29|6|2022

Las garras de los hijos, el show de Milei y boleto picado para Macri y CFK

29 de abril de 2022

29 de abril de 2022

El Círculo Rojo quiere jubilar a los expresidentes. Fernández, sin futuro; Guzmán hizo agua. Enojo de Galperin por filtración de fotos y noticias.

El Círculo Rojo del Círculo Rojo dejó claro que quiere jubilar a la grieta o, al menos, a sus principales ejecutores. En casi tres días de rosca y operaciones, los empresarios más poderosos del país, que dejaron de lado a otros de peso que tienen menos involucramiento político, mostraron sus cartas para 2023: pidieron reunir al 70% del anticristinismo para desactivar a la vicepresidenta Cristina Fernández, se entusiasmaron con el retorno del liberalismo al control económico durante los próximos cuatro años y le picaron el boleto a Mauricio Macri. Aunque también confrontaron, en las formas, un grupo de hijos de dueños tradicionales de empresas, visibilizados por Eduardo Escasany (h), con otros más dialoguistas, encabezados por el hombre argentino más rico, mudado a Uruguay, Marcos Galperin.

 

En el cocktail de bienvenida, los empresarios se dedicaron a quejarse por el escenario económico local y la presión impositiva, pero, principalmente, por la “necesidad de salvar” a la parte del oficialismo que se está perjudicando con “el odio de Cristina”. A solas, sin la presencia de los invitados especiales que iban a llevarse la atención durante todo el jueves, se pudo ver una clara diferencia entre los líderes de la organización. Por un lado, el grupo Generación por una Argentina Mejor (GAM), que integran los hijos de los dueños de las empresas más poderosas del país, y Endeavor Argentina, conducida básicamente por los unicornios y el anfitrión del cónclave, el dueño de IRSA y el Banco Hipotecario, Eduardo Elsztain.

 

Boleto picado

Hubo consenso. El establishment se jugó un pleno: la grieta entre Macri y CFK quedó en el pasado. Con la vicepresidenta hay una “cuestión de piel”, más allá de que los empresarios hayan dejado trascender la “muy buena imagen” que dejó en la edición pasada el ministro de Interior y referente de La Cámpora, Eduardo de Pedro. “Hay que hacer lo posible para que se conforme un antikirchnerismo”, evaluó uno de los millonarios que se reunían por grupos en la bienvenida al exclusivo resort & spa de Bariloche, que le dio nombre al Foro Llao Llao. Incluso, hubo algunos enviados que intentaron convencer al presidente de la Cámara de Diputados de la Nación y socio en el Frente de Todos, Sergio Massa, de que abandone el barco. Creen que el presidente Alberto Fernández “no tiene mucho futuro”, ante la necesidad de mantener la alianza para llegar al fin del mandato.

 

Según pudo reconstruir Letra P con distintas fuentes que participaron del cónclave, el paso de Mauricio Macri por el salón de eventos fue “decorativo”. “A Mauricio muchos de los presentes lo quieren desde lo personal. Pero vino a dar un discurso que atrasa siete años. Era el candidato de 2015… quiere hacer los cambios que no hizo en su mandato y no asume ningún error”, le confesó a este medio uno de los presentes del encuentro en la Patagonia. El Círculo Rojo ya no confía en que el expresidente tenga “capacidad” para “enfrentar los desafíos de la Argentina que se viene, que necesita sumar poder desde distintos lados porque el escenario es bastante feo”, analizaron.

 

Galperin, el dialoguista. Elsztain, el anfitrión perfecto

El hombre más rico con documento argentino, Marcos Galperin, viajó desde su Uruguay de residencia a la coqueta Bariloche. Lejos de hacer pesar sus dólares y sus pesos argentinos y uruguayos, el líder de los unicornios se sentó en primera fila durante todas las conferencias que brindaron los invitados y siguió con atención los escenarios presentados. Incluso, quedó “maravillado” con el panel de empresarios y sindicalistas que estuvieron el jueves. Algunos presentes, que vieron de lejos la escena, notaron que el empresario se acercó y dialogó “muy amablemente” con el secretario general del Sindicato del Vidrio y titular de la Juventud Sindical de la CGT, Cristian Jerónimo. “Podía evitar esos contactos y, a pesar de haberse enfrentado con (Hugo) Moyano por la sindicalización en Mercado Libre, dicen que quedaron en mantener el diálogo para hacer cosas en conjunto”, comentó un testigo.

 

Hubo un consenso pleno entre los dueños de las empresas: “Elsztain es un anfitrión de lujo”. Integrante de Endeavor Argentina, pero un fuerte entusiasta del trabajo del GAM, el dueño de los shoppings y hoteles de lujo del país cerró la grieta entre los hijos que “pidieron cirugía mayor terminar con el kirchnerismo” y los dialoguistas alineados con el estilo “zen” de Galperin. Estuvo presente durante todo el tiempo, recibió a los invitados y se quedó hasta que el último de los invitados se retiró. “Pensamos este espacio para la escucha y el respeto”, les dijo al cierre.

 

Larreta candidato contra un hijo con garras

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ofreció un discurso prearmado, que incluso circuló entre medios de comunicación afines al PRO antes de hablarle a los empresarios. Alertado por eso, el líder de Juntos por el Cambio los desafió a realizar preguntas “picantes”. Hubo una que entusiasmó a los que apuestan por su llegada a Presidencia. “¿Si Mauricio (Macri) quiere ser candidato, te vas a presentar?”, le preguntó uno de los asistentes. “Vamos a ir a una PASO en Juntos por el Cambio. Y yo voy a ser candidato, y competiré contra los que quieran presentarse”, les confirmó. La definición generó alivio, según admitieron algunos de los comensales.

 

Pero no todas fueron buenas, para el líder de la derecha nacional. Integrantes del grupo Endeavor Argentina le reclamaron “generar una unidad entre todos los sectores para enfrentar la crisis que dejará el kirchnerismo para el 2024” y le aconsejaron sumar a Sergio Massa en ese esquema. “Sergio es mi amigo, pero hoy está con los K”, les respondió, aunque aclaró que, de llegar al gobierno, su intención será “incorporar dirigentes de distintos sectores para lograr gobernabilidad” y tomar medidas que no choque contra la sensibilidad social. Ahí intervino Eduardo Escasany (h), que disparó sin más: “Eso es ser muy blando”.

 

Del Milei rockstar al enojo por “colados” y “filtraciones”

El paso del diputado Javier Milei contrastó con la visita del presidente del IERAL, Carlos Melconian. Mientras al integrante de la Fundación Mediterránea lo criticaron por la “soberbia” con que les habló a los empresarios, al libertario lo condenaron por su “clase de economía de primer año en la facultad”. Recorrió sus bases para un futuro gobierno en una Argentina sin impuestos ni Banco Central, desplegó su “show” cuando se bajó del escenario y hasta se dio el gusto de chicanear la alegría del retorno de las políticas de los '90. “Yos soy liberal como vos”, le dijo uno de los empresarios sentados en los cómodos sillones del Llao Llao, pero Milei lo corrigió: “Yo no soy liberal, soy libertario”. Lo cierto es que “nadie tomó en serio su análisis”, aclaró una de las fuentes que participó del cónclave.

 

Los consultados admitieron que el ministro de Economía, Martín Guzmán, mostró con solidez sus pensamientos en materia económica. Pero que hizo agua cuando buscaron respuestas a problemas concretos de la actividad productiva. Los organizadores intentaron, sin éxito, sumar otra figura del oficialismo para “no quedar desbalanceados” ante una presencia tan opositora como la del jueves. Pero el grupo de Whatsapp de los participantes ardió cuando se multiplicaron las quejas por las filtraciones del evento, que tenía como punto de acuerdo el hermetismo. Fue Galperin el que encabezó la ira porque dentro del complejo había periodistas de, al menos, dos grandes grupos de medios nacionales que reprodujeron las charlas.