07|1|2022

“La Provincia necesita dirigentes con raíz territorial y militancia”

04 de noviembre de 2021

04 de noviembre de 2021

El jefe comunal de Brown y candidato destaca la llegada de intendentes al gabinete. Runrún Seguridad, Berni y reelecciones. Proyecto legislativo y campaña.

Mariano Cascallares (52) es uno de los intendentes que emergió con mejores números electorales en las PASO. En Almirante Brown, el distrito que gobierna desde 2015, el Frente de Todos le sacó 16 puntos de diferencia a Juntos. Fue uno de los triunfos más abultados entre sus vecinos, los intendentes de la Tercera sección, donde el peronismo es amo y señor. En Lomas de Zamora, su amigo Martín Insaurralde sacó 10 puntos más que el frente opositor. En Esteban Echeverría, tres.

 

Faltan poco más de una semana para las legislativas, en donde compite por una banca en la Legislatura bonaerense, y Cascallares apenas modifica su agenda. La campaña es la gestión y estar “en el metro cuadrado de la gente”, como dice el nuevo asesor del FdT, el catalán Antoni Gutiérrez-Rubí.

 

El intendente empuja el viejo ventanal de la sala de reuniones del municipio y se abre un enorme balcón embaldosado que da a la plaza Esteban Adrogué. Es un barrio de adoquines y viejos chalets, el corazón del distrito de Almirante Brown. A pocos metros está la famosa casa de verano de los Borges, donde Jorge Luis vivió buena parte de su vida y escribió sus mejores cuentos.

 

Almirante Brown es extenso y el contraste entre las calles arboladas y elegantes de Adrogué con otras localidades es marcado. En Don Orione, localidad de Claypole, por ejemplo, está uno de los complejos de monoblocks más grande de América del Sur, con más de 50 mil habitantes, y a pocos kilómetros, Glew combina barrios de pobreza suburbana con zonas semi rurales.

 

Cascallares nació en Adrogué, fue al Colegio Nacional de Adrogué y vive a pocas cuadras de la Casa Municipal, donde tiene su despacho. Es, en cierto modo, un producto típico de esa clase media pujante.

 

-¿Por qué en Brown el FdT sacó más ventaja que en otros municipios de similares características?

 

-Porque cuando la campaña se basa en las necesidades de la gente, funciona. Ahora la campaña es la gestión.

 

-¿Hay autocrítica por lo que fue la primera parte de la campaña previa a las PASO? ¿Hablaron de temas alejados de la gente?

 

-Los vecinos están viendo ahora algo distinto a lo que vieron en septiembre. La agenda se va transformando. Daniel (Gollan) y Victoria (Tolosa Paz) estuvieron en la pandemia con gestiones sobre temas sensibles, como la asistencia social y la salud, y no se escindieron de ahí.

 

-¿Se siente interpelado por el planteo del asesor Gutiérrez-Rubí de hacer campaña en el “metro cuadrado de la gente?

 

-Nosotros no estamos haciendo nada distinto en esta parte de la campaña. Es lo que hacemos los 365 días del año. Los intendentes estamos la mitad del tiempo tomando decisiones en una oficina y el resto recorriendo el distrito.  Tal vez en la primera etapa de la campaña hubo encuentros más grandes, de otro tipo. Y ahora es cuerpo a cuerpo.

 

-¿Dónde estuvo el error? ¿En qué fallaron?

 

-Nosotros no nos olvidamos a qué vinimos: a volver a poner en marcha el proceso productivo, a generar empleo, a que la gente tenga un mango en el bolsillo y pueda pensar en llevar a la familia unos días a la costa.

 

-La llegada de los intendentes al gabinete de Kicillof no se vio como un movimiento natural sino como algo impuesto. Se habló mucho de eso. ¿Cuál es su mirada?

 

-Hubo ruido, es cierto. Pero, a la vez, era previsible que para la segunda parte del gobierno de Axel hubiera movimientos en este sentido. La Provincia necesita nutrirse de dirigentes con raíz territorial y con militancia. Es razonable que después de las elecciones intermedias los gobiernos tengan alguna modificación. Para las segundas etapas siempre se buscan dirigentes territoriales, se mira a los intendentes. Recuerdo lo que pasó en 2009, cuando llegó (Baldomero) Cacho Álvarez a Desarrollo Social y el “sherif” (Alejandro) Granados a Seguridad.

 

-El gobernador dijo que la llegada de intendentes al gabinete le aporta territorialidad al gobierno…

 

-Cuando uno pasa por un gobierno local pasa por una escuela intensiva de gestión. Acá, en el territorio, o aprendes o los vecinos te corren, te sacan el apoyo. Alberto Fernández lo vio cuando designó a (Gabriel) Katopodis, a (Jorge) Ferraresi, a (Juan) Zabaleta… Ahora Axel (Kicillof) toma esta decisión en la coyuntura electoral. Hay temáticas como la seguridad en donde aportamos soluciones concretas. Hay que seguir debatiendo lo de las Policías Locales. Se puede conducir de forma descentralizada y más eficiente.

 

-Se lo mencionó a usted para reemplazar a Berni en Seguridad. ¿Ese escenario es posible? ¿Se lo ofrecieron? ¿Le interesa?

 

-No hablé el tema con nadie. No hay nada. Estoy enfocado en el rol en la campaña. Estuve con Kicillof y con Insaurralde en estos últimos días prácticamente a diario y nunca se habló de ese tema.

 

-¿Cómo es su relación con Berni?

 

-Tengo una relación personal muy larga y muy buena. No veo que haya ruido.

 

-¿Cuál va ser su misión en Diputados? ¿Qué Legislatura se imagina?

 

-Voy a ir a la Legislatura con el desafío de darle más autonomía a los municipios, descentralizar la política pública. Lo hablé con el Presidente, con Cristina (Fernández) y con Kicillof. Los municipios tienen que cumplir un rol cada vez más importante en las políticas públicas. Hay que mirar modelos de otras provincias, como Córdoba, donde los municipios tienen muchas más prerrogativas. Hay que trabajar leyes en ese sentido.

 

-¿Qué opina de Santilli?

 

-Es difícil ver que esos que hasta hace dos días defendían los recursos de la Ciudad de Buenos Aires, la más rica del país, y en contra de la Provincia, ahora se presentan y digan que van a defender a los bonaerenses. Me cuesta pensar que un vicegobernador de Chaco puede ser candidato a gobernador de Corrientes. A Santilli le queda incómodo decir que viene a defender a los bonaerenses.

 

-¿Apoya la ley que prohíbe las reelecciones indefinidas?

 

-Eso estará en debate en algún momento. Cuando un intendente no funciona, no le resuelve los problemas a la gente, no hace falta ninguna ley ni limitarlo formalmente.

 

-¿Dice que la ley es injusta?

 

-Es injusto para la gente. Es injusto que no sean los vecinos los que elijan quién conduce los destinos del municipio.