18|1|2022

El cordobesismo y la recorrida final para evitar una victoria amarilla épica

10 de noviembre de 2021

10 de noviembre de 2021

Busca conservar las tres bancas en Diputados ante el temor del crecimiento de JxC. Territorialidad y endurecimiento discursivo, en el sprint final de HxC.

El peronismo cordobés encara la última parte de la campaña rumbo a la elección legislativa con una sensación ambigua. Por un lado, logró marcar el pulso de la discusión desde el primer momento de la etapa post-primaria y, por otro lado, mira los números y teme que una abultada victoria de Juntos por el Cambio (JxC) lo aleje demasiado de su objetivo de ganar una banca en el Senado y mantener tres en Diputados. Quedan dos días de campaña y una recorrida final furiosa, con actos simultáneos y un Juan Schiaretti recargado que, afianzado en sus discurso antikirchnerista, buscará restarle votos a la alianza opositora.

 

“La campaña fue por etapas. Lo primero que había que hacer era garantizarse el segundo lugar para ganar la banca de Alejandra (Vigo) en el Senado. Por eso los festejos el día de la elección. Ahora, el objetivo es sostener los tres diputados”, explican desde el comando de campaña de Hacemos por Córdoba (HxC). De hecho, el inicio de la primera etapa proselitista tuvo a Vigo y a Natalia De la Sota como protagonistas de cara a las primarias y, luego, el propio gobernador salió a recorrer la provincia.

 

Tras las PASO, el discurso del oficialismo provincial fue mutando desde la idea de "defender los intereses de los cordobeses" hasta la denuncia al supuesto "ataque" del gobierno nacional "en contra del federalismo". El blanco elegido por el schiarettismo fue la Casa Rosada. De hecho, esta semana el gobernador salió a responder las críticas del Presidente al cordobesismo. No es que Schiaretti no quisiera subir al ring a Mauricio Macri y a JxC. Pero cuando lo intentó, no encontró respuestas. “Lo ningunearon”, reconocen en las filas del PRO.

 

En HxC están conforme con lo hecho durante la campaña. Entienden que lograron “hacer hablar” al resto en los términos que propuso el gobernador y supieron aprovechar los errores ajenos. “El problema es que arrancamos demasiado temprano”, analizan a la distancia y se lamentan de la pérdida del impulso inicial. 

 

Entre las filas del cordobesismo se analiza un techo bajo y se lo mira con temor. La estrategia parece haber servido para fortalecer la figura del gobernador, pero ahora habrá que ver si alcanza para mejorar los resultados de las PASO, donde la mayoría del electorado se inclinó por la opción opositora. “Por qué cambiaría (el voto)”, se preguntan por lo bajo.

 

Más allá de eso, la esperanza vuelve a albergarse en el territorio y, en esa dirección, las últimas semanas trajeron buenas noticias para la doble tarea que tiene el peronismo cordobés en el sprint final de la campaña: ganar nuevos votos y restarle a JxC. De hecho, la semana pasada dos intendentes que se contaban en las filas opositoras decidieron dar un salto hacia el oficialismo. Se trata de Marcelo Bustos (Salsipuedes) y Oscar Fasolis (James Craik). “Estamos convencidos que la Argentina tiene que superar la grieta política en la que está inmersa y que no le permite crecer de una manera justa, equilibrada y federal”, argumentaron los jefes comunales en un comunicado. Según ellos, son “muchos" los intendentes que comparten su visión. 

 

En las filas del peronismo no solo sonríen con la suma de apoyos, sino que confían en que el trabajo desde los municipios dará su fruto y permitirá mejorar el resultado de septiembre. Con ese objetivo, HxC volverá a hacer una recorrida por el interior con cierres que se sucederán a lo largo de los días para desembocar, el jueves, en la Capital.

 

Hubo sectores que auguraban un “mayor protagonismo” de Martín Llaryora a lo largo de esta segunda etapa de la campaña. Hay otros que están conformes con el rol que el intendente capitalino cumplió en el proceso electoral, en el que combinó la gestión con la campaña. Puertas adentro, el titular del Palacio 6 de Julio asegura que los votos que llegarán desde el principal distrito electoral de provincia mejorará su performance y sumará votos a los poco más de 150 mil obtenidos en las primarias. Sin gestión, hace cuatro años, el total obtenido por la lista a la Cámara Baja que compartieron el hoy intendente y la propia Alejandra Vigo obtuvo alrededor 194 mil votos.

 

La Calera el miércoles, Córdoba el jueves y decenas de puntos intermedios. La agenda, que tiene al gobernador como principal protagonista, se repite de memoria entre asesores y operadores cordobesistas. “En el medio, hay cientos de actividades más chiquitas en toda la provincia”, que ponen a trabajar con mayor fuerza a intendentes y militancias locales. Con el objetivo “de mínima” ya en el bolsillo, HxC va por sus renovados dos desafíos: conservar la banca de Claudia Márquez y acortar distancias con JxC. Quieren evitar que la “ola amarilla” golpeé con demasiada fuerza y los tiempo hacia el 2023 comiencen a acelerarse más que la cuenta.