CÍRCULO SANTA FE

Perotti fertiliza

El gobernador intervino por un insumo clave para el campo que escasea. Gestiona créditos del Banco Nación. Puente al negocio importador y otro guiño al agro.

En medio de la tensión con el Gobierno por la suba de retenciones a los subproductos de soja, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, aprovechó para reclamarle al presidente Alberto Fernández soluciones respecto a la montaña rusa que enfrenta el agro con los fertilizantes. Tomó carrera y le pidió línea de créditos del Banco Nación a productores para subirse desde la provincia y presionó por la disponibilidad de dólares para que las empresas del agro importen el insumo; una jugada con la que manda de nuevo señales a todo el agro y se despega con cintura de las medidas de la Casa Rosada.

 

El gobernador parece tener el botón rojo a mano cada vez que tocan al campo y, desde Santa Fe, pretende ser una caja de resonancia de cuestiones que tienen implicancias nacionales. Pasó con Vicentin, con el cierre de exportaciones de carne y soja procesada, pasa ahora con la alerta por los fertilizantes, el insumo clave para la producción. Actualmente, el 80% se importa y, principalmente, desde Rusia, lo que generó un doble impacto de escasez y aumento de precios dolarizados que podrían golpear las cosechas. 

 

En una de las últimas reuniones que tuvo con el Presidente por el aumento de retenciones, el gobernador puso sobre la mesa la problemática de los fertilizantes. Por un lado, pidió activar financiamiento para el insumo y también que se abra el grifo de dólares para poder importarlo. Este pedido desnuda que el Gobierno corre de atrás al campo. “¿Te parece que tenga que ir el gobernador a Buenos Aires y decir ‘che, podrían dar créditos para fertilizantes y producir más'?”, cuestionó una fuente perottista en contacto con Letra P.

 

Así se generó un avance en una problemática que viene asustando al agro desde hace más de un mes. El peso de Perotti como gobernador influye en los reclamos y el sector lo exprime al máximo. En la semana, el gobierno provincial presentó Siembra Más, una línea de financiamiento del Banco Nación de 7.000 millones de pesos para la compra de fertilizantes, que tendrá una bonificación de las arcas santafesinas. El pedido a Fernández parece haber hecho efecto.  

 

Nada alcanza

Hace unas semanas las entidades del agro le plantearon al gobernador que lo más complejo de cara a la siembra es la falta de previsibilidad de las variables y que la inversión depende de condiciones como los precios, tipo de cambios, cupos para importar y retenciones, más que las herramientas ocasionales como la de los créditos.  

 

Por eso las importadoras de fertilizantes, como Agricultores Federados Argentinos (AFA), que se sentó en la mesa a abordar el financiamiento, aprovecharon la ocasión para insistir con la intervención del gobernador en la disponibilidad para importar. Según supo Letra P, con la disparada de los precios del maíz y el trigo, aumentó la demanda de fertilizantes de los asociados y productores independientes y hoy el sector tiene un cuello de botella por delante. También tiene un enorme negocio en boxes para despuntar.

 

En ese marco, al lobby político se sumó la Cámara de la Industria Argentina de Fertilizantes y Agroquímicos (CIAFA), que tiene a ACA, AFA, Bunge, Dreyfus, Profertil (única fabricante nacional del fertilizante más usado) y otras más de 50 agroquímicas como socias. En la semana fue recibida por el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, y el titular del Banco Central, Miguel Pesce, donde presionaron por más cupos para la importación para ya llegar holgadas a la siembra del trigo en dos meses, a la de maíz en septiembre y luego a la de la soja.

 

"El Gobierno tiene en claro la necesidad de contar en tiempo y forma con los insumos para la producción", respondieron en CIAFA ante la consulta de este medio. Dicen que hubo un compromiso por más que signifiquen millones e incluso el Central emitió una comunicación habilitando pagos a ese tipo de importaciones.

 

Hay una cuestión que emparenta al programa de financiamiento con el pedido para liberar la importación y puede complejizar el escenario: si no se destraba la provisión de fertilizantes, el insumo aumentará aún más por haber poca oferta y mucha demanda y el financiamiento llegará tarde.  

 

“Una oferta inelástica provocará que cualquier estímulo a la demanda termine financiando una nueva suba y no el volumen. Es decir, si hay más demanda en un producto de escasez como el fertilizante, se trasladará al precio y los créditos servirán para cubrir esa suba y no las cantidades necesarias para aumentar la producción”, sostuvo a Letra P Pablo Olivares, director de la consultora P&G.

 

Todo es negociación día a día y dólar a dólar. Una fuente de una entidad rural planteó que se desacople el precio de los insumos del agro y no solamente el de "la mesa de los argentinos", como plantea el Gobierno. El perottismo no ve mal esa idea y sostiene que el programa Siembra Más va en ese sentido: “Una manera de desacoplar el fertilizante es el financiamiento con tasa del 29% con inflación del 50% directo al productor sin intermediarios”, plantea.

 

Martín Yeza y Gabriel Vega luego de la asamblea del PRO.
El gobernador Maximiliano Pullaro junto al ministro de Desarrollo Productivo, Gustavo Puccini (izq.), el secretario de Desarrollo Industrial, Guillermo Beccani en la reunión con mineras. 

Las Más Leídas

También te puede interesar