X

Alberto Fernández y el ministro De Pedro hablaron con Kicillof sobre los cruces en Seguridad. Esperan que el gobernador actúe y el ministro se cuadre. Fuerte respaldo presidencial a Frederic.

Por 10/02/2020 20:02
Canas verdes

La guerra que parece haber desatado Sergio Berni desde la provincia de Buenos Aires contra su par de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, generó este lunes contactos cruzados al máximo nivel entre la Casa Rosada y la gobernación bonaerense, en los que intervinieron el presidente Alberto Fernández, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, y el mandatario Axel Kicillof, de quien se espera que logre que el ministro se “cuadre” políticamente y trabaje en sintonía con el gobierno nacional.

La interna entre Berni y Frederic ya lleva varios capítulos, que terminaron siempre con el respaldo irrestricto de Fernández a la ministra, que lleva tranquilidad a su equipo. Este lunes, el Presidente dio una nueva muestra de ese posicionamiento. "No sé qué piensa ni qué quiere Berni", dijo el primer mandatario en diálogo con radio Continental, cuando fue consultado sobre el pedido que le hizo el ministro provincial a la Nación para que retire de Buenos Aires las fuerzas nacionales. Fernández le recordó a Berni, además, que la seguridad “es responsabilidad” de las provincias.

La carta en la que Berni le solicitó a Frederic el retiro de las fuerzas federales de la provincia había llegado la semana pasada al edificio de la calle Gelly y Obes, donde emitieron rápidamente las alertas tanto a la Casa Rosada como a la gobernación. El texto, advirtieron en el ministerio, no llevaba la firma del gobernador Kicillof, por lo que resolvieron no acatar el pedido.

 

 

El fin de semana, la ministra le bajó el tono a la disputa con Berni en una entrevista que le concedió al diario Clarín, en la que aseguró que su cartera está “en conversaciones permanentes” con la provincia. “No tengo diferencias profundas con él. Y, cuando nos juntamos, le dije que compartía gran parte de su perspectiva de la seguridad”, dijo Frederic.

 

 

Desde la provincia, Berni la había criticado en varias oportunidades por su restricción a la portación de armas Taser, cuyo uso promovió la ex ministra de Cambiemos Patricia Bullrich. “La ministra nunca anduvo con un arma por la 9 de Julio”, la cruzó Berni en público. Como este lunes, ya en ese entonces el Presidente la respaldó públicamente.   

En privado, sus consideraciones tanto sobre Frederic como sobre el presidente Fernández, fueron un poco más duras. Como publicó Letra P, el ministro suele señalar que el Presidente “dio la vuelta al mundo” mientras él siempre estuvo “del mismo lado”. Es decir, al lado de Cristina Fernández de Kirchner, a quien señala como su jefa política.

Los cortocircuitos se agravaron este lunes y el tema pasó a ser prioridad en la Casa Rosada, desde donde salieron varios llamados a la gobernación. “Axel no está de acuerdo con lo que hizo Berni”, le dijeron este lunes por la tarde a Letra P en dos despachos de Balcarce 50, donde esperaban que el gobernador le exigiera a Berni que se pusiera a trabajar en sintonía con la ministra nacional y dejara las disputas políticas de lado.  

 

 

En el Gobierno tomaron nota, además, del malestar de los intendentes del conurbano con la decisión del ministro de pedir el retiro de las fuerzas federales. En la provincia de Buenos Aires hay actualmente siete mil agentes que dependen de la Nación.

Cerca del Presidente dejaron trascender su malestar y se preguntaron, además, qué fin persigue Berni con su accionar. Por lo bajo, todo apunta a la voluntad del ministro provincial de quedarse con el control de las fuerzas federales en su distrito, sin intervención nacional. Con Cristina en Cuba, en el entorno de la expresidenta tampoco se ocuparon de defenderlo y hasta señalaron la cercanía de Frederic con la vicepresidenta, de cuyo gobierno fue funcionaria. Describieron a Berni como una especie de lobo solitario que actúa "por las suyas".  

Por ahora, en La Plata, el respaldo al ministro de Seguridad se mantuvo. “Es y sigue siendo nuestro ministro y estamos muy conforme con su trabajo", dijo a este portal un funcionario de línea directa con el gobernador. En la provincia tienen claro que Berni agarró por pedido de Cristina el fierro caliente de la seguridad que nadie quiere agarrar. 

El termómetro público de la relación se verá esta semana, cuando Berni resuelva si participará de la reunión del Consejo de Seguridad Interior, agendada para el jueves y viernes en Tucumán, donde se verán los ministros de todas las provincias.