28|6|2022

No todo lo que Evita es oro: Guzmán, respaldo en el barro y críticas desde adentro

17 de mayo de 2022

17 de mayo de 2022

El ministro de Economía bajó al territorio con el apoyo de movimientos sociales Los reproches de sus pares del Gabinete por el rumbo, cada vez más sonoros. 

Después de que Máximo Kirchner le reprochara, en teoría, sólo contar con la banca del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de ClarínMartín Guzmán pisó este martes el conurbano bonaerense de la mano de las organizaciones sociales aliadas al gobierno de Alberto Fernández, con un sonoro respaldo público del Movimiento Evita de Emilio Pérsico. La foto en el "barro" de la política territorial, en Don Orione, un barrio de Almirante Brown, la compartió con el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, uno de sus pares en las filas albertistas, pero no necesariamente alineado al poder que el jefe del Palacio de Hacienda buscó demostrar en las últimas semanas. En medio de las esquirlas del ataque kirchnerista, el titular de Economía  busca mostrarse fuerte, aunque dentro en el elenco ministerial empezaron, en voz cada vez menos baja, a elevar el tono de las críticas por la falta de resultados a la gestión. 

 

El funcionario más apuntado por el cristinismo multiplicó su actividad en las últimas semanas. A las visitas al Círculo Rojo y sus apariciones en medios de comunicación, viene agendado reuniones bilaterales con sus pares del Gabinete. Al mediodía de un martes de mucha "rosca" y "protocolo", estuvo con el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, para analizar una de las mayores preocupaciones que afectan al jefe del Palacio Hacienda: la inflación. Sucede que el valor del trigo está más volátil que nunca y le mete presión al precio doméstico del pan. El ministro se resignó a surfear los próximos meses con precios por encima de lo "normal" en productos menos esenciales, como autos e incluso textiles, pero a fin de cuentas un impacto en alimentos de primerísima necesidad podría ser fatal para su destino en el gobierno.

 

"El respaldo del Presidente está", les confirmó Guzmán a sus asesores. Con ese as en la manga, el funcionario empezó a diseñar apariciones en escena pública con otros ministros. No hubo orden directa de Fernández, según pudo saber Letra P, pero con su continuidad, en medio de la guerra de guerrillas que vive el Frente de Todos, alcanzó como símbolo de poder. "No se puede cambiar el caballo en el medio del río", dejó dicho el jefe de Estado. Lo que aún no aclaró es el tiempo en que se puede sostener adentro del agua, incluso si el nivel se profundiza tanto que se convierta en mar. Ahí las dudas quedaron en mano del resto del gabinete, cuyos integrantes ya no ocultan, en charlas informales, sus diferencias con el rumbo económico.

 

"Planteamos el tema de la inflación y el efecto que provoca en los barrios. Todos sabemos que existen problemas que superar, pero lo importante es que el ministro (Guzmán) tiene claras cuáles son las preocupaciones de la gente y responde a los pedidos", afirmó a Letra P uno de los que caminó junto a Guzmán este martes, el secretario gremial de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), Gildo Onorato. El referente social confirmó que existe luz verde para enviar al Congreso la ley de Monotributo Social, la herramienta que las organizaciones sociales oficialistas tienen a mano para "comenzar el camino de la formalización de un sector importante de la economía, que nunca fue reconocido como tal", dijo.

 

Esteban Castro, secretario general de la UTEP, fue claro cuando le tocó el turno de hablar en la recorrida de Guzmán por el sur del conurbano bonaerense: "Desde las situaciones más complejas es desde donde organizamos. Y eso sólo se percibe recorriendo esos lugares", aclaró. Ese mensaje sirvió para valorar el trabajo social que hacen las organizaciones sociales, y además para agradecer la visita del ministro. El dirigente social, en línea con Onorato, recordó que "hay un proyecto global que desde hace 40 años decide dejar a la economía popular sin trabajo". "Nosotros decidimos crear trabajo y crear un sindicato. Esa economía debe ser mirada desde esos lugares. El mercado existe, pero también existe esta economía", afirmó.

 

La pata territorial-social del Gobierno fue admitida como polo de poder por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, cuando hace 15 días visitó Chaco. Rápido de reflejos, Pérsico abrió el puente, que ya había utilizado otras tres veces más antes, pero ahora con un contenido político distintivo, en medio de las tensiones en el FdT. "No recuerdo que nos hayamos reunido con otro ministro de Economía. Para nosotros esto es muy importante", sostuvo Martín Villalba, presidente de la Federación Unión Nacional de Cooperativas Argentinas de Trabajado (Funcat). Guzmán sintió el empoderamiento popular, una de las patas que necesitaba para su mesa.

 

Zabaleta se sumó a la foto con la intención de sumar a su causa que es "bajar la tensión" entre los integrantes de la coalición gobernante. "Todos, en esta fuerza política y en este Gobierno queremos lo mismo: distribuir la riqueza, fortalecer la economía popular, a los trabajadores y trabajadoras de la economía popular. Queremos un Estado que siga brindando más derechos y mejores servicios, un Estado que incluya", afirmó en su discurso en la cooperativa bonaerense.

 

Esa declaración estuvo en línea con gestos de otros integrantes del equipo presidencial, como sucedió con Feletti, que evitó meter el dedo en la llaga de las retenciones para el trigo. Hubo bandera blanca y nadie quiso agitar los conflictos internos, aunque el entorno de Guzmán sabe que es "transitorio", ya que no desconoce las críticas off the record que le hacen al economista los otros integrantes del Gobierno. "Los más albertistas están disconformes. Parece que el apoyo más concreto es del Presidente", admitió un integrante del gabinete económico, un espacio de gestión que quedó desdibujado tras la peor parte de la pandemia. "Ya no hay medidas que unifiquen miradas, por eso está casi desactivado", le dijo a Letra P otra fuente que integra ese espacio en desuso.