X

En silencio, Vidal remienda la trama de Cambiemos para liderar la oposición

Trabaja para hacer confluir en la Legislatura a sus incondicionales con peronistas en fuga y radicales díscolos. Ya inició una ronda de encuentros con aliados clave. Cómo ser la reina sin corona.
Por 09/09/2019 12:58

Proyectada fuera de la gobernación, María Eugenia Vidal comenzó a bosquejar su estrategia para convertirse en la jefa de la oposición anti K bonaerense. Estudia el escenario legislativo que encontrará a partir de diciembre, donde prevé que Cambiemos sostenga el número de legisladores, aunque en una coyuntura absolutamente distinta. Deberá remendar una trama deshilachada con pericia y mucho tacto para lograr hacer convivir a gente de su rinón con peronistas díscolos y radicales en alerta. No sólo unir las partes, también deberá lograr que respondan a una reina a la que –a las luces de los resultados en las PASO- le han quitado la corona.

Previsora, Vidal se aseguró conservar para 2020 un grupo ultra fiel compuesto por funcionarios de segundas líneas, y un grupo menos compacto cuyos integrantes responden a intendentes PRO, algunos de los cuales podrían perder la jefatura comunal. En su radar, la mandataria pone un asterisco a los radicales, quienes pretenden en la nueva etapa una “jefatura horizontal”, y legisladores con proyecciones dispersas y algunas inciertas.

Si en la elección de octubre se repitieran los porcentajes –incluso aún con una leve baja-, Cambiemos iniciaría diciembre con una formación de 24 o 25 senadores, lo que le permitiría sostener la primera minoría; y de entre 44 -su actual número- y 42 diputados. De todos modos, habrá que esperar al próximo año, debido a que podrían mudarse algunos legisladores con escasa pertenencia al actual oficialismo.

 

 

La gobernadora inició la semana pasada una ronda de encuentros privados con los jefes de los bloques parlamentarios, Roberto Costa (Senado) y Maximiliano Abad (Diputados), además de otras figuras que representan diferentes líneas políticas dentro de la coalición de gobierno.

Fueron charlas de análisis y reflexión, aunque por ahora solo una primera aproximación hacia acuerdos o descuerdos futuros, ya que si bien todos los sectores consultados por Letra P coinciden en la necesidad de mantener la unidad del espacio para mostrar mayor fortaleza también reconocen lo difícil que resultará lograrla.

ESCENARIO. Tomando como referencia el resultado de las PASO, Vidal tendrá en la Legislatura unos 11 senadores y unos 20 diputados propios, entre los que podrá distinguir una veintena de legisladores considerados puros. La mayoría procede de las segundas líneas de su propio gabinete. Otro grupo, de algo más de una decena, considerado más distante, que responde a intendentes PRO. La suerte de estos referentes en octubre resulta clave para Vidal, sobre todo los casos de jefes comunales cuya continuidad pende de un hilo, los casos en los que la sumatoria de votos obtenidos por candidatos peronistas superaron a los amarillos que van por la reelección.

En caso de derrota, la proyección de sus legisladores perdería cierta consistencia. Y sucede igual con los parlamentarios que llegaron a las listas en 2017 y 2019 por pedido de algunos ministros de Vidal.

 

 

Entre los “sueltos” se enumeran el diputado Guillermo Bardón y la senadora Ana Laura Geloso, quienes responden al jefe de Diputados de la Nación Emilio Monzó -participó de la gestación de Cambiemos pero hoy está alejado del Presidente- o los peronistas mudados al oficialismo como Santiago Passaglia (hijo del ex ministro de Salud del peronismo, Ismael Passsaglia, y hermano del actual jefe comunal de San Nicolás, Manuel Passaglia), Mario Giacobbe y María Elena Torresi (esposa del ex jefe de la Cámara de Diputados en épocas del gobierno peronista, Osvaldo Mércuri). Lejos de ellos, se encuentra el diputado radical Fernando Pérez, quien en esta elección jugó en el espacio de Consenso Federal, aunque hasta la fecha no se mudó del bloque. Entre los ingresantes, se espera la llegada de la ex legisladora nacional, Claudia Rucci, quien fue ubicada en el tercer lugar de la nómina de diputados por la tercera sección electoral, por el candidato a la vicepresidencia, Miguel Angel Pichetto. Rucci es la única pata "pichettista" de las nóminas bonaerenses, y no acredita historia en Cambiemos,por lo que su futuro político está más atado a lo que decida el senador nacional, aunque descuentan que no intentará una mudanza hacia el Frente de Todos. 

PRIMER PASO. “Voy a seguir haciendo política en la provincia”, les dijo Vidal a sus intendentes, sus legisladores, sus candidatos en distritos opositores y a todo su gabinete. La frase no fue casual. Fue repetida de forma exacta en cada una de las cumbres que organizó luego de las PASO y con toda su tropa. Vidal dejó en claro su vocación y de paso se adelantó a cualquier otra posible jugada de sus socios en Cambiemos.

Pero la situación es compleja ya que la mandataria puede perder su traje institucional en la misma elección donde algunos de sus intendentes logren retener sus territorios y varios de sus ministros, conservar el cupo legislativo que consiguieron en las elecciones de 2017 y 2019. ¿Seguirán respondiendo a una reina sin corona? ¿Postergarán sus ambiciones? ¿Pensarán en conformar otro espacio más amplio y adaptado a la vuelta del peronismo? Por ahora, solo preguntas atadas, en parte, al resultado de octubre.

 

 

 

REFERENTES. En las PASO hubo victorias importantes, casi aisladas del contexto, como el caso del intendente Jorge Macri, que logró en Vicente López el triunfo de toda la boleta y una diferencia abrumadora en la nómina local. No se espera que el jefe comunal tome distancia de Vidal, pero es inevitable observar que el jefe comunal, que tiene su tropa de legisladores y concejales y es además el presidente del PRO de la provincia tenga otro rol en el nuevo formato de opositores.

Están también los dirigentes del denominado “grupo Bahía Blanca” que integran el intendente de esa comuna, Héctor Gay -ganó las PASO-, la senadora Nidia Moirano (que va por la reelección) y el diputado Santiago Nardelli.

Este sector, que en el caso de Gay y Moirano inició su actividad partidaria en el espacio del ex candidato a la gobernación Francisco De Narváez, se posiciona como un grupo con poder propio en la Sexta sección electoral, donde se ganó en todas las categorías. Consultados por este portal, confirmaron su pertenencia a Cambiemos y a la conducción de Vidal, aunque como sucede con el resto de los sectores, no negaron la posibilidad de divisiones partidarias en el actual bloque oficialista.

Tampoco está claro cuál será el destino del ministro de Gobierno, Joaquín de la Torre, quien se sumó al equipo ya iniciada la gestión de Vidal y tuvo un rol oscilante en el gobierno de Cambiemos.

De la Torre funcionó como rosquero, como “interventor” en varias comunas complicadas y como interlocutor ante sectores del peronismo y el radicalismo, pero en la campaña para las Primarias no tuvo lugar en la mesa chica. Camino a octubre, el funcionario de Vidal pudo sostener la jefatura política en su distrito de San Miguel, que gobierna su hombre de confianza, Jaime Méndez, y logró una fuerte victoria a nivel local aunque fue derrota de Cambiemos en el resto de la boleta.

También, suma la dote de dos bancas legislativas, una ya en curso, la del senador Lucas Fiorini -cuyo mandato vence en 2021-, y la otra de su funcionaria Catalina Buitrago, quien ocupa el cuarto lugar de la lista de diputados de la Primera sección. Es una incógnita si seguirá bajo la jefatura de Vidal cuando ésta abandone la gobernación.

 

 

ADELANTE RADICALES. Con 37 intendencias y la proyección aproximada de 15 legisladores propios en el parlamento provincial, los radicales discuten por estas horas el destino político de su partido. Los planteos de fondo se centran en la futura jefatura, que según las fuentes radicales consultadas “deberá ser horizontal y no vertical como estos últimos cuatro años”.

Existe la posibilidad de que los boina blanca se independicen del bloque, más allá de la idea común de continuar en Cambiemos, y en este proceso entra en un instancia de dudas la tarea del vicegobernador, Daniel Salvador.

Sucede que el jefe de la UCR bonaerense, cuyo mandato vence a fines del año próximo, resultó un sólido aliado para Vidal, pero un discutible estratega para su partido. A Salvador le cuestionan haber priorizado a dirigentes de su línea, e incluso a su familia, en la confección de las listas. Como muestra emblema está el caso de su hijo Sebastián Salvador, actual concejal de San Fernando, quien fue ubicado en el séptimo lugar de la nómina de diputados nacionales.

Los más moderados y aliados del vicegobernador en el Comité imaginan al jefe del Senado como un buen moderador de la transición y no lo imaginan con deseos de ocupar cargos. Pero las voces más críticas ponen en duda su conducción luego de diciembre.

 

 

PÉRDIDAS. Si el peronismo suma más votos en octubre como muchos pronostican, Cambiemos perderá algunas espadas en la legislatura. La Plata, Octava sección electoral, es ejemplo de ello. Cambiemos podría perder las tres bancas que tiene hoy. Si se repitiera el resultado de las PASO, el senador macrista Juan Pablo Allan lograría la reelección, ya que Cambiemos obtuvo el 36,4%, casi tres puntos y medio por encima del del piso del 33%.

Sucede lo mismo en la Quinta sección con Johana Panebianco, quien es del sector del ministro de Asuntos Públicos, Federico Suárez, y ocupa el sexto lugar en la lista de candidatos a la Cámara baja. O el caso de la lista de diputados por la Cuarta sección, donde el vice de Loterías, Fernando Rovello –responde a Daniel Angelici-, quien ocupa el sexto lugar también tiene ingreso seguro solo si se reitera el resultado de las Primarias.

Hay casos más drásticos, como el que le sucede al radicalismo en la Segunda sección electoral, donde, de acuerdo a los números de las Primarias, el senador Marcelo Dileo, ubicado en el tercer lugar de la nómina de candidatos, no llegaría a reelegir su banca.

El escenario legislativo se proyecta complejo para la gobernadora Vidal. No estrictamente por el número de legisladores, que serán similares a los últimos cuatro años, sino por el nuevo vínculo que deberá gestar con sus socios de Cambiemos. Desde el Ejecutivo entienden esa situación, y también la fundamental tribuna política, financiera y de pulseada de poder que el parlamento representa para cualquier líder de la provincia de Buenos Aires.