X

Con denuncias penales y movilizaciones de médicos de por medio, sube la temperatura en la obra social bonaerense. Fantasmas de cambios y rosca política.

Por 30/06/2020 19:09

La oposición bonaerense se subió al ring de la pelea que el gobierno de la provincia de Buenos Aires a través del Instituto de Obra Médica Asistencial (IOMA) mantiene con la Agremiación Médica Platense (AMP). Una disputa que está atravesada por 12 denuncias penales a médicos que prestan servicio en la capital bonaerense ante el aparente “fraude en perjuicio de la administración pública” y otra directamente a las autoridades de la AMP por la posible “omisión de control de prestaciones médicas”. La entidad de médicos sostiene que detrás de las denuncias que realizó IOMA hay una extorsión para “orientar el sistema de salud hacia un cambio de modelo que elimine la libre elección del médico”. Aunque el titular de IOMA, Homero Giles, descartó esta posibilidad, en Juntos por el Cambio avisan que no comparten “ninguna medida que limite la libre elección de profesionales” por parte de los afiliados del IOMA y ya levantan barricada legislativa.

Al inicio de la gestión de Axel Kicillof, las nuevas autoridades de IOMA encabezada por el médico Homero Giles encararon una auditoría y detectaron que la obra social pública pagó prestaciones que no se realizaron. En esta caso, con 12 profesionales nucleados bajo la Agremiación Médica Platense. Esa situación desencadenó un ida y vuelta que este martes llegó a su pico de tensión con una caravana de médicos por las calles de la capital provincial.

 


 

La AMP apuntó contra Kicillof y Giles. Consiguió como aliado al bloque legislativo de Juntos por el Cambios. La entidad de médicos platenses denuncia que, en realidad, lo que busca la nueva administración de IOMA es orientar el sistema de salud hacia un cambio de modelo que elimine la libre elección del médico, reduciendo la calidad y la accesibilidad del afiliado al sistema solidario de salud. Espejado en el modelo PAMI, sostienen que, “en La Plata, Pami es mala palabra”. 

Para eliminar la posibilidad de que un afiliado elija a su médico debería modificarse el artículo 1 de la ley que crea el IOMA. El camino es legislativo y ahí es cuando se prendió la luz en los despachos de Juntos por el Cambio. Hasta el momento no entró ningún proyecto legislativo alusivo a cambios en el IOMA. Sin embargo, en la oposición –que controla numéricamente la Cámara de Senadores– advierten que no acompañarán “nunca una medida que avasalle los derechos de los ciudadanos a elegir al profesional con quien desea tratarse ante cualquier inconveniente de salud”.

 



La AMP anunció que durante 48 horas -miércoles y jueves- hará una atención de consultas ambulatorias programadas sin costo para el paciente afiliado al IOMA. “Esta decisión apunta a que la población en general entienda que necesitamos su apoyo; siendo esta medida en defensa de nuestros honorarios y no en su perjuicio”, sostuvo la AMP en un comunicado. Pero este martes el titular de IOMA retrucó y avanzó en desmentir versiones sobre el conflicto: que IOMA le debe 20 millones de pesos a la AMP, que las denuncias en la justicia son infundadas y que se pretende eliminar la libre elección del médico por parte del afiliado.

Así como la agremiación médica consiguió el respaldo del bloque de diputados y senadores de Juntos por el Cambio, la conducción de IOMA recibió el apoyo de los representantes de las trabajadoras y los trabajadores UPCN, SUTEBA y las Organizaciones Sindicales que integran el Consejo Consultivo Gremial. Situación que no se dio cuando Kicillof, junto a Daniel Gollán y el propio Giles, anunciaba el rescate de las clínicas privadas. 

Más allá de las denuncias por las que ya se abrió una causa que es investigada en la Unidad Funcional de Instrucción a cargo de la fiscal María Eugenia Di Lorenzo con conocimiento del Juzgado de Garantías 4 de La Plata, que se encuentra subrogado, la disputa también es política.