PROYECCIÓN '23

La CGT de Paraná busca arrimar una silla a la mesa de Bordet

Con autoridades renovadas, la Regional de la capital entrerriana apuesta a reflotar el diálogo con el gobernador. Voz, voto y lugares en las listas.

PARANÁ (Corresponsalía Entre Ríos) Entusiasmo y enojo son las dos sensaciones que usa un dirigente de la Confederación General del Trabajo (CGT) provincial para resumir el estado de ánimo del movimiento obrero de esta ciudad. Se explica a Letra P que el fastidio es, entre otros puntos, porque el sindicalismo no es convocado por el gobernador Gustavo Bordet. El entusiasmo, porque observa que puede ser el momento para hacer valer su capital simbólico y material cuando se definan los nombres de las listas en el próximo proceso electoral.

 

La relación institucional de la Regional Paraná con la CGT Nacional está resuelta por varias vías: Horacio Otero, coordinador de la Secretaría de Interior, comandada por la UOM; Jorge Ávalos, de Camioneros, quien tiene línea directa con Pablo Moyano, y cada secretario general con sus terminales en Buenos Aires. Sin embargo, el poder político provincial hay un escaso a nulo dialogo, algo que intentará revertir la dirigencia gremial en este nuevo tiempo.

 

Con sus autoridades recientemente renovadas, la Regional Paraná de la central obrera, que nuclea a los sindicatos de ese departamento, de Diamante, de La Paz y de Nogoyá, busca arrimar una silla a la mesa de decisiones de Bordet. También, un lugar en el armado electoral de 2023.

 

Por un lado, con el reflotamiento de las 62 Gremiales Organizaciones Peronistas y, si no se da por limitantes institucionales, refuncionalizando una Mesa Sindical Paranaense a la que entienden como un espacio político para dar musculatura e influir en aspectos decisivos. Fundamentalmente, en lugares en las listas legislativas que no ocupan desde 2015, cuando el camionero Antonio Alizegui terminó su mandato como diputado provincial. Después hubo otros sindicalistas que lograron sentarse en las bancas, pero consideran que no en representación del movimiento obrero. También reclaman volver a tener incidencia en la Secretaría de Trabajo, sobre todo para mediar en los conflictos laborales con el sector privado.

 

“Hay algunos que no tenían miedo en juntarse con los trabajadores”, resume Oscar Barbieri, de Dragado y Balizamiento. Prefiere no ponerle nombre propio al reclamo, pero para ilustrar recuerda que en el pasado reciente, durante el primer gobierno del justicialista Jorge Pedro Busti, eran convocados con regularidad para intercambiar ideas. Fue entonces que le propuso la creación de una escuela que fomente la educación en producción naval, proyecto que se concretó. Mucho después, este año, el presidente Alberto Fernández inauguró un nuevo edificio: fue donde el mandatario pidió “un aplauso para Cristina (Fernández).

 

Triunvirato

La regional paranaense optó por continuar con el modelo de conducción tripártita. Barbieri y Ávalos renovaron sus mandatos y a ellos se sumó Nicolás Baños, de Telefónicos (Soeesiter), un dirigente joven que se incorporó recientemente a la actividad sindical. Forma parte, según la jerga peronista, del trasvasamiento generacional. Reemplaza a Hugo Salazar, de la UOCRA, quien se encargaba de la rosca y buscó su reelección, pero no logró reunir las voluntades suficientes.

 

Del acto eleccionario, que definió los cargos por los próximos cuatros años, destacan que es la primera vez en la historia de la seccional que se hace por voto directo y secreto. Votaron 47 de 53 organizaciones y hubo dos mujeres, entre ocho candidatos, que se postularon pero no contaron con el respaldo suficiente para estar entre los tres primeros. Si bien cada sindicato tuvo un voto, que quede afuera el representante de los constructores, organización que a través de su secretario General, Walter Doronzoro, hizo campaña más abiertamente por el peronismo es un dato a anotar.

 

Javier Milei y Rogelio Frigerio, luego de que éste firmara el Pacto de Mayo.
Rosario Romero, intendenta de Paraná.

También te puede interesar