29|7|2022

Volver a 2015: Scioli seduce al PJ bonaerense, que busca presidenciable para Todos

15 de junio de 2022

15 de junio de 2022

Su nombre gana consenso entre las tribus del partido. Un bombero para apagar el incendio nacional. Apoyo de intendentes y el reconocimiento de Larroque.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) El futuro podría presentársele a Daniel Scioli en versión 2015 y regalarle una revancha. La atención que concita su vuelta al país y el desembarco en el Gabinete de Alberto Fernández en reemplazo Matías Kulfas tributa a una candidatura presidencial que nadie afirma, pero nadie descarta. El Pichichi, el vicepresidente de Néstor Kirchner, el gobernador de Buenos Aires durante ocho años, el que se quedó en el umbral de la puerta de entrada a la Casa Rosada está en boca de toda la dirigencia del PJ bonaerense, que, sin distinción de tribus, empieza a verlo como una opción para 2023 ante la falta de presidenciables de fuste, incluido el Presidente. Ante una elección nacional que se presenta “muy compleja” y con la necesidad imperiosa de retener el territorio donde se libra la madre de todas las batallas, el justicialismo que forma un scrum en la provincia necesita de un bombero, acaso el mismo que intentó -sin éxito- apagar el incendio en 2015.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Bajo el liderazgo de Kirchner, el PJ bonaerense en el que confluye el frentetodismo en proceso de reunificación tiene como objetivo central retener el poder en la madre de todas las batallas. Alambrar la provincia es un paso necesario pero insuficiente: para lograrlo, también necesita que el candidato que vaya en la boleta nacional no sea un chaleco de plomo.

 

El mote le calza a Alberto Fernández, según dirigentes del kirchnerismo duro. Pero también entre el albertismo nonato empieza a tomar cuerpo la idea de que con el Presidente no se puede. De una ronda de consultas de Letra P a dirigentes de distintas tribus del peronismo bonaerense que confluyen en el justicialismo surgen tres coincidencias: hay carencia de figuras candidateables que generen gran expectativa, nadie menciona al Presidente como postulante y todos pronuncian el apellido Scioli.

 

El desembarco -este miércoles- del exgobernador al Gabinete nacional y, más aún, la expectación que genera la llegada de un dirigente que geográfica y políticamente se mantuvo a prudente distancia de la guerra interna entusiasman a distintos sectores, que ven al Pichichi con chances de jugar la revancha de 2015, cuando perdió la presidencia frente a Mauricio Macri por solo 678 mil votos.

 

El intendentismo de Buenos Aires estaba exultante este miércoles, en la previa del acto de asunción, que fue mudado al Museo del Bicentenario para poder albergar a todos los asistentes. La mayoría de los jefes comunales del conurbano y del interior mantienen una excelente relación con el exmotonauta desde sus años de gobernador de la provincia.

 

“Scioli es un distinto. Tiene mucha muñeca política. Durante la campaña de 2015 dijo todo lo que iba a pasar si Macri llegaba a la presidencia. Podría ser el candidato del Frente de Todos, ¿por qué no? Tiene buena relación con todos y se bancó con estoicismo todos los embates internos del kirchnerismo”, indicó a Letra P un intendente del conurbano.

 

Pero incluso en La Cámpora, que siempre tensó la relación con Scioli mientras este fue gobernador, lo ven como una chance para salir por arriba del laberinto. “Al lado de lo que nos pasó con Alberto, Scioli es una joya”, bromeó un dirigente que se mueve en la cúpula de la organización liderada con Kirchner, al tiempo que, aunque reconoce que no fue el candidato que más les gustara en 2015, hoy se convierte nuevamente en “una opción”.

 

Aunque no se refirió a la posibilidad de una candidatura, hasta el ministro de Desarrollo para la Comunidad de la provincia de Buenos Aires y lanzallamas designado en la guerra contra la Casa Rosada, Andrés Larroque, destacó las virtudes de Scioli. Lo hizo al término de la reunión de este martes en el PJ: dijo que le va a “aportar dinamismo” a la gestión en el ministerio que dejó Matías Kulfas, destacó “la capacidad de comunicación que tiene Daniel” y reconoció que es “una figura de peso político”.

 

Pese a que se abraza al cliché “falta mucho para hablar de postulación”, gran parte de la dirigencia especula y coincide en mencionar a Sergio Massa, a Axel Kicillof y a Eduardo de Pedro como presidenciables, al tiempo que todos los consultados coinciden en que Scioli ya forma parte de esa lista de posibles candidatos.

 

Bajo la idea de convertir Buenos Aires en el faro que marque el rumbo del Frente de Todos, en el PJ analizan diversas acciones y uno de los puntos centrales establecidos por Kirchner es la necesidad de recuperar la épica peronista, para lo cual -estiman- necesitan un hito, una medida nacional, profunda, masiva y de efecto rápido para llevar como bandera en lo que resta de gestión.