X

Carrió, incendiaria: "Si allanan a Macri, tienen que detener a Fernández"

La líder de la Coalición Cívica disparó contra el Presidente por su reunión con Moyano en la Quinta de Olivos. Repudio a la investigación sobre el expresidente.

Redacción 19/09/2020 15:30

El allanamiento a la vivienda familiar de Mauricio Macri sigue generando cruces entre el Gobierno y Juntos por el Cambio (JxC). "Si allanan a (Mauricio) Macri, también tienen que detener a Alberto Fernández, que se abrazó con Hugo Moyano", lanzó la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió. El jueves el juez federal de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta, ordenó el retiro de las cámaras de la Quinta Los Abrojos para constatar si el expresidente había violado la cuarentena por coronavirus al encabezar una reunión. La presencia de la Policía Federal en la residencia de Macri puso en guardia a la oposición y se profundizó el cortocircuito con el Frente de Todos (FdT), que la exdiputada elevó este sábado al pedir el mismo tratamiento a Fernández por mantener reuniones sociales en la Quinta Presidencial de Olivos.

"Entonces también tienen que detener a Alberto Fernández, que se abrazó con Moyano", dijo Carrió por la foto en la que se vio al Presidente y al líder sindical juntos, con sus parejas, sin respetar el distanciamiento social y sin barbijo en Olivos. "No solo le puede contagiar el coronavirus, hay otra pandemia que es la de la corrupción, el delito y el narcotráfico", completó furiosa la exdiputada.

 

 

Macri quedó en el ojo de la tormenta luego de que el intendente de Pinamar, Martín Yeza, revelara que se había juntado con el expresidente en Los Abrojos. El jefe comunal difundió en sus redes sociales el encuentro y comentó que también estuvieron Ezequiel Galli (Olavarría) y Francisco Ratto (San Antonio de Areco). El expresidente no había cumplido los 14 días de cuarentena luego de su viaje a Europa y, rompiendo el aislamiento, encabezó la reunión junto a los intendentes PRO.

El jueves por la mañana oficiales de la Policía Federal se presentaban en el portón de la quinta para exigir la entrega de material fílmico para que la Justicia constatara si Macri había violado la cuarentena. Los oficiales no ingresaron a su hogar. El expresidente no dialogó con los federales, se mantuvo en su residencia e intercambió mensajes con autoridades del PRO para alertar sobre lo sucedido. Horas después, la tropa opositora salió con los tapones de punta a responsabilizar al Gobierno por la decisión de Culotta, el egresado del Cardenal Newman que el macrismo nombró en 2017 y subrogó, durante el gobierno de Cambiemos, el preciado juzgado electoral bonaerense.

 

 

Carrió defendió al expresidente tras el allanamiento en su quinta y dijo que "no violó la cuarentena", ya que "uno puede recibir gente en su casa al aire libre con dos o tres metros de distancia". Y admitió que ella misma tiene reuniones en su casa con diputados que se realizan previamente el test PCR, respetan el distanciamiento social y usan tapaboca. A su vez la exdiputada señaló que nunca vio a Cristina Kirchner usar barbijo y dijo que "el poder se enseña desde arriba".