PERONISMO PARA ARMAR

A un año del portazo: Kirchner, antes y después de dejar la presidencia del bloque

El 31 de enero de 2022 se convirtió en diputado raso de la bancada del Frente de Todos y desnudó una interna que no paró de crecer. Del poder al bajo perfil.

“Yo me acuerdo que entonces hablé con (el secretario de la presidencia) Julio Vitobello y le dije: 'Hasta acá llegué. 'Te van a matar, se va a acabar tu carrera política', me respondió. Era su mirada honesta, a Julio lo conozco desde hace mucho tiempo”, recordó este domingo Máximo Kirchner durante la entrevista que le concedió al portal El Cohete A La Luna. Así el diputado aportó detalles desconocidos hasta ahora sobre los diálogos que mantuvo antes de renunciar a la presidencia del bloque del Frente de Todos, antes de ser un diputado raso. Hoy transita los últimos diez meses de su mandato que concluye el próximo 9 de diciembre.

 

Nunca dejó la banca, pero hace exactamente un año concretó su partida de la conducción del conglomerado oficialista, en un directo desacuerdo con la renegociación de la deuda con el Fondo Monetario que llevaban el presidente Alberto Fernández y el entonces ministro de Economía, Martín Guzmán. “Para algunos, señalar y proponer corregir los errores y abusos del FMI que nunca perjudican al organismo y su burocracia es una irresponsabilidad. Para mí, lo irracional e inhumano es no hacerlo”, escribió Máximo para explicar su partida. La fecha no fue menor. Se fue de la presidencia del bloque el 31 de enero, un día antes del comienzo del período de extraordinarias que había convocado el Presidente con 18 temas. La acefalía fue controlada con la designación al día siguiente del rosarino Germán Martínez, uno de los principales dirigentes de La Corriente de la militancia, que lidera el exministro y actual titular de la AFI, Agustín Rossi.

 

Kirchner juró su segundo mandato al frente de una banca en la Cámara baja el 10 de diciembre de 2019, pero en esa jornada también se hizo cargo del bloque. Se calzó el traje de jefe de la bancada oficialista durante dos años y 51 días, pero nunca tuvo la notoriedad ni el alto perfil que supieron esgrimir algunos de sus antecesores, como Rossi. En 2019, antes de concluir su mandato, el “chivo” opinó que Máximo poseía “mucha capacidad” y no tenía dudas de que sería “un excelente presidente de bloque".

 

Cuando dejó el cargo, Kirchner se refugió en su despacho y apoyó los proyectos del bloque. Procuró votar los más importantes y dar cuórum en sesiones tirantes. Tampoco boicoteó la gestión de su sucesor, que con su estilo sumó más adhesiones que antes. En diálogo con este portal, los integrantes del bloque que se animaron a hacer un balance sobre Kirchner sólo acotan que Martínez habló con cada uno de los 117 integrantes del espacio y que eso no había sucedido antes.

 

Miembros de la misma bancada sostienen que las relaciones de Kirchner con sus pares con peso territorial se resintieron en diciembre de 2021, durante el naufragio de las negociaciones por el Presupuesto 2022. El proyecto quedó varado antes de fin de año, en un durísimo tironeo, donde la oposición se impuso. Fue un amargo revés que marcó su gestión.

 

Desde aquellos días hasta la actualidad el hijo de la vicepresidenta ha mantenido inalterable una decisión política que algunos celebran y otros critican con dureza. Casi no habla con la prensa, aunque es uno de los integrantes del espacio que más lee y se informa. Por esa razón no hubo chances de contrastar las versiones que retumban en su bloque, donde algunos de sus pares se animaron a hablar un año después del portazo: aseguran que meses antes de renunciar a la jefatura ya había afrontado las duras críticas internas de un grupo de legisladores y legisladoras, en su mayoría exgobernadores. Le habrían enrostrado haber ejercido una conducción “endogámica, segregacionista y ombliguista”. “No quiero decir que esos debates derivaron en su renuncia, pero la relación estaba muy desgastada, el bloque no funcionaba como tal y había mucha preocupación por eso”, lamentó un experimentado integrante del bloque.

 

De acuerdo a la información de la Cámara baja, Kirchner tuvo distintos momentos. En su primer año como titular de la bancada afrontó 87 votaciones: no estuvo ausente en ninguna, votó a favor en 70 oportunidades y en contra, en otras 17. En 2021, en el segundo ciclo de su conducción, tuvo 68 votaciones: estuvo ausente en 9, votó en contra en cuatro casos y a favor en 55. El año pasado, como diputado raso, las cifras demuestran que no cambió la rutina, porque afrontó 79 votaciones: se ausentó en siete, mientras que votó en contra en nueve y a favor en otras 63.

 

Sin embargo, hay una diferencia en la cantidad de proyectos presentados entre ambos Kirchner. En 2020 presentó nueve textos propios y en coautoría; en 2021, apenas dos proyectos de ley y uno de resolución; y el año pasado solo ingresó un proyecto y tres resoluciones. La propuesta de ley fue para crear un programa nacional de atención a la salud del veterano de guerra y su grupo familiar. Las tres resoluciones reflejan la dureza del año vivido: uno fue para reclamarle al Gobierno que adelante a julio los aumentos del Salario Mínimo Vital y Móvil previstos para agosto y diciembre, otro para pedir informes sobre las obras para el Hospital "Presidente Néstor Kirchner" de La Matanza desde 2019 hasta la fecha y un tercero, en coautoría, para repudiar los gritos e incidentes que hicieron naufragar la sesión preparatoria del 1 de diciembre para ratificar a Cecilia Moreau al frente del cuerpo.

 

Las iniciativas de los últimos tres años contrastan con los más de 100 proyectos propios y presentados junto a sus pares del mandato 2015-2019. Algunos lo consideran una muestra cabal de las diferencias que buscó contener cuando estuvo al frente de la bancada. Desde que hizo un paso al costado de la conducción del bloque, nunca dejó de ir a su oficina ni de hablar con Moreau o con Martínez como hacía antes, aunque ahora también cumple con otra función clave: salvo Leopoldo Moreau, es el único legislador que habla cotidianamente con CFK y también el ministro de Economía, Sergio Massa, otro de sus aliados dentro y fuera del Congreso.

 

Cristina Fernández de Kirchner.
6 de enero de 2021. Hordas armadas alentadas por Donald Trump toman el Capitolio. 

También te puede interesar