JUNTOS EN EL BARRO

El Antón Pirulero de los cerebros del agro de JxC para el plan 2023

Los think tank de cada línea interna repiten la disputa gradualismo vs. shock. Mientras patean la chance de una mesa común, cada cual atiende su juego.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) Las rispideces internas entre las figuras presidenciables de Juntos por el Cambio (JxC) se trasladaron a los cerebros del agro. Todos los espacios confluyen en el mismo objetivo de quitar impuestos al sector, pero el cómo y el tiempo de aplicación de las políticas generan asperezas. Lo que subyace, al fin y al cabo, es la disputa gradualismo vs. shock. “En el 90% coincidimos, solo en el 10% tenemos miradas distintas”, señaló a Letra P un integrante de la Fundación Pensar y funcionario durante la gestión de Mauricio Macri. Por ahora, nadie se apura y patean para "después de marzo" el armado de una mesa conjunta.

 

Los equipos técnicos de las fundaciones, que ofician de think tank dentro de la oposición, son cautelosos. “Después de marzo se formará una mesa conjunta para confluir las políticas para el sector”, contó a Letra P un dirigente que aspira a tener a un boina blanca en el sillón de Rivadavia. Sin embargo, hay posturas menos componedoras: “Son diferencias políticas. Quien gane la interna impondrá su modelo”, reflexionó un halcón de la Fundación Pensar, el espacio del PRO. En el vocabulario del peronismo sería: “El que gana conduce y el que pierde acompaña”.

 

Las diferencias de modelos quedaron expuestas el año pasado cuando Horacio Rodríguez Larreta señaló a Agrofy News que "al que venga y diga que va a llevar las retenciones a cero de un shock, no hay que creerle". La respuesta no tardó en llegar por parte de Patricia Bullrich cuando presentó su equipo en Rosario e hizo alusión al tema: “A mí me van a creer”. De cualquier modo, esas diferencias trascienden la interna del PRO y escalan a otros espacios como la Coalición Cívica, el radicalismo y el espacio de Miguel Ángel Pichetto

 

Así y todo, hay puntos en común: la eliminación de las retenciones, la reducción de impuestos a nivel provincial y municipal a través de un convenio marco, léase restyling del pacto fiscal, la apertura de mercados, financiamiento, desburocratización y ordenar la macroeconomía, son conceptos que están en todos los trabajos de asesoramientos.

 

Antón Pirulero

Cada fundación atiende su juego. El cuadro técnico del radicalismo se enmarca en la Fundación Alem. Además de la agenda común, suma la ley de semillas, economías regionales, entre otros temas. También, introduce un asterisco a su temario: la agenda luego debe pasar por el filtro de la mesa de economía, que marcará el tiempo de la implementación. En este espacio se destaca el diputado y presidente de la Comisión de Agricultura, Ricardo Buryaile. El formoseño encabeza desde su posición los ejes del agro y mira al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, como favorito para la Casa Rosada.

 

Por otra parte, se encuentra el dirigente radical de Pergamino Luis María Migliaro, el exdirector de Control Comercial Agropecuario, Marcelo Rossi, que fue funcionario de Cambiemos y del Frente de Todos hasta 2021. También se destacan el economista Eduardo Levi Yeyati, el diputado correntino Jorge Vara y el presidente de la fundación, Agustín Campero. También participa el gerente técnico de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), Mayco Mansilla.

 

En los cuadros técnicos del agro de la Fundación Pensar hay quienes sienten simpatía con Bullrich y quienes apuestan a Larreta. Los halcones van por el shock y en esa posición se encuentra el exministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, que se siente cómodo con la titular del PRO. Otros cerebros del espacio son el diputado Pablo Torello, Guillermo Bernaudo (exsecretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación) y Santiago Del Solar (coordinador de la Comisión de granos de la Sociedad Rural).

 

En la vereda gradualista se paran Leonardo Sarquís (ministro de Agroindustria de María Eugenia Vidal) y Ricardo Negri (expresidente de Senasa), entre otros exfuncionarios. Letra P consultó al entorno de estos exdirigentes, pero señalaron que por ahora no hay afinidades y trabajan para todo JxC.

 

En el equipo técnico del Instituto Hannah Arendt, espacio de la Coalición Cívica, trabajan en un proyecto de eliminación de las retenciones. El grupo que lidera Elisa Carrió va por un shock sobre este impuesto. “El proyecto está listo y será nuestro eje de campaña”, señaló un dirigente bonaerense que integra el cuadro técnico. Además, las personas de Lilita “juegan” al Ministerio de Agricultura cada 15 días. “Tenemos una metodología de trabajo como si fuésemos un ministerio a la sombra. Frente a temas de la agenda nos planteamos cómo los resolveríamos”, contó una fuente que participa y que busca ganar músculo con este ejercicio.

 

En el cuadro técnico se destacan el productor y diputado bonaerense Luciano Bugallo y su par por Santa Fe Lucila Lehmann. También forma parte el salteño y especialista en ganadería Abelardo Usandivaras, el referente del partido en Mercedes, Martin Bossi, el concejal de Junín Rodrigo Esponda, entre otros actores de la dirigencia.

 

En el espacio Encuentro de Miguel Ángel Pichetto, la santafesina Soledad Diez de Tejada lidera la comisión técnica de agro. Con un esquema de shock de retenciones para las economías regionales y gradualismo para los granos, el cuadro técnico ven una salida positiva. 

 

Además, el titular de la comisión de economía, Juan Carlos Sánchez Arnau, plantea un shock en cuanto al tipo de cambio. En la comisión de agro también trabajan Eduardo García Maritano (productor y referente de Confederaciones Rurales Argentinas) y Andrés Costamagna (director de la comisión de Sostenibilidad de la Sociedad Rural Argentina). 

 

Cada equipo técnico tiene su manual, pero las diferencias no son de fondo, sino de forma. Eliminación de retenciones, el caso testigo. De esta manera, los tiempos de implementación serán los bordes a limar. Hay quienes entienden que marzo será decisivo y las posiciones más duras, dejarán que las urnas decidan. Mientras tanto, cada cual que atienda a su juego.

 

Los productores lecheros de Córdoba ganan menos que sus pares de Buenos Aires.
Agroactiva convoca más de 200 mil personas por edición

También te puede interesar