Elecciones 2023

Sí, se puede: Patricia Bullrich copia la campaña de Macri 2019 para meterse en el ballotage

Lanzó el posmacrismo, pero toma su receta para "darla vuelta". Repetirá la lógica de las marchas, pero con algunas diferencias. La primera parada será en Mar del Plata.

La relación Bullrich y Macri no pasa por su mejor momento. De hecho, la candidata presidencial lanzó en los últimos días el posmacrismo y remarcó que ella es la líder de "las nuevas caras" de JxC, aunque varios de las figuras que la acompañan estuvieron en el gobierno de Cambiemos. “No tenemos que estar más presos de lo que hace Macri”, dijo la exministra cuando le preguntaron sobre el rol del exmandatario en su campaña. Pese a su enojo por el acercamiento con Javier Milei, Bullrich repite la receta del ingeniero para mejorar su desempeño en las elecciones generales.

Bajo la coordinación del diputado Hernán Lombardi y del director de Radio y Televisión Argentina (RTA), Cristian Larsen, Bullrich apostará fuerte a generar una conexión directa con el electorado, en especial en las provincias donde JxC tuvo una performance por debajo de lo esperado como en Mendoza, Córdoba, Santa Fe, Neuquén y La Pampa. También, pondrá sus esfuerzos en mejorar los resultados obtenidos en la ciudad y la provincia Buenos Aires, y en Entre Ríos. "Ahí es donde nos jugamos el pase a la segunda vuelta", explicó un integrante de la mesa chica bullrichista. La idea es ir apostar a la estrategia que le funcionó a Macri para recortar la diferencia con Alberto Fernández.

Sin título.jpg

Además de Lombardi y Larsen, la mesa chica de Bullrich está integrada por Juan Pablo Arenaza, Derek Hampton, Damián Arabia y Sebastián García de Luca. Ellos son los encargados de definir semana a semana los lugares que visitará la candidata. El primer anticipo fue en Córdoba durante la presentación de Carlos Melconian como virtual ministro de Economía. Allí, la exministra de Seguridad recorrió las calles de la capital provincial, saludó a comerciantes y se fotografió con cada persona que se acercaba a conocerla.

Sin embargo, el debut formal de las marchas del "Sí, se puede" será este fin de semana en Mar del Plata, ciudad gobernada por un PRO puro como Guillermo Montenegro. En los planes originales de Bullrich estaba repetir lo mismo en Pinamar, otro distrito en manos del macrismo con Martín Yeza como intendente, pero se reprogramará debido al casamiento del candidato a gobernador bonaerense, Néstor Grindetti.

La elección de Mar del Plata no fue aleatoria. En esa ciudad se dio una de las movilizaciones más concurridas de Bullrich en la previa a las PASO en donde la exministra de Seguridad se impuso al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Los integrantes de su mesa chica quieren “pisar fuerte” en los primeros pasos del relanzamiento de la campaña.

Lombardi y Larsen definieron que el "Sí, se puede" de Bullrich tendrá puntos de conexión la campaña de Macri, pero también diferencias. Una de ellas es la austeridad. La candidata presidencial, según reconstruyó Letra P, esquivará los grandes escenarios en las localidades que visitará para evitar quedar pegada a la "política tradicional", y privilegiará el contacto directo con la gente.

Las recorridas del "Sí, se puede" de Bullrich funcionarán, además, como una forma de complementar a las visitas a localidades para anuncios de propuestas de campaña o de acompañamiento de los candidatos locales. En un principio, la marchas se haría una o dos veces por semana para aumentar su intensidad a medida que se acerque el 22 de octubre.

Los arquitectos de la campaña de la exministra de Seguridad sostienen que las pocas recorridas con esa lógica que hicieron fueron una de las razones que explicaron la victoria sobre Larreta. Por eso quieren potenciar ese estilo y corregir algunos de los errores que cometieron en la campaña en las PASO.

Una de las similitudes con las marchas que protagonizó Macri será el mensaje. Cada una de las visitas tendrán tres o cuatro ejes bien definidos, incluido el pedido del voto para estar en una segunda vuelta, que se repetirán en cada localidad. Como si fuera un conjunto de rock de gira, Bullrich tendrá un mismo discurso para Mar del Plata, la ciudad de Córdoba o Rafaela en Santa Fe. Si en 2019 el mensaje del expresidente era dar vuelta la elección, ahora, cuatro años después, la exministra de Seguridad pondrá sus energías en llegar a noviembre y evitar una victoria en primera vuelta del candidato de La Libertad Avanza.

Patricia Bullrich y Maximiliano Pullaro en su último encuentro en Santa Fe.
Patricia Bullrich en Río Cuarto, Córdoba.

Las Más Leídas

También te puede interesar