X
La gobernadora reunió a sus intendentes tras la derrota en las PASO. Pidió recuperar el voto bonaerense y escuchar más al vecino. Esquivó magazos tirando la pelota a la Nación.
Por 21/08/2019 21:06

María Eugenia Vidal cerró su discurso, el segundo de la jornada de este miércoles, con una frase contundente: “Voy a seguir haciendo política en la provincia”. Fue ante sus intendentes de Cambiemos, a quienes citó este miércoles en el predio de la República de los Niños, en La Plata, y tras las dura derrota que sufrió en las PASO, donde quedó a 17 puntos porcentuales de Axel Kicillof.

Durante el encuentro, que se desarrolló de una forma menos ordenada y más espontánea que foros anteriores, la mandataria dejó en claro que pese a una posible derrota en octubre no se iría a su casa, como había manifestado tiempo atrás, sino que, por el contrario, se quedaría trabajando para la provincia. Fue una suerte de estímulo y reaseguro de la continuidad del espacio y un incentivo para reactivar los ánimos golpeados de los jefes comunales.

El puntapié inicial del encuentro estuvo a cargo del vicegobernador, Daniel Salvador, quien habilitó la palabra a todos los jefes comunales que quisieron manifestar su opinión, quienes fluctuaron entre la decepción, la crítica a la situación económica, cierto reclamo sobre la situación laboral general y también un poco de activismo del cambio. A su lado, el jefe de Gabinete, Federico Salvai, escuchó los planteos, pero por primera vez en un foro decidió no tomar la palabra para hacer una evaluación política de los resultados.

 

 

Algunos de los presentes contaron a Letra P que la gobernadora se mostró tranquila, que esquivó los clichés propios de Cambiemos, como el “sí se puede”, la “lucha contra las mafias” y otros eslóganes, y que pidió a todos que vayan a recuperar el “voto bonaerense”.

No dio una fórmula mágica para la tarea, más o menos difícil de acuerdo al municipio que se observe, pero pidió que se “escuche” más al “vecino”, que se caminen más los barrios y que se cuenten las obras, reformas y decisiones de gestión que se resolvieron durante su mandato.

En alguna medida, y aunque no lo dijo de manera explícita, Vidal autorizó una mayor municipalización de la campaña con el objetivo de salvar al menos el territorio amarillo que sufrió un sacudón el domingo 11 frente al aluvión electoral peronista.

La gobernadora, que escuchó de boca de varios jefes comunales el relato sobre las consecuencias de la nueva crisis económica y ciertas dudas sobre el destino financiero de sus gestiones, atajó cualquier “mangazo” y avisó que en estos días se iba a dedicar a evaluar las medidas y asistencias que se podrían implementar desde la provincia, ya que los recientes anuncios económicos del gobierno nacional, de reducción de algunos impuestos, la obligaban a revisar las cuentas bonaerenses.

 

 

Sumó a esto la mudanza a la órbita nacional, a pedido del presidente Mauricio Macri, de su ministro de Economía, Hernán Lacunza, y la flamante asunción de su viceministro Damián Bonari.

Se espera que la próxima semana, y como todos los años para esta fecha, la mandataria anuncie el aumento de las asignaciones familiares, el plan Más Vida, el Servicio Alimentario Escolar (SAE) y la jubilación mínima. Aunque no está claro si habrá además un refuerzo económico para las intendencias más necesitadas.

Durante el encuentro no se habló en detalle de cómo será la estrategia proselitista, ni de la presencia o no del jefe de Estado, quien durante la campaña para las primarias estuvo al menos una vez por semana en territorio bonaerense de la mano de Vidal.

En una jornada fría y a puertas cerradas, la gobernadora celebró su primer encuentro con sus intendentes tras la estrepitosa caída y se espera, según confiaron a este portal, que se repita otra cumbre antes que llegue el tramo final de campaña para las elecciones de octubre.