X
Envió al Senado 42 pliegos de magistrados para distintos fueros, entre ellos, dos clave: Casación penal, paso previo a la Suprema Corte. El peronismo ya avisa que no apoyará.
Por 12/09/2019 9:43

La gobernadora María Eugenia Vidal sabe que no tiene chances de ser reelecta. No lo dice ni en privado y continúa con su recorrida de campaña con la intención de recortar la distancia que le sacó Axel Kicillof. Es que ya comenzó a trabajar mirando el día después del 10 de diciembre. En el marco de esa estrategia, remienda la trama deshilachada de Cambiemos para convertirse en jefa de la oposición al peronismo que gobernará y opera sobre el poder judicial: con los días contados, mandó al Senado provincial 42 pliegos de magistrados para distintos fueros con la idea de que sean aprobados antes de que ella deba abandonar el sillón de Dardo Rocha. Entre ellos, hay dos puestos clave, en la Casación bonaerense, máximo órgano judicial penal provincial, paso previo a la Suprema Corte.

En esta conducta Vidal no se diferencia de su antecesor en el cargo, el ex motonauta Daniel Scioli, quien antes de abandonar el cargo y perder el ballotage ante Mauricio Macri envió 126 pliegos de magistrados para su aprobación, pero la impericia política de su compañero de fórmula Gabriel Mariotto, entre otros factores, se lo impidieron. Tras asumir en diciembre de 2015, Vidal dio la orden de revisar cada uno de los postulantes y muchos fueron enviados al freezer.

 

 

Vidal calca la conducta de su antecesor en el cargo y obtendrá una respuesta en espejo: así como el bloque de Cambiemos frenó en aquel entonces nombramientos impulsados por la ola naranja, ahora el peronismo de la Cámara alta da señales de resistencia y adelanta que no darán aval para ninguna aprobación.

Esta iniciativa de salida del vidalismo será una prueba de fuego para sus espadas legislativas, fundamentalmente para el vicegobernador Daniel Salvador. Serán los pilotos en medio de la tormenta desatada por el resultado electoral con el objetivo de lograr un consenso que –a las claras- parece imposible.

Para su aprobación, el oficialismo necesita dos tercios de los votos si lo quiere tratar sobre tablas. De las 46 bancas del Senado, Cambiemos tiene 29, de modo que debería sumar dos para alcanzar el número necesario.

 

 

De los 42 aspirantes a cargos judiciales hay dos casos emblemáticos: las sillas para Casación bonaerense. Para esos dos lugares Vidal bendijo a Francisco Pont Verges y Ana Julia Biasotti, tal como anticipó en exclusiva Letra P.

Pont Verges es funcionario de máxima confianza del Procurador General bonaerense, Julio Marcelo Conte Grand. Más allá de sus méritos académicos, su presencia genera especulaciones, entre las que emerge la posibilidad de que se transforme en uno de los arietes del vidalismo en Casación para controlar daños ante eventuales avances de causas judiciales, que tienen a actuales funcionarios y a Vidal como protagonistas. A partir de diciembre, la gobernadora tendrá que ocuparse de un frente judicial: la esperan al menos tres denuncias que actualmente están en trámite.

 

 

APLAZO EN GÉNERO. De las 42 vacantes en juego, apenas 15 casilleros son para el cupo femenino, es decir el 35,71% de los cargos. Si bien no es requisito la paridad de género para nombramientos de magistrados el dato abona al –criticado- perfil de gestión que tuvo Vidal en sus casi cuatro años de gobierno, donde solo incluyó a dos funcionarias en la primera línea de gestión: Zulma Ortiz, quien ocupó la cartera de Salud hasta su renuncia, en julio de 2017, y María Fernanza Inza, quien fuera eyectada del cargo luego del escándalo en la causa de aportantes truchos de Cambiemos.

La nómina de aspirantes que fue enviada al Senado para su aprobación tiene asignado lugares para distintos departamentos judiciales y fueros.

La Plata: Carolina Crispiani (jueza de Tribunal Criminal); Federico Guillermo García Ceppi (camarista Civil) y Valentín Francisco Virasoro (juez de Familia).

 

 

Quilmes: Rodrigo Gabriel Bagini (juez de Tribunal Criminal).

Bahía Blanca: Julián Francisco Saldías (juez de Tribunal Criminal); Carlos Esteban Human (fiscal fuero Penal Juvenil) y Diego Fernando Torres (fiscal).

Moreno-Gral. Rodríguez: Karina Serafina Iuzzolino (jueza de Tribunal Criminal); Juan Manuel Renaud Mas (juez de Tribunal Criminal); Francisco Raúl Aubía (Defensor Oficial); María Paula Rodríguez (jueza de Tribunal Criminal) y Daniel Eugenio Machain (juez de Tribunal Criminal).

Mercedes: Juan Sebastián Lemos (juez juzgado Penal Juvenil); Patricio Guillermo Arrieta (juez de Garantías).

 

 

Azul: Roberto pablo Molina Marañon (Defensor Oficial fuero Criminal y Correccional);  Gabriela Marina Dalla Valle (Asesora de Incapaces).

La Matanza: Matías Alejandro Folino (fiscal).

San Isidro: Pablo Omar Menteguiaga (fiscal); Manuel Cayuela (Fiscal); Iván Maximiliano Jarisch (fiscal); Karina Gisela Bianchi (fiscal).

 

 

Lomas de Zamora: Juan Pablo D’Onofrio (fiscal); Marcos Sánchez Clos (Defensor Oficial); Ignacio Gabriel Torrigino (fiscal); Carolina Gisel Zugasti (fiscal); Silvia Andrea Gómez (defensora oficial Civil, Comercial y Familia); Raúl Osvaldo Arrieta (fiscal).

Morón: Leandro Matías Vaccaro (fiscal).

Zárate-Campana: Lucía María Leiro (juez Tribunal Criminal); Federico Daniel Martinengo (juez de Tribunal Criminal) y Mariano Aguilar (juez de Tribunal Criminal).

 

 

Avellaneda-Lanús: Tomás Barbieri Prats (Defensor Oficial); Agustina María Eva Galczynsky (fiscal); María Silvia Bussano (fiscal); Mercedes Dudan (fiscal); Graciela Inés Godoy (fiscal); Ariel Huarte (fiscal); Marcela Verónica Schellemberg (defensora oficial Civil, Comercial y Familia) y Aldana Romina Aguirre (Defensora Oficial).

Mar del Plata: Alfredo José Deleonardis (camarista Penal).