24|6|2022

River, entre el resultado cantado y la pelea por el segundo puesto

02 de diciembre de 2021

02 de diciembre de 2021

Se vota este sábado en el Monumental. D’Onofrio se despide y Brito asoma el sucesor. La disputa política –en el club y más allá– alcanza a las otras listas.

El búnker era en el Complejo C, en Chacarita, el mismo que eligió el Frente de Todos en 2019 para festejar su triunfo y en 2021 para festejar su derrota. Había bombos, flameaban banderas y durante algunos segundos se cantó contra Mauricio Macri. Salvo los colores, todo coincidía, pero las coincidencias llegaron hasta ahí. Ni bien los insultos contra el expresidente empezaron a amplificarse, Rodolfo D’Onofrio pidió que dejaran de hacerlo: él mismo había evocado aquella frase de Macri previa a la final de la Copa Libertadores 2018 (“El que pierda va a tardar 20 años en recuperarse”) y ahora intentaba calmar a hinchas diciendo que en ese espacio, Filosofía River, el respeto es uno de sus aspectos innegociables.    

 

La escena ocurrió este martes, en el acto de cierre de campaña del oficialismo riverplatense, que también resultó un cierre de ciclo y despedida para D’Onofrio. Luego de ocho años de gestión en el Monumental, el presidente de River le estaba entregando la posta en público a Jorge Pablo Brito, el heredero del Banco Macro que este sábado intentará asegurar su otra herencia: la continuidad del oficialismo en las elecciones millonarias, siempre observadas y nutridas por el Círculo Rojo del país.

 

Cuarenta y tres mil personas están habilitadas para votar en el estadio de 10 a 20 y, por primera vez en la historia, se implementará el cupo femenino del 20% en cada área del club. 

 

Todo indica que el trinomio Brito-Patanian-Villarroel ganará con holgura los comicios: si en algún momento se había puesto en duda, la Liga Profesional que acaba de obtener el equipo de Marcelo Gallardo y el clima de euforia y celebración que campea en River disiparon esa sensación.

 

Lo reconocen, incluso, sus principales competidores: en público, aseguran que desbancar al oficialismo es muy difícil. En privado, lo muy difícil se transforma en “imposible”. El ciclo deportivo más exitoso de la historia, con Gallardo como emblema, relativiza cualquier desequilibrio financiero o económico que en otro contexto podría ser la excusa para posicionarse. 

 

Mucho más que un premio consuelo

La disputa que aparece este sábado es la de tres candidatos (Antonio Caselli, Carlos Trillo y Luis Belli Principe) por el segundo puesto. En su cuarta apuesta por quedarse con la presidencia de River, Caselli aspira a mantener su referencia como opositor con la inyección de votos que podría significarle David Trezeguet. Embajador de la Orden de Malta hace dos décadas y líder de una ambigua travesía en el Burgos FC –el equipo español que compró en 2019, lo ascendió pero lo dejó en medio de una crisis institucional–, Caselli asegura que la inclusión de Trezeguet, campeón del mundo con Francia, le da un carácter más global a su espacio e hizo crecer las expectativas. “Hay todo tipo de encuestas, pero no me guió porque últimamente fracasan y fallan. Así pasó a nivel nacional”, le responde a Letra P ante la pregunta sobre esas expectativas trasladadas a intención de voto.   

 

Del otro lado, Trillo sí se guía por las encuestas. Al menos, por las que le acercan y lo entusiasman. Cirujano plástico y director del Departamento Médico del club entre 2001 y 2009, Trillo asegura que, a pocas horas de los comicios, hay un empate técnico entre él y Caselli. “Estoy seguro de que le gano”, le dice a Letra P. Nadie puede tirar la toalla antes de subirse al ring.

 

Lejos de ser un premio consuelo, como sucede en la mayoría de los clubes, el segundo puesto de las elecciones en River ofrece casi cincuenta cargos: tres vocalías titulares en la Comisión Directiva, cuatro suplentes, seis puestos en la Comisión Fiscalizadora (cuatro titulares y dos suplentes) y entre 25 y 35 representantes en la Asamblea. Es un buen punto de partida para construir hacia el futuro. 

 

En esa pelea por el segundo puesto se juegan también algunos aspectos políticos de segundo o tercer orden. Así como el puente River-Gobierno estará asegurado por la excelente relación que tienen Brito con Sergio Massa –una de las tantas herencias que le dejó a “Jorgito” su padre–, las dos coaliciones que se disputan el poder en Argentina llevan representantes en las otras listas. 

 

Además de Trezeguet, Caselli lleva un apellido rutilante para la política nacional como vice segundo: Nicolás Rodríguez Saa, sobrino de Alberto, el gobernador de San Luis, y actual diputado nacional por el Frente de Todos. 

 

Lo curioso es que enfrente, en la lista de Trillo, asoma otro candidato a vice que también es diputado (de la provincia de Buenos Aires) pero por Juntos por el Cambio: Alex Campbell ofrece un acercamiento a algunos sectores del Círculo Rojo. Dio una muestra el otro día, antes del partido que River jugó contra Rosario Central en el Gigante de Arroyito: en TNT Sports entrevistaron a Trillo y a Campbell durante casi diez minutos.

 

La dirigencia del oficialismo empezó a hacer llamadas sorprendida de que estuvieran ahí, dado que no había público visitante y tampoco forman parte de la Comisión Directiva, cuando se enfurecieron por el modo en que habían entrado al estadio. Los dos portaban credenciales de prensa de…Turner, algo que desde el sector de Campbell desmienten y que otros atribuyen al alcance, cada vez más amplio, de Enrique Sacco en la cadena televisiva. Así como Sacco ayuda a construir al espacio de Juntos en Independiente, que encabeza Fabián Doman, en River genera estos pequeños aportes.

 

Belli Príncipe, el tercero en discordia de la pelea por el segundo puesto.

Son aportes que saben que no harán ganar la elección, pero que pueden servir para ganar el segundo lugar, el límite de lo posible para quienes se encuentran hoy en la oposición de River.