LA MESA DE LOS ARGENTINOS

Del aplauso a la micro, parte II: pressing oficial a los gigantes del consumo

El Gobierno imputó a grandes empresas por no abastecer a los comercios, mientras afina la convocatoria a mesas sectoriales por los precios de los alimentos.

La Secretaría de Comercio Interior imputó a grandes empresas de consumo masivo por "retención en sus volúmenes de producción o falta de entrega", en lo que pareció una marcada de cancha de cara a la convocatoria de las mesas sectoriales para definir el esquema de costos, precios y salarios de 2021.

 

La comunicación oficial de este miércoles a la mañana sorprendió a las compañías, que definían hacia el mediodía una estrategia común. La imputación alcanzó a prácticamente todas las grandes empresas de consumo masivo: Mastellone, Molinos Río de la Plata, Fargo, Aceitera General Deheza (AGD), Danone, Molinos Cañuelas, BungeUnilever, Procter&Gamble, Paladini y la distribuidora de golosinas Potigian.

 

La dependencia de Paula Español les inició el proceso administrativo porque "habrían incumplido la intimación de 'incrementar su producción hasta el más alto grado de su capacidad instalada y arbitrar los medios a su alcance para asegurar su transporte y distribución con el fin de satisfacer la demanda', que fue la otra cara del congelamiento de precios que comenzó a regir en marzo de 2020, con el inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio.

 

No obstante, hasta este mediodía, algunas de esas empresas todavía no habían recibido una notificación formal. Otras, consultadas por Letra P, acababan de obtener la intimación y analizaban la documentación que se les solicitaba. "Nos parece poco feliz, porque la industria de alimentos y bebidas se comportó muy bien durante la pandemia, no faltó nada, y no somos los responsables de la inflación", bufaron en una gran compañía. Las firmas pueden sufrir multas y sanciones contempladas en la resolución 100 de Secretaría de Comercio (que fijó los Precios Máximos) y la Ley de Abastecimiento, hasta 10 millones de pesos, aunque en el Gobierno indicaron que la finalidad del proceso es intimar a las empresas a que aumenten su producción.

 

Según la comunicación oficial, inspecciones de la Secretaría de Comercio realizadas entre noviembre y enero constataron que en las góndolas de supermercados hay faltantes de distintos tipos de productos, como aderezos, harinas, aceites, y lácteos. Luego se requirió información a las empresas fabricantes y, por último, se avanzó con la imputación por incumplir la resolución 100, de marzo de 2020.

 

A Unilever, por ejemplo, se le detectó "una caída de casi el 100% en su inventario de aderezos".  En Danone, el Gobierno "corroboró una disminución relevante en la producción y despacho de quesos cremas y postres". En Procter & Gamble, "una reducción importante en el stock" de pañales y detergentes. Fargo, dueña de casi todas las marcas de pan envasado del mercado, mostró "una reducción en el stock de diversas presentaciones de raviones y ñoquis, tapas de empanadas y de pan lactal". AGD "acreditó una baja de inventario en la totalidad de marcas". Molinos Río de la Plata mostró "una importante reducción de inventarios de harinas, productos a base de arroz, arroz y aceites", indicó Comercio Interior. Lo mismo ocurrió con Bunge, en en lo referente a aceites y harinas. Mastellone, Molinos Cañuelas, la distribuidora de golosinas Potogian y Paladini "no aportaron información con el detalle requerido".

 

Mientras las empresas analizaban las imputaciones, avanzaban en una estrategia de respuesta en común. En una gran firma especularon con que el presidente de la Coordinadora de Industrias Alimenticias (Copal) y vice de la UIA, Daniel Funes De Rioja, sentaría una posición oficial. Sería una respuesta institucional que escalaría el conflicto. Funes de Rioja, convocado la semana pasada a la mesa de diálogo con el Gobierno, será el referente del sector privado en las discusiones sectoriales por el costo y los precios de los alimentos, que comenzarían la semana próxima, de acuerdo con fuentes del Ministerio de Desarrollo Productivo.

 

CEOS y segundas líneas de Unilever, P&G, Molinos Río de la Plata y Danone, entre otras, asistieron el jueves pasado a la reunión que encabezaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros de Economía y Desarrollo Productivo, Martín Guzmán y Matías Kulfas. Coincidieron en ponderar la presentación macroeconómica de Guzmán pero luego se preguntaron cómo aplicaría el Gobierno los ajustes en la micro para que se cumpla con el objetivo de contener la inflación. 

 

Inflación: alimentos, el rubro que más influye en el Índice de Precios al Consumidor del INDEC.
Economía y negocios: quién es el empresario joven que lidera un holding que abarca energía, salud y trenes

También te puede interesar