X
El intendente de la villa se mostró con Oscar Parrilli y se distanció del gobernador Omar Gutiérrez. Reclama pago de las empresas que explotan la represa.
Por 01/10/2019 14:45

Las elecciones primarias de agosto dejaron en un aprieto al Movimiento Popular Neuquino (MPN). El tercer puesto, que hasta ahora le imposibilitaría renovar banca en el senado al dirigente petrolero Guillermo Pereyra, generó un interrogante a pesar de la victoria en la capital. Cuando se reactivó la campaña nacional, un intendente del partido salió a respaldar al postulante del Frente de Todos Oscar Parrilli. La causa: un conflicto con la Compañía de Transporte de Energía Eléctrica en Alta Tensión Transener S.A. (Transener), a la que no puede cobrarle algún ingreso por la riqueza en el ejido municipal. Esta decisión reflotó un viejo conflicto.

La villa que rodea la represa hidroeléctrica que integra el sistema energético nacional es una localidad repleta de casas de fin de semana. Con apenas unos años como municipio de segunda categoría, El Chocón actualmente tiene 3 mil habitantes.

 

 

Si bien las demandas de la comunidad llegaron al despacho del gobernador Omar Gutiérrez, la falta de respuestas generaron un quiebre con el actual intendente Nicolás Di Fonzo, que aprovechó el tiempo electoral para mandar un mensaje al poder central de su provincia.

En contacto con Letra P, Di Fonzo explicó el acercamiento al titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), con quien “mantiene una buena relación” al igual que con su hermana Nanci, actual diputada neuquina. “La charla con Parrilli fue como conocedores del lugar, de los orígenes del MPN en el peronismo, y de cómo no pudimos hacer cosas básicas para la localidad”, relata el dirigente de la localidad insignia para el sistema energético nacional.

 

Oscar Parrilli y el intendente Di Fonzo, en el municipio de El Chocón.

 

“Hoy todo el mundo habla de Vaca Muerta, pero nosotros vivimos al lado de una hidroeléctrica”, recuerda. Y avanza en su reclamo: “La principal productora y transportadora de energía del país, como lo es Transener, vive de espalda a los vecinos”, advierte Di Fonzo. Según el intendente, por no poder cobrar ningún tipo de tasa municipal a las empresas, tiene curso en los fueros federales una acción judicial para que la localidad pueda recaudar. “En todo el ejido tenemos el tendido eléctrico de Transener, vivimos rodeados de cables, y no tenemos ningún tipo de retribución. Entendemos que la producción hidroeléctrica debe tener el mismo tratamiento que la energía hidrocarburífera”, insiste.

En el último tiempo, para cuidar los intereses de cada región, se conformó una liga de intendentes de las localidades donde se realiza explotación energética. Los municipios petroleros, cuenta el jefe comunal, comenzaron a cobrar un canon y mejoraron su performance con “cuestiones obvias”: el paso de camiones por el pueblo, derrames, entre otras consecuencias de la explotación. En El Chocón, eso todavía no sucede.

“Tenemos el lago artificial más grande de Latinoamérica, con 816 km2 de superficie y debemos atender todas las circunstancias y de río aguas abajo. La prevención de las costas la hace el municipio con un equipamiento obsoleto”, remarca.

 

 

ACCIONES. El primer planteo se dio entre la comuna y la empresa. Sin respuestas, y agotadas las instancias, cuenta Di Fonzo, se avanzó en la Justicia Federal. “Sería un dinero bastante importante para la localidad”, insiste el intendente.

El distanciamiento con la gobernación neuquina no generó reacción en el MPN, ahora activo para no perder su banca en la Cámara alta.