X

Lavagna calentó la campaña y llamó "extremistas" a los polos de la grieta

El candidato a presidente aprovechó el escenario que le armó Lifschitz en Santa Fe para machacar contra Macri y CFK. Acompañado por Urtubey, apuntó a Massa y Pichetto, ex socios en la vía del medio.
Por 01/07/2019 20:16

La fórmula presidencial de la tercera vía que componen Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey desembarcó en la tierra de su socio progresista, el gobernador Miguel Lifschitz, quien sentó en las primeras filas a todos y todas las integrantes del gabinete santafesino. Por H o B, por izquierda y por derecha, aprovecharon el escenario para apuntarle a los “socios tácitos” del kirchnerismo y el macrismo que fomentan la grieta.

El binomio de Consenso Federal 2030 lideró en la ciudad de Santa Fe, en un coqueto club del puerto, un encuentro con “los sectores productivos de la provincia”. Fue una amplia reunión en la que ambos, junto al mandatario socialista, dieron su mirada de la actualidad del país y luego respondieron preguntas.

Lifschitz los recibió con los brazos abiertos. Llevó a su gabinete completo, al que sumó a la intendenta de Rosario, Mónica Fein, en las dos primeras filas del salón, a su derecha. En el otro extremo se ubicaron los candidatos a diputados nacionales de Consenso en Santa Fe, liderados por el concejal rosarino del socialismo Enrique Estévez.

 

 

Pegó el faltazo el ex candidato a gobernador Antonio Bonfatti. En rigor, no asistió nadie de su línea interna. Llamó la atención, además, la ausencia del intendente electo del Frente Progresista en la ciudad capital, Emilio Jatón. Es decir, el ganador progresista de las elecciones locales no asistió a la visita a su ciudad de la fórmula presidencial que apoya el progresismo. Cuanto menos, curioso.

Un Lavagna "engripado" dio cuenta de la “visión fuertemente federal” que tiene Consenso. Cuando le recordaron a los desertores Sergio Massa y Miguel Pichetto, lamentó que la política “esté dominada por dos polos extremistas”. Por ese motivo defendió la presencia de “un camino intermedio”. “Ni el pasado ni el presente, el futuro”, resumió.

Antes de que se supiera que Urtubey sería el candidato a vicepresidente, Lifschitz admitió que le gustaría ser jefe de Gabinete ante un eventual desembarco en la Casa Rosada. “Miguel puede ocupar el puesto que él deseé, hemos trabajado con él muy bien desde el principio, cualquier posición será bienvenida”, le concedió el ex ministro de Economía en ese sentido y en diálogo con periodistas.

 

 

El salteño, por su parte, hizo hincapié en una “Argentina federal en serio” y, al igual que su compañero, sacudió a la “grieta que enferma a los argentinos”, ya que “a los únicos que les sirve es a (Mauricio) Macri y a Cristina (Fernández de Kirchner)”.

El socialista, en tanto, dijo recibir con “gusto y orgullo” a sus flamantes socios. A Urtubey lo definió como “un amigo”. Saludó las características de “proyecto plural, transversal y con valores republicanos” que tiene Consenso Federal  y destacó, para despejar dudas: “Nos sentimos parte de esta construcción, queremos ser parte porque bien sabemos cogobernar en espacios de coalición política”.