ELECCIONES 2023

Córdoba: Villa Carlos Paz, la curiosa perla de la transversalidad maldita

Schiaretti se corrió de la cancha y Esteban Avilés ganó la intendencia del bastión serrano, pero perdió la banca departamental que el PJ le había cedido. Juez, el gran ganador. El kichnerismo resiste.

Más de 227 localidades eligieron este domingo autoridades municipales de manera simultánea a la compulsa por el gobierno de Córdoba. La “perla de Punilla”, como se conoce a Villa Carlos Paz, logró mantener la atención en un domingo agitado y expuso la heterogeneidad del electorado cordobés que puede abrazar sociedades partidarias con fervor en un punto del mapa, rechazarlas en otro o, como sucedió en la ciudad serrana, combinar todas las expresiones posibles. Uno de los primeros aliados transversales del gobernador Juan Schiaretti, el exradical-vecinalista Esteban Avilés, obtuvo su tercer pase para gobernar el enclave turístico, situado a 40 kilómetros de la capital.

Se impuso al médico ambientalista de Juntos por el Cambio Emilio Iosa con amplia ventaja. Carlos Paz Unido logró el 51,45% y la alianza referenciada en Luis Juez sacó el 28,15%. En tercer lugar, con 9,72%, se ubicó Carlos Paz Inteligente, de Mariana Caserio, legisladora provincial e hija del albertista Carlos Caserio. El todismo local logró un resultado que contrastó con los dos puntos provinciales de Federico Alesandri, de Creo en Córdoba de Todos.

La elección de Carlos Paz estuvo marcada por particularidades desde el inicio hasta el desenlace. Convivió el sistema electrónico para la compulsa local y la boleta única de sufragio para la ronda provincial.

El resultado confirmó los temores del peronismo cordobesista que estrenó en 2019 su sociedad con Avilés a través del gerenciamiento de la Agencia Córdoba Turismo y decidió defenderla, pese a los reproches, para la gran pelea por la sucesión.

https://twitter.com/MatiChamo/status/1673463973834809345

La concurrencia electoral, sin simultaneidad, fue aceptada con resignación por el comando de campaña electoral Martín Llaryora. “La Villa” es un bastión del Valle de Punilla donde es fuerte Caserio, el vicepresidente albertista del Banco Nación; pero el carácter cosmopolita, con habitantes de distintos puntos del país que eligen la tranquilidad serrana, confabularon siempre contra las posibilidades del peronismo.

Avilés volverá a comandar los destinos de una ciudad estratégica en la economía turística de la provincia e ingresará a una nueva fase de revinculación con Llaryora.

Juez, cómodo

La relación estratégica, la tranversalidad que el gobernador electo promete profundizar con su “partido cordobés”, no alcanzó para raspar la oferta de JxC. En la tercera ciudad más importante del interior provincial, Juez sacó el 46% de los votos contra el 35,42% logrado por el gobernador electo.

Schiaretti y Llaryora apostaron fuerte por el juego de Avilés en la ciudad que su espacio gobierna desde 2011. Cedieron la candidatura departamental a la avilecista Gladys Moreno. Lo dieron todo.

Esta situación de despojo generó un fuerte malestar en la dirigencia peronista. La propia senadora Alejandra Vigo y el ministro de Desarrollo Social de la provincia, Carlos Massei, buscaron contener en la fase preliminar de la campaña de Llaryora.

Pese a los esfuerzos, JxC se quedó también con la banca de Punilla que, en la futura composición de una Legislatura dominada por la oposición, tendrá a Walter Gispert como la voz del histórico juecismo.

Finalmente, Carlos Paz impuso su propio modelo de transversalidad política.

cuales fueron los antidotos de llaryora que no funcionaron en el interior hostil
luis juez, cerca de una nueva derrota, pero lejos de la jubilacion

También te puede interesar