11|8|2022

La oposición santafesina montó una foto de unidad, pero no ocultó matices

30 de junio de 2022

30 de junio de 2022

El arco no peronista se juntó para rechazar el acuerdo con la Nación por la deuda de coparticipación, aunque no logró consensuar una postura común.

SANTA FE (Corresponsalía) El anunció del acuerdo de la histórica deuda que tiene la Nación con la provincia funcionó como un imán para unir a la oposición y les dio la oportunidad de una puesta en escena preelectoral. Hubo foto y una muestra de músculo opositor, con el gobernador Omar Perotti como blanco, pero la movida no logró ocultar algunas fisuras. Los discursos desnudaron las diferencias y matices internos entre cada uno de los espacios que integran el arco no peronista que complican un posible acuerdo para 2023. “El frente de frentes está verde”, resumió un dirigente opositor a Letra P.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La cita que aglutinó a la oposición fue en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) de la capital provincial. Allí se concretó un foro debate organizado por varios partidos con eje en el acuerdo por la deuda anunciado este miércoles por la tarde. Con la presencia de la mayoría de las grandes figuras de la UCR, el PRO, el socialismo, Creo, PDP, UNO, entre otros espacios, la mesa estaba servida para que se cocine un mensaje de unidad, pero cada uno llevó su menú y las diferencias se notaron.

 

La principal diferencia radicó entre la postura más radical de figuras como el diputado provincial Maximiliano Pullaro  o su par socialista Clara García, muy críticos con Perotti, y una mirada más contemporizadora del intendente de Rosario, Pablo Javkin, quien pidió “trabajar con serenidad”. Una cosa es legislar y otra, muy diferente, gobernar.

 

Para Pullaro, el acuerdo es “terriblemente negativo” para los intereses de la provincia. Criticó que el convenio no fue conversado con la oposición y explicó que "molesta que se entregue de esta manera a la provincia, que no se la defienda". "Necesitamos un gobernador fuerte que pelee por los intereses”, afirmó.

 

Javkin, más cauto, se desmarcó de las declaraciones más fuertes contra el acuerdo y aclaró: “Quiero ser justo en esto, la Corte hizo un fallo que se aplica en San Luis, que es malo para las provincias en el sentido de que fija una tasa que en el contexto de la Argentina de hoy nos perjudica”. Se notó la ausencia de Emilio Jatón, el intendente socialista de la capital, la segunda ciudad más importante de la provincia. Sí estuvo presente su ladera política, la concejala Laura Mondino.

 

El tono del socialismo fue fuerte. Con el exgobernador Antonio Bonfatti, el exministro de Economía, Gonzalo Saglione, y el presidente de Diputados, Pablo Farías como laderos, Clara García asumió la voz del partido de la rosa e ironizó: “Viene una detracción para sacarnos un 2% de la recaudación de Afip. ¿Es un federalismo al revés? ¿Santa Fe y las demás provincias vamos a sostener a la Afip? Yo digo, así como (Hermes) Binner fue el padre del federalismo fiscal, esta firma de Perotti es la responsable de la entrega al centralismo fiscal".

 

En el PRO también fueron críticos: “Estamos ante un gobierno provincial que no tiene ganas de dialogar y que avanza en soledad”, planteó el diputado Federico Angelini. Ante la consulta sobre si buscarán reunirse con el gobernador, respondió: “Lo hemos intentado mil veces y no nos ha atendido en temas graves como el narcotráfico y creo que hay menos chances en este tema”. A su vez, el senador Dionisio Scarpín dijo que se realizó “un mal acuerdo hecho en soledad”, y objetó que “no" se sabe "oficialmente qué dice”.

 

También estuvieron presentes figuras del radicalismo universitario, otros sectores del PRO y de la UCR vinculada a la senadora Carolina Losada, entre otros espacios. La foto ensaya un gran frente opositor, pero al mirar la película ese fotograma queda perdido en un mar de incógnitas y diferencias internas que aún no terminan de saldarse.