20|11|2021

El sprint final de Juntos en la Primera: voto bronca y campaña puerta a puerta

27 de octubre de 2021

27 de octubre de 2021

Se centra en la población descontenta con el gobierno nacional y en la de las periferias que no participaron de las PASO. Macri y Valenzuela, los estrategas.

La mesa de campaña de Juntos de la Primera sección electoral que conducen Jorge Macri y Diego Valenzuela hizo un pequeño ajuste a su estrategia política y de comunicación en esa región del norte del conurbano en el sprint final rumbo a las elecciones del 14 de noviembre: pone el acento capitalizar el descontento ciudadano con el gobierno nacional y se concentra en las periferias de los distritos donde va a buscar a las personas que no fueron a votar en las primarias. Además, lanzaron un operativo para entregar boletas puerta a puerta en todos los distritos.

 

La reunión en que se ajustó la campaña y de la que también participaron los candidatos a senadores provinciales Joaquín de la Torre y Cristian Gribaudo se realizó en Vicente López, pero se viene realizando cada lunes de manera intermitente entre este distrito y Tres de Febrero.

 

En el sprint final repasaron el operativo de entrega de boletas puerta a puerta que ya pusieron en marcha este martes, al igual que el despliegue de fiscales que deberán coordinar con el radicalismo. Además, cruzaron agendas de recorridas con Diego Santilli, que volverá a la sección después de cerrar la semana en el interior, al igual que la de otros líderes del espacio como Horacio Rodríguez Larreta, que estuvo en Luján el lunes para respaldar a Rita Sallaberry, a quienes en la cúpula del PRO ven con chances de pelear el distrito en 2023.

 

No es la única dirigente a quien le quieren dar volumen en el largo plazo. Si bien la prioridad es sostener los porcentajes en Vicente López, Tres de Febrero, San Miguel y San Isidro, no descuidan Hurlingham, Tigre e Ituzaingó, ciudades en las que Juntos hizo una buena elección en comparación con años anteriores con Lucas Delfino, Segundo Cernadas y Gastón di Castelnuovo, respectivamente. Vicente López es un caso particular teniendo en cuenta que el presidente del PRO bonaerense tiene por objetivo romper el techo del 60%, es decir, sumar cuatro puntos a los obtenidos en las generales, que le permita no sólo mantener el control territorial sino reposicionarse como candidato a gobernador por el espacio amarillo después de la derrota frente al Plan Canje pergeñado por el alcalde porteño.

 

Con esta idea, el primo del expresidente de la Nación analiza cerrar para diciembre un acuerdo macro que lo deposite en el gabinete de la Ciudad de Buenos Aires con el objetivo de ganar visibilidad política y ampliar sus márgenes de influencia. Según pudo saber este medio, el eventual desembarco en territorio porteño se mantiene en suspenso para evitar que el movimiento sea leído como una moneda de cambio tras la decisión de declinar su candidatura a diputado nacional este año. Si se concreta, el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires podría ganar un socio de peso en la construcción de su candidatura nacional y el intendente, un principio de acuerdo en su carrera a la gobernación. 

 

De todos modos, todo indica que Macri no tendrá allanado el camino, más si se tiene en cuenta que Valenzuela comenzó a caminar más allá de Tres de Febrero, con marcadas intenciones de meterse en la lista de postulantes a gobernador. La lista sigue con Néstor Grindetti, que en diálogo con Letra P no descartó competir por el sillón de Dardo Rocha, Cristian Ritondo, a quien lanzó la propia María Eugenia Vidal durante un acto, y el jefe comunal de La Plata, Julio Garro, quien ya avisó que comenzará a construir en la provincia tras las generales del 14-N.