17|11|2022

Se reaviva la interna por un off: Cristina Kirchner apuntó contra Kulfas

04 de junio de 2022

04 de junio de 2022

El área de Energía, que controla el kirchnerismo, desmintió una información extraoficial que difundió el Ministerio de Producción. Fernández intenta mediar.

"Muy injusto y, sobre todo, muy doloroso que este tipo de ataques lo ejecuten funcionarios del propio gobierno del Frente de Todos". Con un mensaje incendiario, Cristina Fernández de Kirchner apuntó contra una información que difundió el ministerio de Desarrollo Productivo, al frente de Matías Kulfas, que había salido al cruce del reproche de la vicepresidenta por una licitación que benefició al grupo Techint. "Lo peor de todo: sin dar la cara, en off, mintiendo y utilizando periodistas. Con errores y aciertos, siempre hablé y actué de frente. Penoso", completó, citando un comunicado del área de Energía, comandado por el kirchnerismo, que respondía al argumento del ministerio. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Salomónico, minutos después, Alberto Fernández intentó mediar con otro tuit, en el que también compartía la gacetilla de Energía pero habla de un "supuesto off salido de funcionarios del Gobierno". "Confío en la integridad moral y en la idoneidad de quienes llevan adelante la licitación del Gasoducto Néstor Kirchner", completó el Presidente. De esta forma, no desmintió totalmente que la respuesta a la vicepresidenta haya provenido del sector de su ministro, uno de sus funcionarios más cercanos; y, junto a Martín Guzmán, de los más castigados en público por el cristinismo. "Es éticamente reprochable hablar en off en desmedro de otro. Así siempre lo he expresado públicamente. No avalo esos procederes y comparto el malestar expresado por Cristina Kirchner. El debate que debamos dar, démoslo con responsabilidad", consideró el jefe de Estado. Eso tampoco puede leerse como una férrea defensa. 

 

Una metáfora terminó siendo el reencuentro del exbinomio electoral después de tres meses: el deshielo del viernes no duró 12 horas y terminó con más nafta al fuego de la interna, tras compartir escenario por los 100 años de la petrolera estatal YPF en Tecnópolis. La novela es la siguiente. En el primer capítulo, más allá del mandato de la lapicera en su alocución, la vicepresidenta apuntó contra el conglomerado de Paolo Rocca, por la licitación del gasoducto Néstor Kirchner: “Hay que pedirle que la chapa laminada que hacen en Brasil la hagan acá. Que pongan la línea de producción de chapa en Argentina. Si han ganado fortunas en Argentina. El balance, Alberto, de 2021, triplicó el de 2020”, le demandó al Presidente sobre el escenario. El mandatario, a su turno con el micrófono, reveló que días atrás estuvo con el empresario. 

 

En el capítulo dos, con ironía, un sector del Gobierno replicó a través de un mensaje de WhatsApp con información que, podía publicarse pero no identificar de qué ministerio provenía. En el comunicado oficial de Energía identifican a la cartera de Kulfas como la usina. "A la categoría de ‘funcionarios que no funcionan’, planteada en el año 2020 por la vicepresidenta, ahora se le agrega la de funcionarios del off que además de no saber, mienten y utilizan al periodismo para hacer operaciones políticas en contra de la Vicepresidenta", comienza la inédita gacetilla. "Esta es la captura del mensaje en off distribuido desde el Ministerio de la Producción a distintos periodistas”, apuntan en el texto, que fue difundido por la vice. 

 

El debate técnico es por el diámetro de los caños, como se anotó en la licitación y qué área sería la responsable. Pero la pelea es política y por partida doble  en este caso: por los modos y por el ministro. El malestar de la vicepresidenta con Kulfas no es ningún secreto. En Chaco, hace casi un mes, la vice le volvió a recriminar el libro "Los tres kirchnerismos", que editó el ahora funcionario en 2016. Cristina entiende que el texto es un reproche al rumbo económico de su segundo mandato. "No escribí un libro en contra de Cristina ni de nadie”, se defendió Kulfas, más tarde. Como no hay mal que por bien no venga, el mismo ministro contó en AM 750 que la publicidad le vino bien y estaban creciendo las ventas de su obra.

 

Kulfas, junto al más resonado y evidente Guzmán, completa con Claudio Moroni (Trabajo) la terna de ministros que el Instituto Patria desea fuera del gobierno. Por ahora, en medio de la crisis de las renuncias, una de las especulaciones indicaban que el cristinismo reclamaba la fusión de Hacienda con Producción, bajo el mando de Sergio Massa, y que en la cartera laboral recalaría Máximo Kirchner. Nada de eso ocurrió. 

 

Por otro lado, están las formas. Tampoco es nuevo ni novedoso que Cristina Kirchner acusa a la Casa Rosada de supuestas "operaciones" en su contra. Esa sospecha, publicada en una de sus cartas públicas, terminó costándole el cargo al exvocero presidencial Juan Pablo Biondi, que se movía como la sombra de Fernández. "No voy a seguir tolerando las operaciones de prensa que desde el propio entorno presidencial, a través de su vocero, se hacen sobre mi y sobre nuestro espacio político", escribió la exmandataria en septiembre del año pasado.