Coronavirus

La llegada de 20 mil trabajadores golondrina inquieta a intendentes patagónicos

Temen por el endeble sistema de salud. Cuál es el borrador del protocolo para recibir obreros de la fruticultura. Las empresas, expectantes.

Intendentes e intendentas de Río Negro y Neuquén manifestaron su preocupación por la llegada de unos 20 mil trabajadores golondrinas a la región para el período de cosecha de fruta. A la espera de que se oficialice el protocolo, entienden que el debilitado sistema de salud, al límite en ambas provincias, podría verse resentido si existiera algún brote en la temporada. La misma incertidumbre existe entre empresarios, que avanzan en un acuerdo para que la pandemia no condicione el fin de año en el Alto Valle. La Federación de Productores de Fruta, que aglomera a pequeñas y medianas empresas, ya bajó una línea a sus afiliados.

 

“Se reforzarán los controles en los límites provinciales, especialmente por el ingreso de trabajadores de otras provincias, que vienen para la fruticultura”. La definición de la gobernadora de Río Negro, Arabela Carreras, anticipó un filtro al ingreso en los últimos meses del año, que tiene preocupados a pequeños, medianos y grandes empresarios de la actividad, quienes analizan el protocolo a cumplir por los trabajadores que arriban al sur cada temporada de cosecha en los valles de Río Negro y Neuquén. Por ahora, los conglomerados exportadores estudian los detalles de las propuestas que serán coordinadas entre organismos públicos y privados.

 

En principio, por una combinación entre cámaras, grandes empresas y el Estado, se articulará el protocolo que hoy es un borrador para el Gobierno rionegrino. Acciones de ministerios como el de Producción, Agroindustria, Salud, de la Secretaría de Estado de Trabajo y el área de Transporte, deberán coordinarse para que la llegada de trabajadores y trabajadoras golondrinas del norte argentino. Los obreros deberán presentarse al viaje con un test de COVID-19 negativo, arribar en un transporte autorizado –que cumpla requisitos vigentes de higiene y distanciamiento– y autorizaciones gestionadas al menos 72 horas antes del inicio del viaje al sur del país. Las empresas, para contar con la mano de obra, tendrán que ser estrictas en acondicionar los lugares de trabajo; un centro de recepción con un preciso control documental y posterior traslado a cada chacra es parte del plan.

 

Novedosa será la ejecución de las denominadas patrullas productivas de control, o Patrullas Covid. Las mismas poseerán relevancia en la región del Valle Medio del río Negro, que tiene a Choele Choel como punto de referencia. Actuarían desde Pomona a Chimpay, bajo la órbita de las Unidades Regionales de Epidemiología y Salud Ambiental (URESA) y repetirán lo hecho al inicio de la cuarentena. En esa zona, algunas firmas tienen grandes inversiones.

 

 

 

Si bien no es oficial el protocolo, intendentes e intendentas están preocupados por la llegada de los trabajadores a la región. La primera que se manifestó fue la de Cinco Saltos, Liliana Alvarado. Su inquietud giró en torno al caso testigo de mediados de año, cuando un grupo de trabajadores quedó varado en la localidad. En el caso de General Roca, otro de los centros productivos más importantes, María Emilia Soria (FdT), espera la propuesta del gobierno provincial. “No tenemos algo concreto”, respondió a Letra P el equipo municipal. 

 

En Campo Grande, Ariel Rivero reconoció ante la consulta de este medio “mucha preocupación” por el endeble sistema de salud. “No sabemos en qué condiciones llegarán los trabajadores, todavía no sabemos el detalle de la recepción”, admitió.
 

 

Los trabajadores llegan desde Jujuy, Tucumán, Salta, Formosa, Corrientes, Santiago del Estero y Entre Ríos.


Por Allen, uno de los puntos estratégicos de la fruticultura, cada año ingresan 5 mil trabajadores. La intendenta Liliana Martín, de Juntos Somos Río Negro (JSRN), sigue expectante a los datos oficiales.

 

Del lado neuquino, ya circuló un documento que deberá presentarse para que los trabajadores se incorporen a los campos. Entre los requisitos a las empresas se exigen el cumplimiento de las medidas sanitarias nacionales, provinciales y locales informando y aceptando los procesos de ingreso y fiscalización que se establezcan.

 

Javier Bertoldi, intendente de Centenario, acordó con la provincia una acción que estará coordinada por la gobernación de Omar Gutiérrez, a través de los ministerios correspondientes.

 

 

 

CHACRAS. Sebastián Hernández, titular de la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén, explicó el mensaje que bajan a los asociados para que mantengan el estricto control, que será respaldado –según anticipó– por funcionarios que visitarán las chacras a monitorear el trabajo. En declaraciones al programa Posdata, de LU18, Hernández ratificó que la mayoría de los golondrinas estarán por la región a mediados de enero, por eso es necesario implementar a corto plazo el protocolo. “En 2020, tuvimos una excelente campaña. No hubo casos declarados en las chacras, el productor tomó muy en serio este tema”, contó en el envío radial.

 

Desde la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI), su presidente, Agustín Argibay Molina, le reconoció a Letra P que hay “necesidad urgente” de finalizar el plan de recepción, porque “en noviembre” comienza la cosecha de cereza. “La mano de obra no está acá, es una realidad. Por eso es importante el protocolo”.

 

Según trascendió, el ministro de la Producción de Río Negro, Carlos Banacloy, se dedicaba esta semana a recorrer los despachos de intendentes e intendentas para darle un cierre.

 

El radical Leandro Altolaguirre junto a Sandra Fonseca (Comunidad Organizada), el senador Daniel Kroneberger y Juan Carlos Tierno. Parte de la oposición de La Pampa busca amucharse en una sola boleta para vencer al peronismo.
Rolando Figueroa y Tanya Bertoldi. El gobernador de Neuquén mete una cuña en la interna del peronismo.

Las Más Leídas

También te puede interesar