X
Marcelo Cascón peleaba un lugar para el Senado. Se le allana el camino a Weretilneck, un gobernador aliado. Implosión en la UCR y furia de los lilitos, que acusan a la mesa chica del PRO.
Por 03/07/2019 16:56

El Gobierno nacional no tendrá candidatos a senadores en Río Negro. Esta decisión generó la furia de los socios de Juntos por el Cambio y le allanó el camino al gobernador Alberto Weretilneck, quien diseñaba un singular plan para obtener su banca. En lo que se espera una elección polarizada entre el Frente de Todos (Fernández-Fernández) y el oficialismo nacional, la estructura provincialista rionegrina que se afianzó el 7 de abril tras ganar la elección aparece con mayores posibilidades. Mientras, la Unión Cívica Radical (UCR) busca respuestas ante el comité nacional sin su conductor: por el plan de Miguel Ángel Pichetto y Rogelio Frigerio renunció Darío Berardi, titular del comité rionegrino hasta este martes.

Un duro golpe recibió la UCR rionegrina, que candidateaba al barilochense Marcelo Cascón para el Senado. La noticia -publicada por el diario Río Negro- reaviva los problemas que atraviesan a la coalición que acaba de perder Cipolletti, afirmaron voces del oficialismo nacional a Letra P . Sin embargo, la mayoría de las autoridades se expresaron a través de comunicados. Llamativo fue lo del diputado nacional Sergio Wisky, a quien un sector de la alianza lo culpaba de ayudar a Weretilneck. “Esto beneficia al gobernador”, lanzó el legislador cercano a Marcos Peña. En un tiro por elevación a Pichetto, flamante socio y candidato a vicepresidente, demostró el sismo partidario. “La decisión trasciende a lo provincial, la están tomando los máximos dirigentes de Cambiemos”, le dijo al programa Digamos Todo, de FM El Rayo de Viedma.

 

 

“Ni de la mesa nacional, o provincial, nos dijeron nada”, respondió a Letra P el dirigente de la Coalición Cívica ARI Javier Acevedo. El lilito de General Roca, que se puso al hombro la recuperación del partido cuando estaba en manos de Magdalena Odarda, contó que el rumor se había esparcido hace varios días, pero en el ARI “no había nada oficial”. Horas después, el único diputado del espacio en la actual Legislatura rionegrina, Jorge Ocampos, también expresó el disgusto. “Lamentamos esta pretendida forma de hacer política absolutamente inorgánica y ajena a nuestro sentir y a los más elementales códigos de respeto a las decisiones legítimas de los Partidos integrantes de la alianza en la Provincia”, coincidieron.

 

 

En la Casa Rosada lo toman como un triunfo del “ala política”. Según confiaron a este medio, tanto Pichetto como el ministro Rogelio Frigerio se adjudicaron el acuerdo apenas trascendió la nota en el histórico matutino con llegada a Río Negro y Neuquén.

Cascón, furioso por cómo fue borrado, reafirmó su potestad de competencia, y, si cae su nómina, también debería caerse la de diputados. Junto a la diputada Lorena Matzen, anticipó, coordinará las acciones judiciales correspondientes “en defensa de lo actuado por la UCR en Río Negro".

Berardi, hasta este martes titular del comité provincia, se fue con críticas que salpicaron a todos. “Esta decisión no fue consultada, ni informada al distrito, y nos enteramos por vías no institucionales”, le reconoció a sus correligionarios a través de un grupo de WhatsApp. Ese extenso texto, que ratifica una comunicación con Alfredo Cornejo “para que se revea” la decisión pergeñada en la Ciudad de Buenos Aires, fue la despedida.

 


Darío Berardi, ex titular de la UCR de Río Negro.

 

CARRERA. La eliminación del tramo para senadores es el final de una negociación áspera que abrió una grieta dentro de otra grieta histórica en el radicalismo, todavía en rearmado luego de su caída en 2011 tras 28 años de poder ininterrumpido. El cierre de listas, con Wisky diputado y Cascón senador, tenía un acuerdo previo en la nómina para la Cámara alta: la directora de Radio Nacional Viedma, Claudia Beltramino, era la designada por Berardi, pero sobre el final fue desplazada.