15|5|2022

La caldera del Diablo, entre el lobby judicial PRO y la incertidumbre

16 de diciembre de 2021

16 de diciembre de 2021

Avellaneda está al Rojo vivo tras la suspensión de los comicios que celebran Cambiemos y Doman. Ritondo, goleador en tribunales. Una jueza, dos mostradores.

Independiente va a terminar el año peor de como lo empezó. Si durante meses se especulaba con que el resultado electoral iba a enfriar el clima político y la tensión creciente de todos estos meses, el fallo de la Justicia que suspendió los comicios de este domingo 19 atizó un fuego que seguirá durante todo el verano. 

 

El tablero político del Rojo, con movimientos de piezas que se sucedieron durante todo este 2021, devino un tablero judicial. Tras la inhabilitación de la Junta Electoral a la lista que encabeza Fabián Doman y mientras el conductor denunciaba en televisión y radio la proscripción a su espacio, detrás de escena, el diputado nacional Cristian Ritondo activaba sus contactos para contrarrestar ese golpe.

 

A las pocas horas de conocerse la impugnación, se presentaron tres recursos de amparo. Uno pertenece al trinomio que conforman Doman, Néstor Grindetti y Juan Marconi y otro de Ritondo, el armador de ese espacio. Los dos fueron presentados en Avellaneda, pero, por no tener la cámara conformada, se trasladaron a Lomas de Zamora. El tercero se presentó en La Plata, donde se trata todo lo vinculado con las personerías jurídicas, la razón por la que la Junta Electoral de Independiente había anulado la candidatura del animador televisivo.

 

Contra reloj, con el horizonte corto que suponían las elecciones este domingo, a esa estrategia judicial le siguió todo el lobby posible: la sombra del exministro de Justicia bonaerense Gustavo Ferrari y del expresidente de Boca Daniel Angelici asoma sin que nadie se anime a nombrarlos on the record. Cuando Angelici mandaba en el Xeneize, convocó a Ferrari para que se sumara como secretario general. El fútbol siempre vuelve a convocarlos. 

 

Finalmente, la presentación que surtió efecto fue la de Ritondo: la Sala III del Juzgado en lo Civil y Comercial número 3 aceptó el recurso presentado por el diputado nacional y uno de los principales opositores a Hugo Moyano, de quien fue vocal en su primer mandato (2014-2017).

 

Con jerga judicial, la jueza Rosa María Caram y el juez Sergio Hernán Altieri patearon el tablero político y electoral del club para el año próximo: "Revócase la resolución apelada, disponiéndose la suspensión del acto comicial dispuesto para el día 19 de diciembre de 2021 en el Club Atlético Independiente hasta la ocasión en que se dirima la cuestión de fondo introducida con la pretensión de amparo que aquí se ventila".

 

¿Cuál es la cuestión de fondo? Ni más ni menos que la presentación de la lista que encabeza Doman, que tiene detrás a todo el espacio del Cambiemos rojo: al intendente de Lanús y a Ritondo se le suman otras caras que juegan desde más lejos, como el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela; Enrique Sacco –pareja actual de María Eugenia Vidal–, el senador Martín Lousteau y Patricia Bullrich.

 

No solo está esa ala política partidaria: muchos dirigentes que formaron parte de la gestión Moyano construyeron y ampliaron este espacio opositor al que impugnó la Junta Electoral y ahora soldó la Justicia: Carlos Montaña (vicesegundo), Fabio Fernández (tesorero), Daniel Seoane y Jorge Damiani son algunos de los desencantados del moyanismo que ahora quieren destronarlo. “La gestión del club se cerró en dos o tres personas y después de eso vinieron todos los problemas”, le dice uno de ellos a Letra P

 

Hay una curiosidad en la que casi nadie reparó: la jueza Caram conoce como pocas personas la situación económica de Independiente. Desde 2005, cuando estaba en el juzgado Civil y Comercial N° 5 de Lomas de Zamora, lleva adelante el concurso de acreedores del club. 

 

“Tenemos un pasivo de 36 millones, repartidos entre 245 acreedores, que esta Comisión Directiva no generó pero se ve obligada a tomar esta decisión”, justificó en 2005 Julio Comparada, el presidente de entonces. Dieciséis años después, de acuerdo a su último balance, Independiente tiene un pasivo de casi 40 millones de dólares (a la cotización oficial).

 

¿Y ahora qué?

Obviamente, el significante de “elecciones pospuestas” tiene varios significados: para la oposición, como declaró Doman, fue un “alivio” porque era “una locura y antidemocrático” que se hicieran sin la lista que él encabeza. Para el moyanismo, que publicó un comunicado oficial el mismo miércoles, resultó una “actitud irresponsable” del juzgado, motivado por “presiones mediáticas”.

 

El tercer espacio en cuestión, que lleva como candidato a presidente a Claudio Rudecindo, ofreció un sincericidio. “Ante tantas idas y vueltas, celebramos la intervención de la justicia para que todos los socios puedan tener la tranquilidad de que lo que se decida sea lo justo; aun siendo perjudicial para nuestra agrupación”, publicaron.

 

 

Con la feria judicial que empieza en apenas dos semanas, las tres agrupaciones especulan que las 43 mil personas que están habilitadas para votar podrán hacerlo en febrero o marzo. El estatuto del club, reformado en 2016, no prevé una situación como la que ocurrirá a partir de la semana próxima. Sin embargo, todo indica que Moyano, aún con su mandato cumplido, deberá presidir al club hasta que se realicen las elecciones. 

 

“Tenemos que juntarnos los tres espacios y consensuar una fecha”, aseguran en el espacio de Doman, que espera otro guiño de la Justicia, aunque esta vez desde La Plata, donde se analiza la documentación del Frente Unidad Independiente. Allí podría estar el indicio de cuándo y cómo terminará esta historia.