20|7|2022

Weretilneck blanqueó el juego de un gran acuerdo para volver en 2023

29 de junio de 2022

29 de junio de 2022

El senador adelantó que Río Negro votará antes de los comicios nacionales. Doñate, aliado dentro y afuera. Guiño a la UCR y el PRO. Candidatura en puerta.

GENERAL ROCA (Corresponsalía) La excusa fue el lanzamiento del masterplan del Cerro Catedral, el centro de esquí más importante del país y Sudamérica. Pisando nieve, sonriente, el senador nacional Alberto Weretilneck reapareció en escena luego de un extenso silencio en la arena política local en su rol de líder del oficialismo provincial. Lo hizo acompañado de su sucesora, la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, quien escuchó cada definición de su jefe político como un mantra. Después de oficializar que las elecciones provinciales serán convocadas de manera separada a los comicios nacionales, en San Carlos de Bariloche blanqueó un entendimiento con buena parte del kirchnerismo que encarna su colega Martín Doñate, de La Cámpora, que puede traducirse en un frente electoral. “Tenemos una excelente relación personal y analizamos algunas cuestiones electorales. No tenemos definiciones, pero coincidimos en que es necesario un proyecto mucho más grande y abarcativo de lo que puede ser Juntos Somos Río Negro”, aseguró. También centreó a sectores del radicalismo y el PRO, a quienes pidió sumarse a un gran acuerdo interpartidario.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Weretilneck, protagonista en el Cerro Catedral

“En diciembre o enero, definiremos nuestras candidaturas. Es un tema que vamos a discutir entre todos”. Esa fue su segunda definición ante los medios en la base del cerro, sobre una posible vuelta a la gobernación, que ocupó entre 2012 y 2019. Además, confirmó la construcción de un pacto con un sector del peronismo, que desde su caída en 2021 busca acercarse a JSRN para no perder más terreno. “Hacemos un muy buen equipo de trabajo con Martín (Doñate), me gusta hacer la tarea de senador”, reconoció Weretilneck.

 

Como explicó Letra P, las señales de un pacto movilizaron las bases del PJ más tradicional. La última fotografía de la acción para protegerse como reducto opositor se dio también en Bariloche, cuando la intendenta de General Roca, María Emilia Soria, y la otra senadora rionegrina, Silvina García Larraburu, firmaron la paz para no ser tapadas por la iniciativa que pergeña el camporismo. Antes, en un asado en San Antonio Oeste, diversos representantes del justicialismo plantaron bandera contra el pacto Doñate-Weretilneck.   

 

El blanqueo de lo que anticipó este medio reaviva la pelea por la conducción del peronismo y profundiza diferencias en el modo de llevar el PJ rionegrino al gobierno. Actualmente bajo la órbita del intendente de Lamarque, Sergio Hernández, el partido transita una tensa calma rumbo a la elección de congresales proyectada para el segundo semestre. El cuerpo que define la vida institucional está encabezado por el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria, que sigue al margen del debate doméstico sobre el futuro del Frente de Todos (FdT).

 

“Lo que entendemos, más allá de puntos de vistas distintos, es que cuando se habla de gestión, trabajamos en conjunto (con Doñate). Esto nos propusimos hace dos años. Tenemos una excelente relación personal y analizamos algunas cuestiones electorales. No tenemos definiciones, pero coincidimos en que es necesario un proyecto mucho más grande y abarcativo de lo que puede ser Juntos Somos Río Negro. Creo que todos los partidos, como el peronismo, la UCR o el PRO, nos debemos un gran acuerdo”, completó el exgobernador.

 

Las declaraciones a favor de convocar al sector radical descontento con Juntos por el Cambio (JxC) y a la militancia amarilla crítica de la gestión del diputado nacional Aníbal Tortoriello tuvo su respuesta cuando el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, llegó al sur del país para defender la explotación de litio y disertar sobre energías renovables en el Hotel Llao Llao. Aquella mañana, consultado sobre el rumbo de la UCR rionegrina, el jefe nacional del radicalismo anticipaba una reunión con la titular del Comité provincial, María de los Ángeles Dalceggio, y no le cerraba la puerta a construir una boleta con JSRN. “La idea es que en algunas provincias los frentes sean más amplios. Pueden incorporarse partidos provinciales, eso no lo descartamos”, reconocía el jujeño, iniciando así una revuelta más en el armado del espacio opositor.