X

La delantera Máximo-Guzmán-Cristina en la pulseada con el Fondo Monetario

CFK disparó pero no alteró las conversaciones. Almuerzo y fútbol de su hijo con el ministro de Economía, que lleva las negociaciones en tono duro. El pedido del FMI sobre el estatuto.
Por 14/02/2020 19:01

Máximo Kirchner reunió al bloque del Frente de Todos el miércoles después del mediodía y se deshizo en elogios para Martín Guzmán. El jefe de los diputados oficialistas y el ministro de Economía ya habían compartido un almuerzo y habían jugado juntos para el equipo del Gobierno un viernes de fútbol en la Quinta de Olivos, donde el encargado de negociar con el Fondo Monetario Internacional (FMI) se destaca como la figura de la cancha. El jefe de los diputados oficialistas pidió juego colectivo y defensa sólida para el ministro, que horas más tarde plantearía una táctica ofensiva en el recinto de la Cámara baja.

“Todas las partes tienen responsabilidad: Argentina, los bonistas que decidieron apostar a un modelo que fracasó y el FMI", disparó Guzmán frente a los diputados en la tarde del miércoles, horas después de la llegada de la misión del Fondo a la Argentina. Habilidoso, con buenos modos y lenguaje técnico, sin embargo, el ministro jugó fuerte contra el organismo con cuyos representantes se sentó a cenar esa misma noche y comenzó a negociar para tratar de conseguir un acuerdo beneficioso para el país.

 

 

En términos de dureza, en lo conceptual, las palabras de Guzmán no distaron demasiado de lo que pocos días antes había dicho, desde La Habana, Cristina Fernández de Kirchner. “Cuando dicen que no se puede hacer una quita al capital del FMI porque su estatuto prohíbe hacer quitas, yo me pregunto: ¿pero cómo que el estatuto del FMI prohíbe hacer quitas? También prohíbe que se den préstamos para permitir fugar el dinero. ¿Y por qué vamos a hacer valer una prohibición y la otra no?”, había dicho la vicepresidenta el sábado por la tarde.

Las preguntas llovieron sobre la Casa Rosada. ¿Cristina se había movido como parte del equipo o había hecho una jugada individual? ¿Fue parte de una estrategia coordinada con el presidente Alberto Fernández? “Alberto y Cristina hablan absolutamente todos los días”, respondieron, sin confirmar sobre el punto en particular, los voceros del Presidente y la vice. Fernández, en efecto, salió a respaldar públicamente la posición de la expresidenta. “Su observación es muy pertinente”, dijo en entrevista con radio Rivadavia.

 

 

El tono del discurso de Cristina no era, sin embargo, la línea que había adoptado la Casa Rosada antes de los sucesos de Cuba. En su gira por Europa, el Presidente había recolectado el apoyo de varios líderes mundiales para las negociaciones con el Fondo, pero también había escuchado pedidos de representantes del organismo multilateral para que dejara de agitar públicamente la idea de que se había violado el estatuto para financiarle la campaña a Mauricio Macri, como Fernández dijo durante toda la carrera presidencial. “Ya saben cómo fueron las cosas. Piden que no lo sigamos repitiendo”, admitió un funcionario de primer nivel ante este portal.

Como muestra de buena fe en las negociaciones y para no seguir alentando la interna del organismo –Europa se opuso al préstamo, que fue alentado por Estados Unidos-, el tono fue suavizado. Además de las conversaciones sobre los recursos propiamente dicha, Argentina necesita que el Fondo acceda a declarar públicamente que la deuda “no es sostenible” para empujar en mejores condiciones renegociación con los acreedores privados.

Las conversaciones que había iniciado Guzmán andaban sin demasiados sobresaltos hasta que Cristina puso presión desde La Habana, proclamó la violación del estatuto y reclamó una quita. "Una quita no está permitida por los estatutos, y no solo en el caso de la Argentina”, dijo el vocero del Fondo, Gerry Rice, en conferencia de prensa, cuando le consultaron sobre las declaraciones de la vicepresidenta.

Rice remarcó, además, que el organismo “no” había violado su estatuto al prestarle el dinero al gobierno de Macri. Para la Casa Rosada, la reacción fue “lógica”. Si el Fondo hubiera querido ser duro con Cristina, habría puesto la respuesta en boca de algún miembro del directorio o habría emitido un comunicado, razonaron en el Ejecutivo. El planteo de la quita, dijeron a este portal dos fuentes de la Casa Rosada, tampoco es descabellado.

 

 

Cristina no se quedó callada y volvió a retrucarle al Fondo. “Los argentinos y las argentinas sabemos leer”, dijo. Máximo Kirchner fue más allá. “Le recomiendo a Gerry que vea que después de los préstamos que le iban dando a la Argentina mientras financiaban la campaña de Macri, en abril del año pasado, las reservas en un momento tras esos préstamos eran de 77 mil millones de dólares y cuatro meses después esas reservas se habían ido a 44 mil y después a 33 mil. Si eso no fue violar este artículo del Fondo, debería explicarles a los argentinos y argentinas qué sería violarlo. Háganse cargo de que financiaron la campaña de Macri".

Las negociaciones con el FMI, según pudo saber este portal, tampoco se vieron afectadas por las declaraciones de la vice. “Tal vez, hasta ayudaron”, arriesgaron en el Palacio de Hacienda, aunque descartaron cualquier coordinación y esperan que tampoco se convierta en "un cabo suelto librepensador". Por ahora, en el organismo saben que el Gobierno tiene “una línea dura”, encarnada por Cristina y el kirchnerismo. Las conversaciones que mantienen con el Ejecutivo contemplan esa circunstancia.

 

 

“En todas las negociaciones hay uno que grita más y otro que grita menos”, dijeron cerca de la expresidenta. “Así como dijo eso en Cuba, también fue ella la que le insistió a Alberto para que viajara a Israel a buscar apoyo”, apuntó un dirigente que habla con el Presidente y su vice. Un golpe duro y un gesto amable, aplicado según el caso y la oportunidad.

Aunque lleva las conversaciones de manera fluida, Guzmán tampoco representa un “ala blanda”. En el Ministerio de Economía remarcan que el funcionario habló ante los diputados de la fuga de capitales y ya mostró los dientes esta semana, cuando decidió postergar hasta el 30 de septiembre el pago de aproximadamente 92 mil millones de pesos en concepto de capital del Bono Dual AF20. 

Junto con otros ministros y funcionarios de Gobierno, Guzmán inició el jueves la agenda formal de reuniones con el Fondo. Con lenguaje técnico, prometen, las negociaciones también serán a cara de perro.