X

El dirigente aeronáutico, alineado con Hugo Moyano, selló el primer acuerdo de suspensiones en la firma de bandera. Preocupación por el futuro del sector.

Por 06/06/2020 10:27

Tras el anuncio del ceo de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani, de la intención de la compañía estatal de llevar adelante un ajuste, la Asociación de Aeronavegantes hizo punta en las negociaciones y cerró un acuerdo que garantiza el pago completo de los salarios de bolsillo. “Acordamos el pago de la totalidad de los salarios de bolsillo del personal de abordo y el ajuste se hará sobre los aportes patronales”, le dijo a Letra P el  titular de esa organizaciión sindical, Juan Pablo Brey, sobre el pacto sellado el viernes que, si se replica con el resto de los gremios aeronáuticos que permanecen negociando, implicará un ahorro de 300 millones de pesos mensuales para la aerolínea de bandera.

Se trata del primer acuerdo realizado por una empresa pública en el marco del artículo 223 bis de la Ley de Contrato de Trabajo, la figura que utilizaron la CGT y la Unión Industrial Argentina para sellar el pacto de suspensiones con descuentos salariales.

 

BIO: 43 años. Desde 2013 conduce la Asociación de Aeronavegantes, el sindicato del personal de abordo. Alineado con el espacio gremial que conduce Hugo Moyano producto de la alianza que lo llevó a la conducción del segundo sindicato en cantidad de afiliados del sector. 

 

-¿Cómo fueron las negociaciones en Aerolíneas Argentinas y cuál fue el resultado?

-La empresa nos informó la semana pasada de su intención de hacer un recorte en los salarios por la crisis del sector aeronáutico. Nosotros nos opusimos, porque los ingresos de nuestros compañeros ya vienen deteriorados por la situación y, si hay ajuste, no debería ser sobre sus salarios. Por eso, nos reunimos el miércoles pasado y el viernes y llegamos a un acuerdo para que no haya descuentos.

-¿Qué dice la letra chica del acuerdo?

-Lo firmamos en el marco del artículo 223 de la LCT y mantiene el pago del 100% del salario de bolsillo en junio y julio. El recorte se va a aplicar exclusivamente sobre los aportes patronales, que se van a suspender durante esos dos meses. Después seguiremos negociando para ver cómo evoluciona el panorama.

 


-¿Cuál es la situación de la compañía y de los tripulantes de abordo en particular?

-La mitad de nuestros compañeros estuvo suspendida de hecho en abril y mayo por la cancelación de la actividad. Hasta ahora, estuvimos trabajando prácticamente como voluntarios, porque hubo que cambiar todo. Hicimos vuelos a Shanghái, que son casi 60 horas de vuelo, sin lugar donde quedarnos a descansar o pegarnos una ducha. La situación de emergencia nos obligó a obviar un montón de normas de convenios convencionales. Entonces, creemos que, en parte, el acuerdo expresa un reconocimiento de la empresa a los trabajadores.

-Y hacia adelante, ¿cómo ve el panorama del sector?

-Vienen meses muy complejos. La situación de Latam es muestra de eso: se negó a pagar los salarios a pesar de las intimaciones que hizo el Ministerio de Trabajo. Por eso, este acuerdo nos da certidumbre en AR. Ahora, el presidente Alberto Fernández dijo que no habrá turismo en lo inmediato. En los planes de la aerolínea, en septiembre tenemos que estar volviendo, pero se calcula que va a haber un 30% del volumen de operaciones que había.