13|8|2022

Guzmán Fernández de Kirchner confronta con los empresarios no alineados

10 de junio de 2022

10 de junio de 2022

A confesión de Braun, relevo del ministro, que endurece su discurso. Abierto desafío a parte del Círculo Rojo si no acata sus políticas de control de precios. 

Ahora, el ministro de Economía, Martín Guzmán, está dispuesto a endurecer sus formas y ponerles límites a los empresarios que salieron a mostrar poder de fuego en términos de remarcación de precios. La temeraria confesión Federico Braun, el dueño de los supermercados La Anónima, que controla la porción más grande de la comercialización en la Patagonia, significó un desafío a las metas inflacionarias que se fijó el Palacio de Hacienda, que busca hacer descender la presión alcista en las góndolas. La nueva cara pública del funcionario se asemeja a la postura confrontativa que el presidente Alberto Fernández puso en juego durante los últimos días, en línea con los históricos reproches al sector privado de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, revitalizados en los últimos días por la viralización de los dichos del "oligarca bueno"

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Guzmán mantiene una evidente política de seducción del empresariado, especialmente con el sector que tiene capacidad de incidir de manera directa sobre los precios y que tomaba decisiones para "cubrirse" de la suba de costos, afectado por la inflación internacional. Esa postura le generó fuertes críticas de parte del kirchnerismo, una de la tres patas de la coalición oficialista, desde donde le reprochaban ser muy "blando" con una parte del sector privado que continuaba con la remarcación en las góndolas. Las quejas, primero puertas adentro, se hicieron públicas al escalar la interna del Frente de Todos. Para atenuarlas, Guzmán auspició el proyecto de renta inesperada, presentado esta semana con un discurso de barricada muy K, con el que espera recaudar 1.000 millones dólares del Círculo Rojo

 

En el Palacio de Hacienda, relativizan el giro discursivo del ministro. Aseguran que se muestra con maneras amables, pero es "muy duro" a la hora de negociar y de poner reglas de juego. "Hay una confusión generalizada entre las formas que muestra y el carácter para tomar decisiones", afirman en su entorno. Como fuere, en la medida en que haya otras muestras desafiantes a la política de control de precios que puso en juego el Gobierno, se repetirán las muestras de endurecimiento, tanto en las formas como en los hechos. No cayó nada bien que los empresarios que lo invitaron a dar un panorama sobre la situación económica esta semana lo recibieran con discursos que sobrepasaban lo crítico.

 

Para el Círculo Rojo, la escena que se desarrolló este miércoles en la celebración de los 20 años de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), estuvo delineada para que un sector más duro del establishment pudiera "mostrar los dientes" ante el avance del kirchnerismo en el Frente de Todos. "Los que pasaron el mensaje fueron (Paolo) Rocca y (Héctor) Magnetto. Lo de (Luis) Pagani fue pura corrección", le dijo a Letra P uno de los comensales del almuerzo que reunió a los multimillonarios que manejan gran parte de la economía doméstica. El dueño de Techint y el mandamás del Grupo Clarín dejaron claro el distanciamiento con el modelo económico del Gobierno.

 

Hubo una grieta natural dentro del mundo de los negocios: quienes buscaron confrontar con el Gobierno a pesar de los buenos modales de Guzmán y los funcionarios albertistas frente a quienes evitaron pasar por la coyuntura en virtud de los pedidos del propio Fernández de evitar malos augurios para intentar cambiar las expectativas inflacionarias por cuestiones domésticas, más allá de los efectos de la guerra entre Rusia y Ucrania.

 

En la cumbre de AEA quedó claro que, ante el cambio en la Secretaría de Comercio Interior con la salida de Roberto Feletti y el traslado a la órbita que conduce Guzmán, el establishment puso todas sus energías en cuestionar el plan Precios Cuidados. En particular, los supermercadistas están sintiendo la caída de las ventas ante la falta de abastecimiento de productos con valores regulados, debido a que las empresas alimenticias prefieren el canal de cercanía para enviar listas con remarcaciones, sin necesidad de informar cambios. En el fondo, con la salida del kirchnerismo del área de control de precios, creyeron ver una pequeña victoria en medio de la guerra contra la inflación, según admitieron desde una alimenticia.

 

Al asumir, el nuevo secretario de Comercio Interior, Guillermo Hang, mantuvo una serie de reuniones con empresarios de distintos sectores. Se trata de encuentros de "reconocimiento" entre el flamante funcionario, que responde directamente al ministro, y las fábricas y comercios que les ponen precios a los productos. "Guillermo está pidiendo y escuchando propuestas a todos y en las próximas semanas van a empezar ya las reuniones con más definiciones", señalaron a Letra P en su entorno. Tiene tiempo para ponerse al día con la renegociación de los Precios Cuidados, que vence el 7 de julio.