ELECCIONES 2023

Martiniano Molina pelea contra sus propias estadísticas en Quilmes

El precandidato a intendente hace campaña con la inseguridad, pero sus números como jefe comunal son peores que los actuales. Desinversión y escándalo con jefe policial.

El ex intendente de Quilmes Martiniano Molina está haciendo campaña en el distrito con especial hincapié en la inseguridad, para volver al puesto que perdió en 2019 por más de 6 puntos ante Mayra Mendoza, quien al asumir su cargo hizo una inversión histórica en Quilmes, de más de 2.000 millones de pesos para poner a la Policía y al municipio a la altura de las circunstancias, ya que los índices de inseguridad de la gestión del diputado provincial eran alarmantes y por encima de distritos vecinos.

La gestión estuvo además atravesada por el escándalo que desató quien fue su jefe de la Policía Local, Andrés Delicia, sentenciado por la Justicia por corrupción; y también por su jefe Drogas Ilícitas, Francisco Centurión, que está estrechamente vinculado al crimen de Lautaro Morello y a la desaparición de Lucas Escalante, dos jóvenes varelenses.

En este contexto, hay que recordar que, en diciembre de 2019, Quilmes, un partido con casi 700 mil habitantes, contaba únicamente con 60 patrulleros, y buena parte de ellos, no estaban en condiciones de cumplir su función. Por eso, la actual gestión de Mendoza, adquirió 210 móviles 0km para la Policía de la Provincia.

En un spot de campaña, el ahora diputado provincial hizo alarde de la creación del Centro de Emergencias Quilmes (CEQ), que terminó siendo, según denuncian desde la actual gestión “una más de las carcasas vacías”, ya que además de la escasa tecnología del lugar, de las 650 cámaras de seguridad que había en el municipio, solamente funcionaban unas 300 (hoy hay 1.500 activas). A esto hay que sumarle que las alarmas vecinales prácticamente no existían (actualmente rondan las 1.000).

También habla de la creación de 20 destacamentos policiales, que en realidad fueron 5 y de la llegada de las fuerzas federales a Quilmes, cuando las mismas arribaron al distrito en 2010, jamás sumó efectivos y su gestión fue la que menos invirtió en seguridad. De hecho, los pocos patrulleros que funcionaban, carecían de combustible.

Dato mata relato

En su crítica a Mendoza por la inseguridad, Molina no reparó en durante su gestión, según los datos de la Procuración General de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia que encabeza Julio Conte Grand, hombre puesto en funciones por la exgobernadora María Eugenia Vidal y que poco tiene de kirchnerista y de camporista, los homicidios dolosos en el Departamento Judicial Quilmes fueron superiores comparados con la actualidad.

En 2016, las muertes en ocasión de delitos fueron 114; en 2017, 101; en 2018, 100, y en 2019, 93. Mientras que en la gestión Mayra Mendoza, las estadísticas oficiales expresan: 2020, 93; 2021, 74; 2022, 59, y promediando la mitad de 2023, 28.

Esto marca una notoria baja en la inseguridad en Quilmes durante la actual administración municipal, algo completamente opuesto a lo que pregona Molina a modo de plataforma de campaña, que en su gobierno, entre diciembre 2015 y mismo mes de 2019, padeció 408 homicidios dolosos contra 249 de la gestión Mendoza, prácticamente, un 40 por ciento menos que en el período diciembre 2019/junio 2023.

Lo cierto es que el ahora candidato de Larreta en Quilmes, en su gestión entre 2015 y 2019, tuvo no menos de 4 secretarios de Seguridad diferentes, lo que habla de su ineficiencia. A diferencia de todo esto, la administración de Mayra Mendoza, además de todo lo mencionado, creó una nueva base para la Unidad Táctica de Operaciones Inmediatas (UTOI); sumó 500 preventores comunitarios que caminan las calles de Quilmes y tienen línea directa con el CEQ y la Policía; instaló más de 60.000 luces LED, 35 tótems de seguridad, 170 Paradas Seguras y 10 destacamentos policiales.

a las 3am aparecio la lista de up: 11 de los primeros 15 lugares son de cfk
el sciolismo saca pecho: a la formula wado-manzur le ganamos

También te puede interesar