UNIVERSIDADES

El miniintendente que gestiona su propia ciudad (universitaria) en La Matanza

Tentado con candidaturas, el rector Daniel Martínez comanda un proyecto con autonomía dentro del distrito. Distancia con Espinoza. Historias con Balestrini.

Daniel Martínez lleva tres mandatos consecutivos como rector de la Universidad Nacional de La Matanza(UNLaM) y, si bien fue tentado para postularse como intendente o diputado, no piensa dejar la casa de altos estudios creada en 1989 donde funciona desde una sala de cine y teatro -una de las más grandes de la provincia de Buenos Aires- hasta un centro de salud. Recientemente reelegido para un nuevo período al frente de la institución impulsada por Alberto Pierri, Martínez se mantiene prescindente en la disputa político partidaria: tiene un vínculo distante con el intendente matancero Fernando Espinoza, quien va por la reelección, aunque tampoco apoya candidatura alguna.

Ratificado en el cargo de manera unánime por la asamblea universitaria de 71 integrantes, con Fernando Luján Acosta como vice, el rector defiende la autonomía de la UNLaM y exhibe su perfil gestor. A quienes lo visitan les asegura que esa ciudad universitaria no tuvo ni tiene ahogos presupuestarios y que gran parte de lo construido en el predio de 40 hectáreas, ubicado en la localidad bonaerense de San Justo, fue mediante convenios y con cero pesos de gasto para el Estado.

Durante sus años de gestión universitaria, Martínez mantuvo distancia con otras figuras fuertes de la política y la historia municipal. Con Pierri, quien era presidente de la Cámara de Diputados cuando se votó la creación de la universidad, mantuvo una relación cordial. También con el intendente justicialista Héctor Cozzi hasta que el proyecto universitario quedó consumado. Luego, Martínez cercó las decisiones sobre la institución y el matancero se distanció.

La cercanía de Martínez con Alberto Balestrini era previa a la creación de la UNLaM e incluso fue el dirigente fallecido quien lo propuso para el rectorado de la nueva casa de altos estudios. Las diferencias entre ambos llegaron con Balestrini como jefe comunal, cuando éste quiso decidir sobre la carrera de Derecho. Martínez volvió a mostrar autonomía y la relación de enfrió.

https://twitter.com/DrMartinezUNLaM/status/1645866264202563622

Relaciones a uno y otro lado de la grieta

Mientras en el peronismo Espinoza y la diputada bonaerense Patricia Cubría muestran sus ansias de gobernar el distrito a partir del 11 de diciembre, Martínez prefiere no manifestar su apoyo directo por uno y otra postulante. En el entorno del rector dicen -pudo cotejar Letra P- que el vínculo entre la municipalidad y la universidad es de "cooperación institucional", pero enseguida aclaran: “Como con otras instituciones”. Con la referente del Movimiento Evita el trato es bueno. Hasta habilitó la realización de un acto en la universidad, pero nada indica que Martínez vaya a apoyar esa precandidatura dentro de la interna frentetodista.

Entre las figuras del peronismo, Martínez, expresidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) e integrante de la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau), cita habitualmente al ministro de Educación, Jaime Perczyk, a quien le valora -aseguran sus allegados- su gestión como funcionario y su pasado como rector de otra universidad del conurbano como la de Hurlingham.

Los vínculos políticos de Martínez también alcanzan a referentes de otras fuerzas partidarias como el PRO, ya que el diputado Alejandro Finocchiaro, exministro de Educación de Mauricio Macri, es docente de la carrera de Derecho de la UNLaM. Al legislador macrista que en 2019 disputó y perdió la intendencia de La Matanza, Martínez lo conoce desde hace muchos años y su desempeño como docente en esa institución también se sostuvo mientras fue funcionario.

La vida política de la UNLaM, creada al mismo tiempo que la Universidad de Quilmes, tiene otro actor político clave: la Liga Federal Universitaria que conduce el centro de estudiantes desde hace casi 30 años y es la fuerza que hegemoniza la participación política estudiantil, imponiéndose en elecciones y con un vínculo directo con Martínez.

Con centro de salud, teatro, radio y agencia de noticias, la UNLaM es un proyecto que el rector no piensa, por ahora, como base para proyectarse a la arena político ni en el mapa municipal, provincial o nacional. Sus allegados recuerdan que, en una oportunidad, aceptó integrar una lista para ocupar una banca en la Cámara baja, pero pensando que no iba a entrar; pero cuando vio que esa posibilidad podía concretarse pidió que lo sacaran. Fue durante la presidencia de Carlos Menem. Recién iniciando su tercer mandato como rector, sumar su nombre a una de las boletas del peronismo no parece, a priori, estar en sus planes.

las universidades iran a golpearle la puerta a massa
Docentes universitarias reclaman incremento salarial

Las Más Leídas

También te puede interesar