X

El ministro dijo que les ofreció hacerse cargo de Asuntos Internos pero que prefieren dar charlas “porque ganan cinco veces más”. Críticas a Verbitsky.

Redacción 14/09/2020 11:34

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, volvió a quedar en el centro de la escena tras criticar al periodista Horacio Verbitsky y a los organismos de derechos humanos, a quienes –dijo– “no les gusta laburar” y “son puro bla bla”. En declaraciones a la prensa dijo además que muchos de los policías que la semana pasada participaron de la protesta en Olivos estaban alcoholizados y drogrados y que había infiltrados; y desmintió que le hayan pedido de la renuncia.

Verbitsky había criticado duramente al ministro tras el levantamiento policial. “Berni tiene problemas psicológicos (…) No podés estar todos los días en la tele y enterarte a la vez de lo que pasa en las comisarías”, había dicho.

“A Verbitsky ni siquiera lo leo porque me aburre mucho. Hacer un planteo de ese sentido es faltarme el respeto. A mí no me importa, porque viene de un sector al que no pertenezco. Es faltarle el respeto al gobernador de la provincia de Buenos Aires”, dijo Berni en una entrevista televisiva. Y más: “Él tiene que aclarar muchas cosas, sobre pauta oficial. En algún momento lo vamos a aclarar”.

 

 

Las críticas del titular de Seguridad no se agotaron en el periodista: la hizo extensiva a organismos de derechos humanos. “No les gusta laburar, levantarse a las 7 de la mañana, les gusta cobrar cinco veces más, viajar y tomarse un whisky”. Y afirmó que cuando tomó su cargo ofreció “varias veces” a los organismos que conduzcan Asuntos Internos de la Policía y controlen los excesos de las fuerzas. Tras lo cual dijo: “Ninguno aceptó. No aceptaron porque hay que trabajar. Porque el sueldo de un director es cinco o seis veces menos que los que viven del Estado, dando charlas, viajando”.

“Ese sector es puro bla bla. No se comprometieron cuando le ofrecimos que pusieran en práctica todo lo que dicen sobre la Policía bonaerense. Cualquier persona que trabaja en organismos de derechos humanos cobra cinco o seis veces más”, criticó.

En otro orden, destacó que a pesar de la protesta policial “nunca se puso en riesgo la institucionalidad” y aseguró que “no se rompió la cadena de mandos” en la fuerza que conduce.

 

 

Berni sostuvo que algunos de los policías que protestaron armados en la residencia de Olivos “estaban preparados” para intervenir, tras advertir que muchos estaban “drogados y alcoholizados”, pero destacó que estaba “todo controlado”, por lo que no se debió “llamar ni siquiera a la Gendarmería”.

Además, indicó que “con la infantería se solucionaba todo más rápido” pero que decidió “no convocarla para no contar muertos”.

En ese sentido, el funcionario afirmó que durante el conflicto por la recomposición salarial de la fuerza de seguridad bonaerense él “no” presentó su renuncia y que tampoco se la “pidieron”.

Asimismo, Berni explicó en declaraciones periodísticas que “se sabía” que se desataría una demanda dentro de la fuerza porque “el malestar estaba latente” al sostener que “no hacía falta ser un especialista para saber lo que iba a pasar”.

Por otra parte, al analizar la demanda policial, afirmó que ésta es una problemática “estructural” y afirmó que hasta ahora “nadie tuvo la voluntad, los recursos o la intención” de dar una solución.