26|11|2022

El rebelde de la cordillera

02 de junio de 2021

02 de junio de 2021

El intendente oficialista de El Bolsón quiere ser candidato a diputado, pero choca con el esquema de Weretilneck. El respaldo de la liga de intendentes.

El intendente de El Bolsón, Bruno Pogliano, aviva su candidatura a diputado nacional para las elecciones de este año. Ya demostró que pretende salir de la cordillera, pero adolece de la bendición del conductor político del oficialismo rionegrino, Alberto Weretilneck. La patriada significa poner en riesgo un municipio en un año que no se renuevan los ejecutivos locales. El jefe comunal asegura contar con el respaldo de sus colegas del oficialismo.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Pogliano se anotó en la lista de nombres para competir por una de las dos bancas que Río Negro tiene que renovar en la Cámara de Diputados. Su deseo por llegar al Congreso choca con el hermético esquema del oficialismo rionegrino, que depende de Weretilneck y de la gobernadora Arabela Carreras. Por decisión propia, milita su posible candidatura entre la liga de intendentes, un grupo que se había conformado para barajar algunas alternativas en un año bisagra para la consolidación de JSRN en el Congreso.

 

Pogliano se instaló como el candidato de los intendentes, aunque algunos de los que ejercen el poder territorial de JSRN prefieren mantenerse al margen y, al ser consultados por Letra P, repiten en reserva una frase: “La política la maneja el senador”. Por el contrario, el jefe comunal de San Antonio Oeste, Adrián Casadei, salió a respaldar a su colega. Pogliano asegura tener el apoyo de Claudio Di Tella, de Cipolletti; de Gustavo Gennuso, de San Carlos de Bariloche; y de Pedro Pesatti, de Viedma, aunque este -consultado por este medio- negó integrar cualquier movida electoral.

 

“Me parece fantástico que un intendente nos pueda representar en el Congreso. En ese sentido, creo que Bruno Pogliano es un intendente exitoso, teniendo en cuenta que El Bolsón estuvo muchos años sin encontrar el rumbo”, le dijo Casadei al diario El Cordillerano. Sus declaraciones levantaron polvareda en el oficialismo y asentaron un rumor que se había cimentado en el verano. Gennuso, en un anticipo sobre quién prefiere, planteó que “Bruno (Pogliano) sería un gran candidato”.

 

El principal retén a sus aspiraciones son los problemas domésticos. Si la candidatura de Pogliano avanza y se convierte en diputado nacional, la Intendencia quedaría a cargo del presidente del Concejo Deliberante. Pero, como falta más de un año para que termine su mandato, la Carta Orgánica municipal establece que se debería llamar a elecciones en esa zona andina para elegir a su sucesor. Pogliano fue reelecto en 2019 en plena consolidación territorial de JSRN donde también se anexó a Cipolletti, Villa Regina, Viedma, entre otras localidades

 

Fuentes partidarias le confirmaron a Letra P que a Weretilneck no le agrada poner en riesgo un municipio que debería ir a las urnas recién en 2023. Pogliano, decidido a jugar por el envión que le da un puñado de intendentes de JSRN, buscará hacer valer la gestión que -para él- lo posicionaron dentro y fuera del partido.

 

Logros

El 68% de los votos, que le permitió acceder a un segundo mandato en El Bolsón, fue el motivo que lo impulsó a buscar el apoyo de sus pares para una eventual candidatura. El intendente cree que llegó el momento de salir de su territorio y comenzar una carrera en el Congreso. Decidido, puso a trabajar a un equipo legal para ver cómo se puede sortear la instancia electoral municipal, como lo marca la Carta Orgánica.

 

Otro de los justificativos de su patriada es la alta exposición nacional. En el entorno destacan su presencia en los medios de comunicación debido a diversos conflictos que debió atravesar su gestión. Primero fueron los incendios en la comarca andina, ocurridos en el verano. Luego el bloqueo de caminos por parte de las comunidades mapuches y, finalmente, su prolongada internación (40 días) como consecuencia del covid-19.