X

A falta de IFE4, las organizaciones sociales, La Cámpora y el Ministerio de Desarrollo pulsean por los montos de la ayuda focalizada de diciembre.

Por 20/11/2020 17:36

El anuncio de que el Gobierno no pagará la cuarta cuota del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) abrió una puja sobre cómo se hará el reparto de la ayuda, ya más focalizada y con recursos limitados, que el Ministerio de Economía aprobará para que reciban a fin de año los sectores más vulnerables de la sociedad.

En un año de crisis económica potenciada por la pandemia, en la Casa Rosada hay plena conciencia de que, en diciembre, mes de las Fiestas y de ánimos caldeados en Argentina, habrá que reforzar la ayuda social. Pero los recursos son finitos y Martín Guzmán ya es conocido en el gabinete por su celo en el cuidado de las cuentas fiscales.

El ministro de Economía le hizo saber al gabinete económico que, si bien no habrá IFE, a fin de año habrá un bono pero todavía no se sabe por qué monto ni adónde estará destinado. La ayuda será “más focalizada”. Una sintonía fina que ya achicará los 10.000 pesos que recibieron tres veces nueve millones de familias.  

 

 

Ya con esa perspectiva, desde la mesa del Frente de Todos que tiene los pies puestos en el territorio salen diferentes pedidos con destino al Palacio de Hacienda. Las organizaciones sociales piden recursos para las y los trabajadores registrados en el Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (Renatep). Son más de un millón de personas. La Cámpora puja por un refuerzo para la Asignación Universal por Hijo (AUH), que paga la ANSES, que conduce Fernanda Raverta. En tanto, en el Ministerio de Desarrollo Social, que conduce Daniel Arroyo, ya tienen confirmado que se ampliará el plan Potenciar Trabajo, que tiene 680 mil inscriptos e implica una contraprestación en proyectos socio-productivos.

 

 

Eso se suma al refuerzo de la tarjeta Alimentar, que se duplicará, y a las 1,8 millón de cajas navideñas que se repartirán a fin de año. Por Alimentar, el Gobierno pondrá cerca de 15 mil millones de pesos. Además Desarrollo Social lanzó junto a los municipios el plan Potenciar Inclusión Joven, una iniciativa destinada a acompañar jóvenes entre 18 y 29 años en situación de vulnerabilidad con una beca mensual de 8.500 pesos que se extiende por 12 meses. La ayuda de fin de año está sobre la mesa en todas las reuniones de dirigentes con mirada territorial del Frente de Todos, en las que intervienen que las organizaciones sociales, Raverta, Arroyo, Guzmán, Máximo Kirchner, Sergio Massa e intendentes.   

El anuncio del corte del IFE, que Guzmán dispuso en acuerdo con el presidente Alberto Fernández, generó revuelo interno en el Frente de Todos e irritó, en particular, a los organismos sociales y La Cámpora, que creen que la situación social es demasiado frágil como para cortar la ayuda de manera repentina. Raverta alzó la voz contra la decisión en el seno del gabinete. 

 

 

En plena pandemia, Guzmán entendió que había que armar una red urgente de contención y habilitó el gasto. “Pero la plata no es elástica”, avisaron desde el Palacio de Hacienda. Una vez que el Gobierno percibió que se había encendido el motor de la economía, anunció el fin del IFE, el redireccionamiento en programas más focalizados que implican un recorte de recursos y la reconversión del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) en créditos. En la Casa Rosada lamentaron que el anuncio del fin del IFE le haya hecho sombra a los refuerzos anunciados. 

"Es verdad que el motor se encendió. El auto está en marcha pero le falta nafta. Hay que reforzar la asistencia porque hay lugares que están muy complicados", le dijo a Letra P un referente de La Cámpora. Mientras, Economía hace cuentas para administrar la escasez y determinar cuál será el monto de la ayuda.