22|11|2021

La pandemia y la oportunidad de pensar un nuevo Estado

18 de abril de 2020

18 de abril de 2020

Cuatro especialistas en gestión pública coinciden en la necesidad de avanzar en  "una visión superadora" para enfrentar las nuevas problemáticas que dejará el virus. El rol de la tecnología.

La crisis sanitaria obligó a los estados a tomar medidas restrictivas jamás pensadas y puso en jaque a la economía mundial. Pandemias hubo muchas en la historia, pero nunca se vivió una cuarentena global, que obliga a los dirigentes a pensar una resignificación de lo estatal. 

 

La Argentina reaccionó rápido ante el avance del virus en el país y, de a poco, los dirigentes analizan cómo salir del aislamiento para poner en marcha la economía sin dañar lo logrado, hasta ahora, en materia sanitaria. Sin embargo, hay quienes piensan que es necesario pensar en el día después de la pandemia y tomar este momento como una oportunidad para diseñar un nuevo Estado. 

 

En diálogo con Letra P, el investigador y especialista en gestión de empleo público Eduardo Salas consideró necesario "construir un nuevo Estado" para abandonar el "declive" que afecta al país y aseguró que debe dotárselo de "un conjunto de técnicos y profesionales" para llevar a cabo las distintas políticas.

 

Además, remarcó que el Estado tiene que asegurar un contexto laboral "digno y decente para aquellos ciudadanos que trabajan para el resto de los ciudadanos". "Se necesita un Estado presente", resumió.

 

 

"El Estado debe ser empleador ejemplar y eso es responsabilidad primaria de sus gobernantes. Solo de esa forma puede pedirles a los empleadores privados que actúen de la misma manera", remarcó el exdirector del Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP). 

 

Y agregó: "Hay que tener funcionarios imparciales e impolutos en el Gobierno. Hay cargos que deben ser ocupados por profesionales y no solo por gente de confianza. Se necesitan más profesionales en el Estado". 

 

"La tecnología aplicada mejora la calidad de vida de las personas y lo digital permite un ahorro de tiempo, movilidad y energía, que es fundamental en este momento."

La pandemia y las medidas restrictivas también llegaron para replantear la función de las nuevas tecnología en un mundo que, din dudas, ya no será como el de antes. 

 

Fabián Ruocco, presidente del Centro de Desarrollo y Asistencia Tecnológica (Cedyat), coincidió en que la Argentina está ante "una gran oportunidad de reconfigurar el Estado" post coronavirus y aseguró que la clave está en las nuevas tecnologías.

 

El especialista valoró la creación de la Unidad Coronavirus COVID-19, una red que tiene como objetivo coordinar las capacidades del sistema científico y tecnológico que puedan ser requeridas para realizar tareas de diagnóstico e investigación sobre el virus.

 

"Miles de miembros del sistema científico y tecnológico están enviando sus propuestas para contribuir en la emergencia. La tecnología aplicada mejora la calidad de vida de las personas y lo digital permite un ahorro de tiempo, movilidad y energía, que es fundamental en este momento", aseveró. 

 

En este sentido, evaluó que la mejor opción para el Estado es avanzar hacia una "despapelización" de los trámites y pasar a una era digital, donde todo sea "mucho más ágil". "La tecnología no es un gasto, es una inversión", diferenció.

 

Con una mirada hacia el futuro, el especialista destacó que el Estado debería tener "funcionarios profesionales y profesionalizados" que pudieran ser emprendedores de herramientas que necesita la sociedad. 

 

 

 

Por su parte, el especialista en derecho ambiental y vinculación tecnológica para megaproyectos de infraestructura Mariano Riano sostuvo que "la pandemia es la oportunidad histórica de salir mejores" y señaló que en la Argentina "la profesionalización de la administración pública es una gran asignatura pendiente".

 

"El COVID-19 puso blanco sobre negro diferentes situaciones. Entre ellas, la irrupción tecnológica como posibilidad cierta de conectividad y simplificación de trámites para la ciudadanía con servicios servicios en línea más personalizados, flexibles y trazables", añadió.

 

De cara al futuro, marcó la necesidad de consensuar una " agenda 2030 del sector público" para "construir un servicio civil profesional de carrera concreto y real" que permita tener funcionarios "idóneos" para cada cargo. Para ello, habrá que "invertir en capacitación y actualización tecnológica". 

 

Diego Pando, presidente de la Asociación de Estudios de la Administración Pública, afirmó que la pandemia "abre una ventana de oportunidad" no solo para revalorizar el rol del Estado, sino, fundamentalmente, para "pensar en la imperiosa necesidad de fortalecer la capacidad de gestión de los organismos públicos" para elaborar políticas orientadas a "satisfacer las crecientes demandas ciudadanas". 

 

 

 

En cuanto a las tecnologías digitales, opinó que "la simplificación de los trámites públicos es clave para mejorar no solo la calidad de los bienes y servicios, sino la confianza en el Estado".

 

En tal sentido, señaló que los gobiernos "deben garantizar la inclusión digital" y sentenció: "En el siglo XXI, no hay ciudadanía plena sin derechos digitales".