10|4|2021

Distribuidoras de gas piden aumentos, pero lo que crece es la interna oficial

26 de febrero de 2021

26 de febrero de 2021

Reclamarán un alza del 30% en cargos de distribución para que la factura domiciliaria se eleve un dígito. Guzmán, Martínez y Bernal dirimen subas y subsidios.

Las distribuidoras de gas más grandes del país presentaban por estas horas, entre este viernes y el lunes, la documentación con el pedido de aumento tarifario hasta fin de año. Según distintas fuentes oficiales y del sector privado, las empresas requerirán al Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) incrementos en los valores de distribución que implicarán que las facturas domiciliarias aumenten entre 8 y 11 por ciento a partir de mayo, si el precio del gas que entra al sistema de transporte se mantiene constante. De seguir esa línea, la suba sería mucho menor a la que preveía el ministro de Economía, Martín Guzmán, para que no aumente el peso de los subsidios energéticos, en términos del PBI. Sin embargo, otras fuentes del Gobierno no daban por saldada la discusión interna sobre cuánto subirá la energía y cómo se cubrirá ese costo en el 2021 electoral.

 

La documentación, que estará online la semana próxima, será insumo de discusión en la audiencia pública que convocó el interventor del Enargas, Federico Bernal, para el próximo 16 de marzo, requisito previo para aumentar las tarifas del gas de red en la transición definida hasta que se negocie la Revisión Tarifaria Integral (RTI). Bernal promete que la audiencia no será un mero trámite administrativo y que el Enargas tomará en consideración la palabra de los consumidores para definir el aumento final. El secretario de Energía, Darío Martínez, llamó a otra audiencia pública para un día antes, pero para definir qué porción se subsidiará del precio del gas como insumo (el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte, o PIST). En ese mix de audiencias públicas y virtuales se define, en parte, la interna del Gobierno sobre el rumbo de las tarifas de energía.

 

Tres grandes distribuidoras confirmaron a Letra P que pedirán incrementos en los cargos de distribución del orden del 30 por ciento, algo que pelotearon en reuniones con Bernal. Las transportistas solicitarían subas similares, aunque el Enargas considera que sus balances muestran mejores números que los de las distribuidoras. Por el peso del transporte y la distribución en la factura de gas, las boletas aumentarían en torno a un dígito. Una de las distribuidoras, que afinaba sus números, trabajaba con la hipótesis de un aumento de entre 8 y 11 por ciento en las facturas residenciales, según el nivel de consumo.

 

En el Enargas y en las distribuidoras asumen que el precio del gas en el PIST se mantendrá en los valores actuales, congelados desde 2019. De ser así, los subsidios deberán subir. Y ahí es donde la discusión interna sigue trabada. Como contó Letra P, Guzmán es partidario de dar aumentos en línea con la inflación para que el peso de los subsidios en el gasto no aumente. Martínez trabaja en esa sintonía, con el objetivo de segmentar las tarifas de acuerdo al poder adquisitivo, pero Bernal piensa diferente y le dijo a El Destape Radio este jueves que hay margen para incrementar los subsidios más allá de ese límite.

 

"La cuestión de que los subsidios no superen el 1,7 del PBI (es decir, que no crezcan en términos reales) se está conversando. Entiendo yo que no es un porcentaje que esté cerrado ni definido", dijo Bernal. "Cuando Guzmán menciona la cuestión tarifaria, dice: 'Hay una ley de Presupuesto y tenemos que alinearlas al Presupuesto'. Yo estoy en el Enargas y estoy a cargo de la ley 24.076, que es el marco regulatorio y dice que las tarifas tienen que ser justas y razonables. A lo que aporta Guzmán, yo hago otro aporte y digo que las tarifas tienen que estar alineadas a lo que se pueda pagar, porque son de un servicio público esencial", siguió el interventor.

 

En el Palacio de Hacienda admiten que el ministro deberá hacer concesiones a la política, tanto en el tema tarifario como en la negociación con el Fondo Monetario Internacional. "Sabe que la política influye en lo técnico", indicaron cerca suyo. En definitiva, Guzmán explorará hasta dónde su plan presupuestario tiene camino allanado con el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

Por lo pronto, Martínez comenzó a "podar" subsidios en los márgenes. Con una resolución, quitó un subsidio al menos a 2900 grandes empresas, colegios privados y sanatorios privados que no compraban su electricidad en el mercado mayorista y recibían energía a un precio inferior al de mercado. En Energía anotan un ahorro de $35.000 millones al año y adelantan que habrá medidas similares, en una suerte de "sintonía fina" para bajar el gasto sin tocar a los consumidores. La segmentación de subsidios en función del poder adquisitivo quedará para más adelante, cuando se realicen las Revisiones Tarifarias Integrales, coinciden tanto en Energía como en el Enargas. 

 

Las empresas miran todo esto sin entender demasiado. No comprenden por qué se celebrarán dos audiencias públicas para definir la factura de gas. "Discutir el PIST, a Doña Rosa no le cambia nada; discutir la tarifa de distribución y transporte sin impuestos ni PIST, tampoco", indicaban. En sus pedidos de aumento, remarcarán que tienen tarifas congeladas desde abril de 2019 y que el precio de transición alcanzará solo para mantener costos.