26|7|2022

Carrió crucificó al socialismo y a Javkin y rompió el frente de frentes

La líder de la CC bajó a Santa Fe a erosionar el armado opositor. Durísimos palos a Bonfatti y al intendente de Rosario. La UCR, la gran afectada. 

ROSARIO (Corresponsalía) La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, llegó a Santa Fe con la misión de dinamitar el frente de frentes, el armado opositor que aspira a construir la UCR, en sintonía con el PRO, el socialismo y CREO, la fuerza del intendente Pablo Javkin.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Lilita preparó el terreno. La semana pasada, su referente en la provincia, la exdiputada nacional Lucila Lehmann, rechazó el armado de una alianza con el socialismo, en especial con el exgobernador Antonio Bonfatti, a quien directamente responsabilizó por la situación de narcocriminalidad que azota a la provincia.

 

Con el terreno preparado, Carrió entonces aterrizó este martes en las localidades norteñas de Tostado y Sunchales a rubricar los dichos de su aliada santafesina. “El frente de frentes en Santa Fe significa volver a llevar al poder a quienes fueron responsables del narcotráfico en la provincia", dijo. Clarito, sin eufemismos.

 

El dardo es sentido como una daga por el socialismo. A la altura del “narcosocialismo” que en su momento bravuconeó el exdiputado de La Cámpora Andrés Larroque en el Congreso, en 2012. Por más esfuerzo que haga en apuntar especialmente a Bonfatti, el palazo es sentido por todo el PS. Supera cualquier interna partidaria, en concreto.

 

Cuenta la leyenda, como para sumar otro dato, que un dueño de medios le recuerda cada tanto al gobernador Omar Perotti que ganó las elecciones de 2019 el día que Carrió, días antes de los comicios, vinculó a Bonfatti con el narcotráfico desde un set de televisión, en prime time.

 

Carrió, este miércoles en Santa Fe, redobló la apuesta. No solo crucificó a Bonfatti, sino que también eligió entre sus enemigos públicos al propio Javkin. “Siempre supe que era cobarde”, disparó. “Las personas pueden ser brillantes, pero pueden ser inútiles y creo que en Rosario estamos en presencia de un intendente brillante desde lo intelectual e inútil para poder controlar algo de la vida pacífica. Los barrios en Rosario están desiertos”, amplió.

 

Carrió y Javkin fueron socios históricos. El intendente llegó a presidente nacional de la Coalición Cívica – ARI, se conocieron bajo la cobija del progresismo y llevaron la bandera de la centro izquierda por los caminos hasta romper el vínculo.

 

Javkin le respondió casi al instante vía Twitter. “Cobarde e inútil es dividir para que ganen siempre los mismos. Que en la 34 (y la 11, 38, 9 y el río) hacen falta fuerzas federales, es obvio. Pero en Rosario mucho más, lo sabemos los que vivimos acá. Y yo soy el intendente de Rosario, vivo sin custodia, rodeado de gente común. Necesitamos que las fuerzas federales que están en Capital y el conurbano se distribuyan en el interior. En las rutas, en el río y en las ciudades como Rosario. Y le pido a Carrió que nos ayude con lo qué pasa en las cárceles, que es donde se organizan los crímenes”, escribió en dos mensajes.

 

Cómo queda la cosa

El otro afectado por los dichos de Carrió, además del PS y CREO, es el radicalismo de Santa Fe, al que ahora se le hará más cuesta arriba el armado del frente de frentes. La UCR pelea desde hace rato por ordenar a todo el peronismo para competir en 2023. Pero no puede dominar ni contener daños colaterales, como la verba de Elisa.