X

Son 19 votos clave para la expropiación. En ese universo, está el lavagnismo y el bloque que responde a Schiaretti. Las tensiones con el Gobierno.

Por 13/06/2020 9:24

Con la intervención provisoria de la agroexportadora Vicentin, mediante un decreto del presidente Alberto Fernández, comenzó un complejo proceso que incluirá una segunda pieza estratégica: el proyecto de ley expropiación que enviará el Ejecutivo al Congreso. El texto ingresará al Senado, donde el Frente de Todos cuenta con mayoría propia para tratarlo, pero, cuando ingrese a la Cámara baja, el oficialismo deberá recurrir a los interbloques aliados para que la iniciativa se transforme en ley y sobreviva a la negativa cerrada que opondrá el Interbloque de Juntos por el Cambio. 

Se trata de 19 votos determinantes, porque le permitirían al Frente de Todos potenciar sus 119 escaños y obtener la expropiación por ley de la empresa que, hasta hace 48 horas, era conducida por Sergio Nardelli con un concurso de acreedores que supera los 1.350 millones de dólares. En algunos despachos aseguran que ya existe un borrador del proyecto que circula entre los aliados, pero ese conglomerado de minibloques atraviesa una niebla de debates sobre la posición que adoptarán. 

INTERBLOQUE FEDERAL. En el grupo que nuclea a 11 diputados de los bloques Córdoba Federal (4), Justicialista (2), Consenso Federal (3), Socialista (1) y Frente Progresista Cívico y Social (1) se muestran con cautela. Está presidido por el médico y exintendente de la localidad bonaerense de Bolívar Eduardo Bucca y contiene a los cuatro diputados que responden al gobernador cordobés Juan Schiaretti y a los legisladores que se referencian en el exministro de Economía Roberto Lavagna.

 

 

"Hay que esperar lo que haga el Ejecutivo", explicaron a Letra P cerca de Bucca, mientras que su par Alejandro Rodríguez, al frente del Consenso Federal, detalló que van a definir su posición cuando llegue "una propuesta de transformación que tenga la mayor amplitud y garantice la mayor participacion virtuosa para darle una salida sustentable a la empresas y que incluya a las cooperativas que son acreedoras, los pequeños productores, el Estado santafesino y las áreas competentes del Gobierno Nacional, como YPF Agro y el Ministerio de Agricultura". 

Si bien confirmó que existe un borrador que circula en la Cámara, Rodríguez consideró que, "si alguien presenta un texto en este momento, flaco favor le hace al interés del Gobierno para generar una expropiación exitosa. Por eso, esperamos que el oficialismo traiga al Congreso algún instrumento que favorezca el acuerdo y que no utilice a este cuerpo para desempatar y resolver los temas que no tiene claro". 

 

 

INTERBLOQUE UNIDAD FEDERAL PARA EL DESARROLLO.  Este conglomerado está compuesto los bloques Frente de la Concordia Misionero, que cuenta con tres  diputados; Unidad y Equidad Federal, que contiene a otros tres, y los monobloques del Partido por la Justicia Social y a Juntos Somos Río Negro.

Es presidido por el mendocino José Luis Ramón, del partido Fuerza Protectora, que tiene a su cargo la conducción del bloque Unidad y Equidad Federal. 
Aunque sus voceros mantuvieron estricto silencio ante las consultas de este portal, uno de los miembros de ese interbloque confió que "el tema Vicentín cayó como una bomba", en referencia a la cantidad de posiciones diferentes que tienen los socios de ese grupo.

Los tres misioneros, conducidos por Ricardo Welbach, están enfrascados en una dura discusión con el oficialismo. Acusan al Gobierno de haberlos dejado afuera en una serie de designaciones en cargos del Estado Nacional en esa provincia. 

 

 

Ramón consideró que "era esperable el rescate", pero sus socios locales lo desautorizaron. El diputado provincial Mario Vadillo y el senador mendocino Marcelo Romano, ambos de Fuerza Protectora, difundieron este jueves un comunicado donde rechazan "la injerencia del Poder Ejecutivo Nacional sobre la Empresa Vicentin", porque, si bien "el país atraviesa una situación delicada, hay decisiones que no pueden tomarse a la ligera". El pronunciamiento también es acompañado por cinco concejales del partido provincial que encabeza Ramón, aunque el legislador también mantiene una tensa relación con el oficialismo y acusa al titular del cuerpo, Sergio Massa, de frenar sus proyectos. 

 

 

Por su parte, Beatriz Ávila, del monobloque "Partido por la Justicia Social", y Antonio Carambia, que comparte bloque con Ramón, no se han pronunciado, pero su posición dependerá de las orientaciones que les aporte el extitular de la Camara Emilio Monzó, que los contuvo en Juntos por el Cambio hasta diciembre pasado.

De todas esas voluntades, el único que ya planteó su apoyo es Pablo Ansaloni, que responde al sindicato UATRE, cuyo referente, Ramón Ayala, mantuvo este viernes una reunión con el titular del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, para analizar la iniciativa.