X

Vidal estrenó decreto anti pacto peronista y definió la campaña como una “gesta”

Arengó a sus candidatos sin tierra, reunidos en un almuerzo con Macri en Olivos. Como en Monte Grande, le puso dramatismo a su discurso, destacó apoyo presidencial y le pidió "convicción" a la tropa.
Por 12/04/2019 14:30

“Nuestra gesta es explicarle a la gente que estamos haciendo lo que hay que hacer de verdad. El cambio es el de la no resignación”. En Olivos y con la presencia del presidente Mauricio Macri, la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, estrenó el decreto que bloquea un eventual pacto peronista para compartir candidato en la madre de todas las batallas, publicado este viernes en el Boletín Oficial. En ese escenario, la mandataria arengó a sus candidatos sin tierra, aquellos lanzados a la conquista en distritos donde gobierna la oposición. Definió la campaña como una “gesta” y pidió a los presentes “convicción” al defender “lo hecho” por el gobierno. “El cambio es el de la no resignación”, dijo.

"La Provincia es el distrito mas difícil del país y estamos peleando contra muchas décadas de fracaso en la provincia", arengó a los suyos. En ese plan motivacional, la mandataria les remarcó a los sin tierra: "Elegimos la dificultad porque no queríamos ser más espectadores", ni "la política que venía gobernando la Provincia". 
 

 

Son días difíciles para la ingeniería electoral de Cambiemos. El decreto presidencial de este viernes que bloquea la unidad peronista en territorio bonaerense muestra el temor del Gobierno a perder el distrito más importante del país gobernado por la figura más convocante de Cambiemos, lo cual, por ende, pone en riesgo la reelección de Macri. “No nos achicamos -se envalentonó la mandataria-, el punto de partida es mucho mejor que el de 2015”, intentó convencer a sus escuchas.

Truncada tempranamente la posibilidad de desdoblar las elecciones para despegarse de la gestión nacional y clausurado el Plan V, Vidal carga con la mochila de su jefe político, convertido en un saco de plomo al calor de la crisis económica cristalizada en el crecimiento de la mala imagen de Macri y la consecuente baja de intención de voto.

Lo sabe el macrismo bonaerense, lo padecen todos aquellos que buscan desplazar al peronismo en los pagos chicos. Por eso, Vidal intenta además sostener al Presidente; lo hizo durante el almuerzo en Olivos: “Nada de lo que hicimos en la provincia hubiera sido posible sin el acompañamiento del Presidente”. 

“Con el presidente tenemos claro que no es lo mismo pelear en la provincia de Buenos Aires que en otro lado”, advirtió sobre la dificultad de penetrar –primero- y sostener –ahora- los votos en el terreno que concentra casi el 40% del padrón electoral del país. Y pidió defender “con convicción” lo hecho hasta el momento. 

Entre los sin tierra que llegaron a Olivos estuvieron el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro (La Matanza); la senadora nacional y precandidata a la intendencia de Avellaneda Gladys González; el ministro de Desarrollo Social bonaerense y candidato en San Martín, Santiago López Medrano, el subsecretario de Gestión Municipal del Ministerio del Interior, Lucas Delfino, quien luchará por la intendencia de Hurlingham; y los senadores provinciales Leandro Blanco Aldana Ahumada, entre otros. 

También participaron Joaquín de la Torre, ministro de Gobierno bonaerense, y Fernando de Andreis, secretario de Presidencia. 

Vidal estrenó decreto anti pacto peronista y definió la campaña como una “gesta”

Arengó a sus candidatos sin tierra, reunidos en un almuerzo con Macri en Olivos. Como en Monte Grande, le puso dramatismo a su discurso, destacó apoyo presidencial y le pidió "convicción" a la tropa.

“Nuestra gesta es explicarle a la gente que estamos haciendo lo que hay que hacer de verdad. El cambio es el de la no resignación”. En Olivos y con la presencia del presidente Mauricio Macri, la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, estrenó el decreto que bloquea un eventual pacto peronista para compartir candidato en la madre de todas las batallas, publicado este viernes en el Boletín Oficial. En ese escenario, la mandataria arengó a sus candidatos sin tierra, aquellos lanzados a la conquista en distritos donde gobierna la oposición. Definió la campaña como una “gesta” y pidió a los presentes “convicción” al defender “lo hecho” por el gobierno. “El cambio es el de la no resignación”, dijo.

"La Provincia es el distrito mas difícil del país y estamos peleando contra muchas décadas de fracaso en la provincia", arengó a los suyos. En ese plan motivacional, la mandataria les remarcó a los sin tierra: "Elegimos la dificultad porque no queríamos ser más espectadores", ni "la política que venía gobernando la Provincia". 
 

 

Son días difíciles para la ingeniería electoral de Cambiemos. El decreto presidencial de este viernes que bloquea la unidad peronista en territorio bonaerense muestra el temor del Gobierno a perder el distrito más importante del país gobernado por la figura más convocante de Cambiemos, lo cual, por ende, pone en riesgo la reelección de Macri. “No nos achicamos -se envalentonó la mandataria-, el punto de partida es mucho mejor que el de 2015”, intentó convencer a sus escuchas.

Truncada tempranamente la posibilidad de desdoblar las elecciones para despegarse de la gestión nacional y clausurado el Plan V, Vidal carga con la mochila de su jefe político, convertido en un saco de plomo al calor de la crisis económica cristalizada en el crecimiento de la mala imagen de Macri y la consecuente baja de intención de voto.

Lo sabe el macrismo bonaerense, lo padecen todos aquellos que buscan desplazar al peronismo en los pagos chicos. Por eso, Vidal intenta además sostener al Presidente; lo hizo durante el almuerzo en Olivos: “Nada de lo que hicimos en la provincia hubiera sido posible sin el acompañamiento del Presidente”. 

“Con el presidente tenemos claro que no es lo mismo pelear en la provincia de Buenos Aires que en otro lado”, advirtió sobre la dificultad de penetrar –primero- y sostener –ahora- los votos en el terreno que concentra casi el 40% del padrón electoral del país. Y pidió defender “con convicción” lo hecho hasta el momento. 

Entre los sin tierra que llegaron a Olivos estuvieron el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro (La Matanza); la senadora nacional y precandidata a la intendencia de Avellaneda Gladys González; el ministro de Desarrollo Social bonaerense y candidato en San Martín, Santiago López Medrano, el subsecretario de Gestión Municipal del Ministerio del Interior, Lucas Delfino, quien luchará por la intendencia de Hurlingham; y los senadores provinciales Leandro Blanco Aldana Ahumada, entre otros. 

También participaron Joaquín de la Torre, ministro de Gobierno bonaerense, y Fernando de Andreis, secretario de Presidencia.