GÉNEROS

Las universidades primerean al Gobierno en la agenda de cuidados

Con licencias ampliadas y subsidios, toman medidas para amortiguar la desigualdad. La iniciativa que el Ejecutivo envió al Congreso sigue paralizada.

 

Un relevamiento efectuado en 37 instituciones del nivel superior del territorio nacional por la Red Interuniversitaria por la Igualdad de Género y Contra las Violencias del Consejo Interuniversitario Nacional (RUGE CIN), constata que 12 casas de altos estudios ya dan subsidios para tareas de cuidado -que difieren en plazos y montos- y unas 20 otorgan licencias ampliadas por paternidad tanto a docentes y no docentes como a quienes integran los claustros estudiantiles. 

 

De las universidades públicas que dan licencias ampliadas por paternidad, que pueden llegar hasta los 45 días, la mitad está emplazada en territorio bonaerense. Son Avellaneda, Ezeiza, General Sarmiento, La Plata, Lanús, Mar del Plata, Quilmes, San Martín, del Centro de la Provincia de Buenos Aires y la Provincial del Sudoeste. También las conceden Córdoba, Entre Ríos, De las Artes, Misiones, Río Negro, Rosario, Salta, Chaco Austral, del Chubut y del Nordeste.

 

Las instituciones del nivel superior que otorgan subsidios en el marco de las políticas de cuidado son Avellaneda, General Sarmiento, La Plata, Quilmes, Río Negro, Rosario, San Martín, Tres de Febrero, Villa María, Arturo Jauretche, De las Artes y la Provincial del Sudoeste. El otro dato que subraya el estudio es que en la mayoría de los casos los avances e instrumentación de políticas de cuidados tienen al menos 6 años de vigencia.

 

Hasta el momento las universidades instrumentan estas políticas con recursos propios y uno de los planteos que llevarán adelante quienes integran el Foro de Rectoras y Vicerrectoras -conformado en mayo y con tres encuentros en su haber-, es que haya fondos específicos para llevar a la práctica este conjunto de decisiones. El Foro es una instancia de organización posterior y diferente a la RUGE que cuenta con referentes de distintas universidades nacionales. Es la herramienta forjada por las mujeres que ocupan los mayores cargos de responsabilidad en las casas de altos estudios para impulsar agenda y además tener mayor injerencia en las comisiones ejecutivas del CIN. 

 

Este conjunto de iniciativas también incluye la construcción de lactarios en las instalaciones de 20 casas de altos estudios. A su vez hay ocho con ludotecas y 12 con jardines de infantes. Ante la falta de espacios para dejar a niños y niñas en las instituciones de educación superior, una de las alternativas son los “espacios de cuidado”, que están a cargo de profesionales de la Educación Física y funcionan como instancias temporales y contingentes. Lo implementan ya cinco universidades: las nacionales de Hurlingham, Misiones y Tucumán y las provinciales de Córdoba y Ezeiza.

 

Uno de los lactarios instalados en universidades públicas

En la Universidad de Buenos Aires (UBA) solo dos de las 13 facultades cuentan con jardines: Exactas y Arquitectura; mientras que el Consejo Directivo de Filosofía y Letras aprobó este año, por unanimidad, una resolución que propone poner en marcha “un espacio de cuidado infantil con el objetivo de facilitar la presencia y participación de madres/padres con niñes a cargo en las actividades académicas”.

 

Ante estas desigualdades en las responsabilidades de mujeres y varones en la crianza, el Ministerio de Ciencia y Técnica instrumentó un subsidio para gastos por tareas de cuidado de personas en el marco de la participación en reuniones del personal científico y tecnológico. En este caso, solo puede solicitar el beneficio la persona que es titular responsable y tiene previsto asistir a este tipo de encuentros. El beneficio se otorgará a partir de este año y, por ejemplo, alguien con tres personas a cargo llegaría a recibir 36 mil pesos por su participación en un congreso de cuatro días, a más de 500 kilómetros de distancia de su lugar de origen.

 

Estableció, además, otros dos requisitos: que la persona solicitante esté a cargo del evento, ya sea en el financiamiento recibido del Conicet, en el subsidio vigente otorgado por la Agencia I+D+i para Reuniones Científicas, o en las bases de la actividad como parte de la comisión organizadora; y tener una dedicación exclusiva en el Conicet o bien ser responsable de un subsidio que se encuentre vigente al momento de la presentación.

 

Estas iniciativas también forman parte de una agenda que el presidente Alberto Fernández citó el 1° de marzo en su discurso de la apertura del 140° período de sesiones ordinarias del Congreso, en el que prometió enviar un proyecto de ley denominado “Cuidar en igualdad” y lo hizo; pero después del ingreso de la iniciativa a la Cámara baja en mayo no tuvo más que reuniones informativas recién en noviembre. Una de las demandas del movimiento de mujeres para este año, cuando se reactive la actividad parlamentaria, será la creación del Sistema Integral de Políticas de Cuidados de Argentina (SINCA), que incluye la discusión y mejora de las licencias y reconoce y promueve el trabajo de cuidados remunerado. 

 

bullrich, sobre la marcha contra la ley omnibus xs: que ni se les ocurra tirar una piedra
Javier Milei y Luis Petri en una base aérea militar

Las Más Leídas

También te puede interesar