X

Catarsis, autocrítica y arenga de intendentes en la cumbre con Vidal

Tras la derrota, se reunieron en La Plata. Sin estrategia global, apuntarán a fortalecer el encuentro con el vecino. Afirman que subestimaron el impacto de la crisis económica.
Por 21/08/2019 22:12

No se apeló al “sí se puede”, pero los aplausos finales de los intendentes de Cambiemos tras el cierre de la cumbre que la gobernadora María Eugenia Vidal encabezó en La Plata apuntaron a irradiar confianza y a empujar al equipo bonaerense para el resto de la carrera electoral. La mesa de oradores fue amplia y sobrevoló la autocrítica por el camino recorrido. Algunos apelaron a desglosar una estrategia global, otros reclamaron dejar la catarsis de lado y varios recordaron que no se atendió la crisis económica como ítem determinante para cualquier elección.

Fue el primer encuentro luego de la estrepitosa derrota electoral en las PASO, en el cual la mandataria dejó un mensaje que invita a segundas lecturas. “Voy a seguir haciendo política en la provincia”, dijo frente a los jefes comunales y ante el vicegobernador y su compañero de fórmula, Daniel Salvador, su jefe de Gabinete, Federico Salvai, y el titular de Asuntos Municipales, Alex Campbell, entre otros funcionarios provinciales.

 

 

Además de Vidal y Salvador, varios jefes tomaron la palabra e hicieron un balance del golpe electoral sufrido en las PASO. En una mesa dispuesta a manera de herradura, el micrófono giró para un lado y para el otro de la amplia sala del edificio Casa del Niño. “No hubo un orden, el que quería podía hablar”, repasó un intendente ante Letra P a la salida de la reunión.

En la ronda de alocuciones no faltó la catarsis, el lamento por lo no hecho y la autocrítica por lo que no se tuvo en cuenta. Un mandamás PRO de la zona norte del conurbano elucubró que una forma de revertir los puntos en contra es conseguir el respaldo del elector que en las primarias eligió la propuesta de los economistas Roberto Lavagna y José Luis Espert. Una intendenta del interior elevó su tono para pedir que se pase del lamento por la derrota a jugarse todo para dar vuelta los resultados. Varios repasaron que en foros anteriores habían advertido que el malestar social derivado de la crisis económica podía traducirse en votos en contra.

“Se planteó que económicamente no se está bien y que se votó en contra porque se esperaba otra cosa, el tema pasa por la parte económica”, señaló a Letra P el intendente Tandil, Miguel Lunghi, uno de los radicales que tomó la palabra y dio cuenta de las dificultades económicas de los bonaerenses. “En Tandil hemos tenido obras en cuatro años en una forma que no teníamos antes, pero la gente no llega a fin de mes, algunos se han quedado sin trabajo y así no me gusta”, lanzó.

 

Héctor Gay de Bahía Blanca. (Foto AGLP-Ignacio Amiconi)

“Se tenía dimensión de que la cuestión económica podía incidir en la elección, pero no como finalmente ocurrió. Es cierto que en foros anteriores se habían planteado las dificultades tarifarias, las dificultades para llegar a fin de mes y hoy varios apuntaron a esas dificultades”, describió Héctor Gay, jefe comunal de Bahía Blanca.

Escuchados todos los planteos, Vidal le pidió a su tropa que se siga trabajando en territorio. A contramano de una indicación que englobe una estrategia general la mirada se centró en fortalecer la presencia local, engrosar el encuentro con el vecino, ordenar un mensaje que se ajuste al panorama distrital de cada vecino.

“Pidió que se siga trabajando con la misma fuerza. En los municipios se dieron una diversidad de resultados. Hay estrategias locales, porque la realidad es muy disímil, pero se va a trabajar juntos para tratar de revertir esto”, agregó Gay.

En la misma línea se refirió el intendente de Adolfo Alsina, David Hirtz, autoridad del Foro Radical y candidato a senador de la Sexta sección. “Ella destinó un buen tramo de la reunión a escuchar las opiniones de los intendentes y fijó su posición respecto a mantener esencialmente los valores que han hecho que Cambiemos fuera gobierno en 2015”, indicó a este portal. Y apuntó que se buscará fortalecer el “contacto humano, mucho cuerpo a cuerpo con la gente, mucho explicar las razones y poner el oído a lo que la sociedad ha expresado como bronca, como queja o como reclamo con la intención de pedirles que nos acompañen”.

 

Roberto Palacio de Coronel Suárez (Foto AGLP-Ignacio Amiconi)

También Lunghi, un poco resignado, apuntó al encuentro con los vecinos como estrategia para el resto de la campaña. “Hablaremos con la gente, explicaremos todo lo que se hizo y lo que tenemos planificado. Esto no es fácil, pero otra cosa no podés hacer”, señaló.

“Lo que dijo el mismo lunes, la mirada desde la autocrítica tan necesaria para entender y aprender de qué manera ser mejores. Se habló de estas cosas de tomar carrera para ir a buscar algo que podemos dar vuelta, estoy convencido y los noté a todos convencidos”, señaló el macrista de Quilmes Martiniano Molina.

Gustavo Posse, de San Isidro, coincidió en que la atención se centrará en el vecino. “Tenemos la doble tarea de gestión y campaña y hay coincidencia en cómo llevar la campaña adelante, tanto en los distritos que se ganaron como los que no. No se va a buscar otra cuestión que no sea buscar la mejor calidad de vida para el bonaerense, y todos coincidimos que esto es lo mejor”.

“Para revertir, nada más que trabajo, estar al lado de la gente, entender que la gente que no nos acompañó con el voto tiene algunas necesidades y que nos pide que estemos junto a ellos y que tenemos que ser mejores de lo que somos”, sostuvo el intendente de General Villegas, Eduardo Campana.

 

Jorge Macri de Vicente López (Foto AGLP-Ignacio Amiconi)

A 60 días de la elección y con el pronunciado margen que distancia a Juntos por el Cambio de los guarismos del frente de Todos, en el vidalismo bonaerense confían que en octubre crecerá el acompañamiento. “Estoy convencido de que mucha gente que no nos votó puede llegar a votarnos si hacemos las cosas bien”, señaló en conferencia de prensa el intendente de Vicente López, Jorge Macri, el encargado de transmitir el optimismo del oficialismo.