X

Las expectativas de cobro son pocas porque se desconoce cuál es el patrimonio. Balances y cifras cruzadas. El fantasma de la quiebra que asoma.

Por 23/08/2020 10:49

Los acreedores de Vicentin ven muy lejana la posibilidad del cobro de sus deudas en el marco del concurso preventivo por un total de 100.000 millones de pesos. No sólo porque recién a mediados de 2021 podría haber una propuesta formal, sino porque ni siquiera creen que la agroexportadora tenga los activos necesarios para poder hacerlo. El balance de 2019, que en teoría a pedido del juez deberían presentarlo a mediados de septiembre, será clave para saber dónde realmente está parada la firma, pero igualmente una serie de sospechas sobre el patrimonio oscurecen la salida de una propuesta de pago.  

La Sociedad Gremial de Acopiadores de Granos, que reúne entre sus asociados a unos 10.000 millones de pesos de la deuda, entiende que lo más complicado es el tiempo que transcurre porque implica una licuación de pasivos. A eso se le suma la quita de la presunta propuesta, que podría llegar recién a mediados del año próximo, según los plazos concursales. “La vemos muy difícil, falta mucho, y más sin ayuda política”, dijo a Letra P Javier Gastaudo, presidente de la entidad que en su momento avaló algún tipo de intervención para correr al directorio.    

El presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Daniel Nassini, desconfía de las espaldas con las que pueda llegar la empresa. “Personalmente, entiendo que a la luz de la marcha de los acontecimientos todo puede terminar muy mal para los acreedores con una convocatoria en la que los activos que tienen no les alcancen para pagar”, dijo según recogió el portal Puntobiz.

 

 

 

Lo cierto es que el patrimonio de la cerealera levanta sospechas desde hace tiempo y hasta se agita el fantasma de la quiebra, tal como cree que puede suceder el ministro de Agricultura de la Nación, Luis Basterra. “En su momento dijeron que la empresa valía alrededor de 800 millones de dólares, pero hay que ver si ese valor existe, porque una cosa es un valor de una empresa funcionando y otra, de una en desguace como parece ser ahora”, completó Gastaudo.

Cada vez resuena más entre los damnificados el balance de comprobación que se filtró del sistema contable de la empresa, el cual deja en evidencia un contraste inmenso con el estado de activos y pasivos que presentó la empresa al pedir el concurso preventivo. En ese informe se detallan todas las cuentas (desde participación en Renova a un galpón), los débitos y créditos y el saldo final de cada una.  

 

 


Estado de activos y pasivos presentado en el concurso el 9 de febrero de 2020.

 


Al último día de enero, el patrimonio era de 63.304 millones de pesos, pero diez días después la empresa asentó en el expediente concursal 2.482 millones de pesos. Esa brecha se explica en parte por los bienes de cambio compuesto por materias primas, cereales, productos elaborados, que pasó de $ 105.826.949.251 a $ 610.617.850 entre uno y otro informe. A dónde fue a parar ese stock, o a través de quién se vendió, son algunas de las preguntas que hacen dudar de la posibilidad de pago en el marco del concurso preventivo.

También suma a la desconfianza una investigación encargada por el Banco Nación, la cual revela que entre el cierre del último informe trimestral del 31 de julio de 2019 y el mencionado estado contable del concurso preventivo, perdió el 93 por ciento de su patrimonio neto, que pasó de 616 millones de dólares a los 41 millones mencionados (2.482 millones de pesos).