PASO 2021

Randazzo se juega la subsistencia con sus globos de centro

Tras la gaffe de 2017, vuelve a intentarlo para reinstalarse. Flaco de tropa, apostó al electorado antigrieta con pátina outsider y mucho marketing digital.

El exministro de Cristina Fernández y primer precandidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires por el frente Vamos Con Vos, Florencio Randazzo, empieza a jugarse el domingo su permanencia en la política grande. O, más exacto, vuelve a intentar reinstalarse, algo que en 2017 no le salió. Necesita hacer una mejor elección; busca convertirse en la tercera fuerza, detrás de las coaliciones ubicadas en los extremos de la grieta. Su esperanza está puesta en el electorado desencantado con Juntos y con el Frente de Todos, en algo del voto Sergio Massa y en la fuga, post PASO, del votante de Facundo Manes. Por eso, apostó a una reversión de la doctrina PROdenarvaísta del tipo común, a la incorporación de outsiders de la política a sus listas y a una campaña profusa en márketing digital que le dio segundos de prime time a costa de controversia. 

 

Se sabe, Randazzo no pelea por un triunfo, ni siquiera por acercarse a los dos espacios más fuertes. Su batalla es por su propia subsistencia política. Pesa sobre él el recuerdo de 2017, cuando, aun con el sello del PJ y la imagen fresca de buen gestionador, obtuvo apenas 5,3% de los votos.  

 

En el arranque de la travesía 2021 tenía otras expectativas. Muy temprano, acaso demasiado, anunció su candidatura con la esperanza de repavimentar la avenida del medio que tiempo antes había dejado huérfana el presidente de la Cámara de Diputados de la nación. Amanecía 2021 y el Flaco de Chivilcoy aún soñaba con seducir a dirigentes que pululaban por fuera de los grandes frentes. Pero la aparición de Manes frustró sus planes. Esos dirigentes, como Margarita Stolbizer, Emilio Monzó o Joaquín de la Torre se fueron con el neurocientífico y Randazzo se quedó apenas con algunos colaboradores de Roberto Lavagna, una mínima estructura del partido de Graciela Camaño y un puñado de dirigente de Libres del Sur.

 

Una vez en la pelea, pensó una campaña finalmente no lograda. Quiso mostrar una lista ocupada y bancada por ciudadanos de a pie, cansados de la grieta y la polarización. Fue en ese marco que eligió a su compañera de fórmula, la empresaria pyme Carolina Castro. Sin embargo, su campaña terminó siendo fallida y él, el candidato de la puteada con una seguidilla de spots polémicos.

 

Como sea, Randazzo busca subsistir y volver a jugar en las grandes ligas; se esfuerza por no volver a quedar marginado. Su pelea es contra Nicolás Del Caño y José Luis Espert; busca meter algún representante en la legislatura bonaerense. Con eso sobreviviría.

 

Si finalmente lo logra, quien se autoproclama como el hombre que le dijo “no” a CFK podría consolidarse como una opción a futuro, y ser parte del engranaje político.

 

Apunta sus cañones al elector desencantados con la política, apático y que ve el fracaso en Juntos y el peronismo gobernante. En su entorno sueñan conquistar al votante que le dio volumen a Massa en las elecciones de 2013, 2015 y 2017.

 

Ponen una ficha a la derrota de Manes frente a Diego Santilli confiando en captar en las generales parte de ese voto radical que no votaría al PRO. A esos sectores apuntó durante su cierre de campaña en Tres de Febrero. “La polarización es un negocio de dos facciones que nos está llevando al fracaso y a un país sin futuro”, dijo. Y pidió “convencer a los desencantados”. “No dejemos que el futuro nuestro y de nuestros hijos quede en manos de pocos. Si votamos lo mismo, el resultado va a ser lo mismo. Somos los únicos que tenemos propuestas concretas para los problemas que enfrenta el hombre común”, insistió.

 

Victoria Villarruel, en el Senado.
El bloque oficialista de Martín Llaryora, Hacemos Unidos por Córdoba, está dispuesto a consensuar modificaciones en la ley del juego online con la oposición.

También te puede interesar