X

El Presidente sigue siendo el político mejor valorado del país, seguido por Rodríguez Larreta. Pero aún entre sus propios votantes hay una mirada negativa sobre la marcha y el futuro de la economía.

Redacción 06/05/2020 14:07

-¿Qué está haciendo en este momento?

-Recién terminamos de ver una encuesta sobre cómo está el clima con el coronavirus.

-¿Y cómo está el tema?

-Está bien. Valoro mucho la forma en que la sociedad tomó el tema. Ahora estamos en un debate sobre cómo avanzar.

La conversación se dio este miércoles, un rato antes de las 14, en la entrevista que Alberto Fernández le dio al programa Pasaron Cosas, en Radio con Vos. Según esa encuesta, a la que accedió Letra P, el Presidente sabe que su gestión de la crisis todavía cuenta con un alto nivel de valoración en la sociedad. El trabajo muestra, además, al jefe de Estado con 60% de imagen positiva y posicionado como el dirigente mejor valorado del país, pero revela también trae señales de alarma sobre preocupación en torno a la situación económica. 

El estudio de monitoreo de humor social fue realizado entre 1031 personas por la consultora D’Alessio IROL / Berenszteindurante abril y de manera online. Del estudio surge que la gestión del Gobierno mantiene su elevado nivel de aprobación, luego del salto favorable conseguido en marzo: la imagen de Fernández bajó de 61 puntos a 60 en plena pandemia. Lo sigue en el ránking el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, cuya imagen positiva asciende al 54%. 

 

 

Pero así como mantiene las buenas noticias para la Casa Rosada, la encuesta también revela la creciente preocupación de los argentinos en cuanto a la marcha de la economía. Las consecuencias en los bolsillos y la actividad del coronavirus ocupan el primer lugar en la lista de temores de los encuestados, seguidas por la inflación y la incertidumbre en la situación económica, que pasó del 59% al 64%. En cuarto lugar quedó el temor al contagio del virus. 

 

 

En tanto, el 79% de los encuestados cree que la situación mejorará recién dentro de un año y solo el 14% deposita sus esperanzas en el segundo semestre. El pesimismo para lo que ocurrirá dentro de un año crece incluso entre los votantes del Frente de Todos.