de control, donde le pide al entonces titular del organismo, Juan Pedro Irigoin, que le otorgue una “medida de excepción por 45 días” para “el ingreso y operación de dichas aeronaves hasta la regularización de su proceso administrativo”. La carta lleva la firma del titular de la empresa, Leonardo César Bonfiglio, y confirma que los ocho helicópteros UH-1H que alquiló el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, mediante una simple comparación de precios, no contaban con el permiso legal para volar cielos argentinos.

De acuerdo a la nota firmada por el subsecretario de Operaciones de Protección Civil de la Nación, Daniel Russo -que ahora depende del Ministerio de Seguridad- los ocho helicópteros “Bell – Garlick” modelo UH-IH fueron alquilados el 22 de diciembre del año pasado. La operación se concretó una semana antes de que empezaran a volar y cuatro días antes de que la empresa chilena presentara una solicitud a la ANAC para pedir el permiso excepcional, porque las aeronaves se encuentran “en proceso de validación del Certificado de Tipo Argentino” para estos modelos. La contratación directa también incluye el trabajo de dos pilotos y 17 brigadistas.

 

El informe de contratación a la empresa chilena HDP.

Según el diario Río Negro, las aeronaves ya están operando, pero fuentes de la ANAC consultadas por Letra P sólo se limitaron a confirmar que recibieron el pedido “excepcional” de HDP, aunque no aportaron información sobre el posible otorgamiento de ese permiso.

En la contratación directa firmada por Russo, el Servicio Nacional de Manejo del Fuego le confirmó a HDP el alquiler de ocho helicópteros para el verano, que deberán funcionar desde el 27 de diciembre de 2017 hasta el 28 de febrero de 2018. Cuatro de ellos están destinados a la “Regional Patagonia”, con base de despliegue en las localidades rionegrinas de Chapelco, El Bolsón y Bariloche, además de la chubutense de Trevelín. Los otros cuatro fueron destinados con las mismas fechas a la “Regional Pampeana”, pero con dos naves asentadas en Santa Rosa, La Pampa, otro en la localidad mendocina de Monte Comán y el último en el cuartel de bomberos de Costa del Este, provincia de Buenos Aires.

El pedido “excepcional” que presentó HDP ante la ANAC fue radicado cinco días después de ganar la “consulta de valores de mercado” que hizo Russo para contratar helicópteros. La fecha también revela que la solicitud ingresó al organismo de control un día antes del comienzo de las operaciones de las ocho aeronaves, es decir, que la empresa esperaba contar con “la medida excepcional” en sólo 24 horas.

 

 

CAMBIO DE ÓRBITA. El Sistema Nacional de Manejo del Fuego depende de la Secretaria de Protección Civil y Abordaje Integral de Emergencias y Catástrofes. Hasta mediados del año pasado esa dependencia pertenecía al Ministerio de Ambiente y Espacio Sustentable, conducido por el rabino Sergio Bergman, pero luego pasó a manos de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. El actual secretario de Protección Civil es el coronel retirado Emilio Renda, y su segundo es el subsecretario Russo, cuya rúbrica aparece en la contratación de las aeronaves, aunque el monto total de la operación por ahora se desconoce.

Antes del cambio de ministerio, y de la migración de esa secretaría a la cartera de Seguridad, la ANAC ya le había advirtido a los funcionarios del Sistema de Manejo del Fuego las dificultades legales para que pudieran contratar aeronaves extranjeras.

Según la nota N°128 de la ANAC, del 29 de marzo de 2017, el organismo de control le contestó una consulta administrativa a la jefa de Gabinete del Ministerio de Ambiente, Patricia Holzman, sobre la pertinencia de una posible contratación de helicópteros chilenos. Al respecto, el organismo de control le recordó que “si bien la ANAC no debe intervenir necesariamente durante el procedimiento de contratación que oportunamente realice esa cartera ministerial, sí tiene la facultad para regular y controlar a los proveedores a los que oportunamente se les adjudique el servicio a licitar, con el fin de verificar el cumplimiento de la normativa aeronáutica vigente”.

 

El pedido de trámite excepcional que HDP elevó a la ANAC.

La aclaración no es menor, porque el artículo 131 del Código Aeronáutico “establece una protección a favor de las personas y empresas argentinas para la realización del trabajo aéreo”. En los requisitos ese artículo establece que las empresas “deberán obtener autorización previa de la autoridad aeronáutica”, reunir determinados requisitos para ser propietario de aeronave, poseer capacidad técnica y operar con aeronaves de matrícula argentina, precisamente lo que no tienen los ocho helicópteros de la empresa trasandina.

En la respuesta, la ANAC también agrega que el “decreto 2836/71 que reglamenta el Trabajo Aéreo, dispone en su artículo 9 que las empresas extranjeras podrán ser autorizadas a operar en trabajos aéreos, excepcionalmente y cuando su actividad satisfaga una necesidad que no pueda ser atendida por empresas argentinas por falta de aeronaves capacitadas para la realización de esa determinada especialidad de trabajo aéreo”.

De hecho, la ANAC le extendió a la cartera de Ambiente “un listado elaborado por el Departamento de Explotadores Aéreos de la Dirección Nacional de Seguridad Operacional, de las personas y empresas argentinas certificadas para realizar trabajo aéreo en las especialidades relacionadas con el combate contra incendios, a fin de que sean oportunamente convocadas a futuros procedimientos de contratación”. Aún así, la ANAC le sugirió al organismo nacional encargado del combate de incendios que en los futuros pliegos de contratación le consultara con anterioridad respecto a “los explotadores certificados bajo la norma vigente”.

 

 

Nueve meses después de esa advertencia, el área de Manejo del Fuego depende de la cartera de Seguridad y la carta presentada por el presidente de la empresa chilena confirma que el permiso nunca fue otorgado. Al parecer, el cambio de órbita fue acompañado con la decisión de desoir la legislación vigente, que limita claramente la contratación de aeronaves extranjeras para este tipo de tareas, especialmente estos helicópteros, que son considerados obsoletos tanto en Chile como en Argentina.

Una fuente del Gobierno consultada por este medio recordó que “todos los años estas contrataciones son así de desprolijas". "Es cierto que existen empresas argentinas para hacerlo, pero no es la primera vez que se presenta esta empresa chilena”, se limitó a explicar la fuente que no pudo confirmar si el “permiso exprés” fue entregado, porque los cambios no se detienen en la ANAC: Irigoin cesó en sus funciones como titular del organismo el 31 de diciembre y en su lugar fue designado el piloto y abogado Tomás Insausti, cuyo nombramiento aún no fue comunicado en el Boletín Oficial. 

Bullrich combate el fuego en el sur con helicópteros chilenos sin autorización

El Ministerio de Seguridad contrató ocho naves trasandinas para enfrentar incendios forestales, pero no tienen autorización de la ANAC. La legislación exige operar con empresas argentinas.

Los ocho helicópteros de una empresa chilena que contrató el Ministerio de Seguridad para combatir el fuego este verano no cuentan con el permiso para operar de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC). Así se desprende de la solicitud que presentó el 26 de diciembre pasado Helicópteros del Pacífico (HDP) al organismo de control, donde le pide al entonces titular del organismo, Juan Pedro Irigoin, que le otorgue una “medida de excepción por 45 días” para “el ingreso y operación de dichas aeronaves hasta la regularización de su proceso administrativo”. La carta lleva la firma del titular de la empresa, Leonardo César Bonfiglio, y confirma que los ocho helicópteros UH-1H que alquiló el Servicio Nacional de Manejo del Fuego, mediante una simple comparación de precios, no contaban con el permiso legal para volar cielos argentinos.

De acuerdo a la nota firmada por el subsecretario de Operaciones de Protección Civil de la Nación, Daniel Russo -que ahora depende del Ministerio de Seguridad- los ocho helicópteros “Bell – Garlick” modelo UH-IH fueron alquilados el 22 de diciembre del año pasado. La operación se concretó una semana antes de que empezaran a volar y cuatro días antes de que la empresa chilena presentara una solicitud a la ANAC para pedir el permiso excepcional, porque las aeronaves se encuentran “en proceso de validación del Certificado de Tipo Argentino” para estos modelos. La contratación directa también incluye el trabajo de dos pilotos y 17 brigadistas.

 

El informe de contratación a la empresa chilena HDP.

Según el diario Río Negro, las aeronaves ya están operando, pero fuentes de la ANAC consultadas por Letra P sólo se limitaron a confirmar que recibieron el pedido “excepcional” de HDP, aunque no aportaron información sobre el posible otorgamiento de ese permiso.

En la contratación directa firmada por Russo, el Servicio Nacional de Manejo del Fuego le confirmó a HDP el alquiler de ocho helicópteros para el verano, que deberán funcionar desde el 27 de diciembre de 2017 hasta el 28 de febrero de 2018. Cuatro de ellos están destinados a la “Regional Patagonia”, con base de despliegue en las localidades rionegrinas de Chapelco, El Bolsón y Bariloche, además de la chubutense de Trevelín. Los otros cuatro fueron destinados con las mismas fechas a la “Regional Pampeana”, pero con dos naves asentadas en Santa Rosa, La Pampa, otro en la localidad mendocina de Monte Comán y el último en el cuartel de bomberos de Costa del Este, provincia de Buenos Aires.

El pedido “excepcional” que presentó HDP ante la ANAC fue radicado cinco días después de ganar la “consulta de valores de mercado” que hizo Russo para contratar helicópteros. La fecha también revela que la solicitud ingresó al organismo de control un día antes del comienzo de las operaciones de las ocho aeronaves, es decir, que la empresa esperaba contar con “la medida excepcional” en sólo 24 horas.

 

 

CAMBIO DE ÓRBITA. El Sistema Nacional de Manejo del Fuego depende de la Secretaria de Protección Civil y Abordaje Integral de Emergencias y Catástrofes. Hasta mediados del año pasado esa dependencia pertenecía al Ministerio de Ambiente y Espacio Sustentable, conducido por el rabino Sergio Bergman, pero luego pasó a manos de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. El actual secretario de Protección Civil es el coronel retirado Emilio Renda, y su segundo es el subsecretario Russo, cuya rúbrica aparece en la contratación de las aeronaves, aunque el monto total de la operación por ahora se desconoce.

Antes del cambio de ministerio, y de la migración de esa secretaría a la cartera de Seguridad, la ANAC ya le había advirtido a los funcionarios del Sistema de Manejo del Fuego las dificultades legales para que pudieran contratar aeronaves extranjeras.

Según la nota N°128 de la ANAC, del 29 de marzo de 2017, el organismo de control le contestó una consulta administrativa a la jefa de Gabinete del Ministerio de Ambiente, Patricia Holzman, sobre la pertinencia de una posible contratación de helicópteros chilenos. Al respecto, el organismo de control le recordó que “si bien la ANAC no debe intervenir necesariamente durante el procedimiento de contratación que oportunamente realice esa cartera ministerial, sí tiene la facultad para regular y controlar a los proveedores a los que oportunamente se les adjudique el servicio a licitar, con el fin de verificar el cumplimiento de la normativa aeronáutica vigente”.

 

El pedido de trámite excepcional que HDP elevó a la ANAC.

La aclaración no es menor, porque el artículo 131 del Código Aeronáutico “establece una protección a favor de las personas y empresas argentinas para la realización del trabajo aéreo”. En los requisitos ese artículo establece que las empresas “deberán obtener autorización previa de la autoridad aeronáutica”, reunir determinados requisitos para ser propietario de aeronave, poseer capacidad técnica y operar con aeronaves de matrícula argentina, precisamente lo que no tienen los ocho helicópteros de la empresa trasandina.

En la respuesta, la ANAC también agrega que el “decreto 2836/71 que reglamenta el Trabajo Aéreo, dispone en su artículo 9 que las empresas extranjeras podrán ser autorizadas a operar en trabajos aéreos, excepcionalmente y cuando su actividad satisfaga una necesidad que no pueda ser atendida por empresas argentinas por falta de aeronaves capacitadas para la realización de esa determinada especialidad de trabajo aéreo”.

De hecho, la ANAC le extendió a la cartera de Ambiente “un listado elaborado por el Departamento de Explotadores Aéreos de la Dirección Nacional de Seguridad Operacional, de las personas y empresas argentinas certificadas para realizar trabajo aéreo en las especialidades relacionadas con el combate contra incendios, a fin de que sean oportunamente convocadas a futuros procedimientos de contratación”. Aún así, la ANAC le sugirió al organismo nacional encargado del combate de incendios que en los futuros pliegos de contratación le consultara con anterioridad respecto a “los explotadores certificados bajo la norma vigente”.

 

 

Nueve meses después de esa advertencia, el área de Manejo del Fuego depende de la cartera de Seguridad y la carta presentada por el presidente de la empresa chilena confirma que el permiso nunca fue otorgado. Al parecer, el cambio de órbita fue acompañado con la decisión de desoir la legislación vigente, que limita claramente la contratación de aeronaves extranjeras para este tipo de tareas, especialmente estos helicópteros, que son considerados obsoletos tanto en Chile como en Argentina.

Una fuente del Gobierno consultada por este medio recordó que “todos los años estas contrataciones son así de desprolijas". "Es cierto que existen empresas argentinas para hacerlo, pero no es la primera vez que se presenta esta empresa chilena”, se limitó a explicar la fuente que no pudo confirmar si el “permiso exprés” fue entregado, porque los cambios no se detienen en la ANAC: Irigoin cesó en sus funciones como titular del organismo el 31 de diciembre y en su lugar fue designado el piloto y abogado Tomás Insausti, cuyo nombramiento aún no fue comunicado en el Boletín Oficial.